El Rey, a los empresarios de EE UU: «Confiad en España. Está resurgiendo»

El Rey durante su intervención en un desayuno empresarial organizado por el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) y la Cámara de Comercio de EEUU
El Rey durante su intervención en un desayuno empresarial organizado por el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) y la Cámara de Comercio de EEUU

Tras la resaca informativa del mensaje de Barack Obama en su primer encuentro con el Rey en el Despacho Oval, en el que abogó por una España «fuerte y unida» una semana antes de las elecciones catalanas, en la mañana de ayer «tocó» trabajo de campo.

Además del interés del Gobierno por mostrar el respaldo del presidente de la nación más poderosa del mundo respecto a la ofensiva independentista catalana liderada por Artur Mas –se podría decir que internacionalmente era el «jaque mate» a Mas una vez conseguido el europeo–, dos son los focos de esta visita oficial de los Reyes a Washington y Florida: reivindicar el legado español en la historia de EEUU con motivo del 450 aniversario de la fundación de la ciudad de San Agustín y fomentar las relaciones bilaterales entre ambos países, y ayer se abordó el segundo.

A primera hora de la mañana, Felipe VI mantuvo un desayuno con empresarios estadounidenses en la residencia del embajador de España en el que lanzó un mensaje claro: «Confiad en España, una nación que está resurgiendo con fuerza y que está abierta al mundo».

Don Felipe estuvo acompañado por el presidente de la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales), Juan Rosell, y por representantes de las principales compañías, una reunión que tenía como objetivó consolidar la relación entre las autoridades españolas y las compañías estadounidenses interesadas en invertir en España. El Rey reconoció que España ha sufrido un «tiempo de turbulencias económicas», pero confió en su recuperación y destacó el «capital humano» como el mejor garante de ello, además de afirmar que nuestas infraestructuras son «las mejores del mundo». Según datos de la CEOE, EEUU fue el sexto destino de las exportaciones españolas en 2014, con un 4,4 por ciento del total, y sexto proveedor de España: un 4 por ciento procedió de EEUU. Dato positivo para la economía española y el intercambio comercial con el resto de países europeos, que ha sido favorecido por el TTIP –acuerdo para fomentar la relación de bienes, servicios e inversiones entre Estados Unidos y la Unión Europea–.

Según explican fuentes diplomáticas, el apoyo de que se mantenga este acuerdo es prioritario para que se mantenga el flujo de inversiones, y éste podría concluir antes del mandato del actual presidente de EE UU, de ahí uno de los aspectos que explican la importancia de la reunión de ayer. En España, aseguró Don Felipe, existen más de 12.000 empresas extranjeras que generan 1,2 millones de puestos de trabajo.

El encuentro contó con la participación de James Jones, consejero delegado de la Cámara de Comercio de EEUU y actual consejero de Obama. Jones reforzó el mensaje del Rey y aseguró que ambas naciones «deben trabajar juntas» y señaló una mezcla entre el sector público y privado como la fórmula más convincente para «crear un mundo más seguro».

Jones, además, refirió la anécdota sobre la alta estatura tanto suya como de Don Felipe, que relajó el ambiente previo al coloquio empresarial, y que provocó la risa del Jefe de Estado. Se refirió a un verano lejano en Palma de Mallorca, cuando Don Juan Carlos era Rey y Don Felipe, Príncipe de Asturias. Al colocarse para la foto, el Rey Emérito aconsejó que no se colocaran juntos para impedir que se viera quién era más alto. Jones respondió entonces: «Un coronel nunca es más alto que un Príncipe».

Reacciones al discurso del presidente Barack Obama

La noche anterior al encuentro, la casa del embajador de España en Estados Unidos, Ramón Gil Casares, también fue escenario de reunión, aunque en esa ocasión, social, ya que oraganizó una recepción con parte de la comunidad española residente en la capital administrativa de EEUU. Allí, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-margallo, que acompaña a los Don Felipe y Doña Letizia en este viaje, valoró las declaraciones de Barack Obama. Independientemente de manifestarse «encantado», afirmó que «en Estados Unidos el tema de la secesión no gusta un pelo». Margallo no dejó lugar a la duda en cuanto a las interpretaciones del presidente estadounidense se refiere: «Hay que darle un cierto valor porque sabe en el momento en que las está diciendo».