El PP recuerda a los nacionalistas que ETA mató en nombre de la autodeterminación

El diputado del PP Pedro Gómez de la Serna ha recordado a ERC, Amaiur y BNG que en nombre de la autodeterminación "la democracia española ha sufrido demasiado", "casi mil asesinatos", y ha avisado de que ese camino imposible puede llevar al rencor y "quién sabe si quizá a la violencia".

Gómez de la Serna ha contestado así a los grupos nacionalistas de ERC, Amaiur y BNG, que hoy han defendido en el pleno del Congreso una proposición no de ley que reclama el reconocimiento del derecho de autodeterminación de Cataluña, Euskadi y Galicia y el respeto a la convocatoria de un referéndum para constituirse en Estados independientes.

"Están creando una necesidad de imposible satisfacción", ha añadido Goméz de la Serna, que ha avisado a los grupos nacionalistas que eso es "un camino peligroso"que lleva a la frustración, al rencor, al agravio, a la crisis social y quizá a la violencia.

En contra de la iniciativa, además del PP, se han posicionado el PSOE y UPyD mientras que IU-ICV ha decidido abstenerse, el PNV ha dado su apoyo a la propuesta y CiU ha respaldado solo los puntos de la proposición que piden reconocer el derecho de autodeterminación pero ha decidido abstenerse en los que plantean el procedimiento para regular ese derecho.

Durante el debate, el popular Gómez de la Serna ha tachado de profundamente antidemocrática la propuesta y ha destacado que en España "han pasado cosas muy graves a cuenta del derecho de autodeterminación"y "hay proyectos políticos que tienen responsabilidad".

El diputado del PP también ha reprochado a ERC el acuerdo que firmó en Perpignan con ETA, "el más vergonzoso pacto de la democracia"-ha dicho-, y ha acusado a esta formación de actuar al margen de la legalidad al proponer la disolución de un Estado democrático.

La secesión no es un derecho democrático, ha advertido para recalcar después de que ese es el único escenario que no se va a producir en España y ha pedido a los nacionalistas que "abandonen toda esperanza"porque ni la Constitución, ni la ley, ni la UE ni la comunidad internacional reconocen lo que reclaman.

En defensa de la propuesta ha intervenido en primer lugar Olaia Fernández Dávila del BNG que ha criticado el empeño "recentralizador"del Gobierno de Mariano Rajoy, al que ha exigido que respete la voluntad de los pueblos que, como Galicia, reclaman su derecho a decidir como se ha hecho en Escocia.

Alfred Bosch, de ERC, ha recalcado que hay un clamor en Cataluña de gente que "quiere votar"mientras el PP se está convirtiendo en el partido del veto y la prohibición.

"Si no son demócratas, al menos sean francos", ha dicho Bosch que ha planteado la autodeterminación como un derecho inalienable que "ni se quita ni se regala", sino que se posee y se ejerce.

Por su parte, Xabier Mikel Errekondo, de Amaiur, ha pedido que se atienda la reclamación legítima y democrática del pueblo vasco, y ha lamentado que la respuesta del Ejecutivo sea esgrimir la "indisolubilidad"de la nación española o "la amenaza militar".

Desde el PNV, el diputado Emilio Olabarria ha anunciado su apoyo a la iniciativa, aunque no comparte que se haya presentado en forma de proposición no de ley y ha subrayado que "nadie puede dar lecciones de autodeterminación"a su partido.

Más crítico ha sido Jordi Jané, de CiU, que, a pesar de apoyar el derecho a la autodeterminación, ha lamentado que ERC se haya desmarcado del proceso abierto por el Parlamento de Cataluña que apuesta por el dialogo con las instituciones del Estado para acordar las condiciones del derecho a decidir, y vaya ahora "por libre"y rompa el consenso con esta propuesta.

El PSOE y UPyD se han opuesto a la proposición no de ley, ya que consideran que el derecho de autodeterminación no es un derecho reconocido en la Constitución.

La socialista Susana Sumelzu ha afirmado que "la secesión de un territorio afecta a la soberanía que está residenciada en todo el pueblo español", en tanto que Carlos Martínez Gorriarán, de UPyD, ha asegurado que la autodeterminación no está recogida entre los derechos humanos.