MENÚ
jueves 15 noviembre 2018
16:03
Actualizado
  • 1

Empate técnico PP-PSOE

El bipartidismo se refuerza frente a la caída de Cs y Podemos. La suma de PP y Cs supera en tres puntos a la izquierda.

  • Empate técnico PP-PSOE
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

03 de septiembre de 2018. 04:52h

Comentada
Carmen Morodo.  Madrid. 3/9/2018

PSOE y PP se mantienen en una situación de empate técnico, con una ligera mejora en apoyos respecto a las últimas encuestas, según el último sondeo de NC Report. El partido más votado es el PSOE con un 27,8% de intención de voto a su favor, pero sólo tres décimas por encima del PP. En el reparto de escaños, sin embargo, el PSOE se mueve en una horquilla de entre 108 y 110 diputados, y el PP entre los 108 y 112. La fuerte caída de Podemos marca el tablero político, ya que la suma de la izquierda, sin apoyo independentista, no puede competir ya con la de PP y Ciudadanos si hubiera elecciones en estos momentos. El empate técnico entre PP y PSOE convierte a la formación de Albert Rivera en árbitro electoral, ya que los dos principales partidos podrían formar gobierno con su apoyo. La suma de PSOE y Podemos, 43,5% por ciento, se queda a tres puntos de la de PP y Ciudadanos, 46,6%. La abstención crece un 1,9% con respecto a las elecciones generales.

El PSOE sigue rentabilizando la llegada a la Moncloa con la moción de censura, pero el PP también continúa sacando rédito del «efecto Casado» y del relevo en su dirección nacional. La primera encuesta de NC Report tras la victoria del nuevo presidente del PP en el congreso extraordinario de su partido puso fin a 15 meses consecutivos de caída en los sondeos. Esa encuesta, de finales de julio, confirmaba que el PP recuperaba un punto y medio respecto a los datos de intención de voto de principios de ese mes.

El primer sondeo tras la renovación en la Presidencia y en la dirección de la formación señalaba que de celebrarse elecciones, el PP obtendría un 26,7% de los votos. El 2 de julio, un mes después de la moción de censura, el PP lograba un apoyo del 25,2%. Y en este último sondeo para LA RAZÓN, realizado entre el 27 y 31 de agosto, el PP se sitúa en el 27,5%, casi un punto más de ascenso desde la sucesión de Rajoy. Si la comparación se hace con la situación en la que se encontraba el PP antes de que celebrase por primera vez en su historia un proceso de elecciones primarias con cinco candidatos, y un congreso que culminó con la victoria de Casado sobre la ex vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, el PP ha recuperado más de dos puntos en intención de voto. Después de haber caído a mínimos históricos de apoyo popular con motivo de la sentencia del «caso Gürtel», que activó, a su vez, la moción de censura impulsada por el socialista Pedro Sánchez.

En términos de escaños, la candidatura encabezada por Casado obtendría ahora entre 108 y 112 escaños, mientras que a finales de julio se movía entre los 106 y 109 escaños. La evolución de esta recuperación no anula todavía el hecho de que el PP sigue estando muy lejos de los datos de las elecciones de 2016, cuando obtuvo el 33% de los sufragios y 137 escaños en el Congreso. Desde entonces, habría perdido 1,4 millones de votos y 5,5 puntos de intención de voto.

Según NC Report, el PSOE de Pedro Sánchez ganaría hoy las elecciones, pero con una ventaja de apenas tres décimas sobre el PP. En la encuesta de principios de julio, antes del Congreso Nacional del PP, la distancia entre socialistas y populares era de 1,1 puntos. Se estrecha, por tanto, ese margen aunque el PSOE continúa al alza: obtendría el 27,8% de los votos, frente al 27,4% de finales de julio, lo que le reportaría una representación de entre 108 y 110 diputados en la Cámara Baja. Respecto a las últimas elecciones Pedro Sánchez puede presumir de haber mejorado las perspectivas electorales socialistas en 5,2 puntos y recupera más de un millón de votos y entre 23 y 25 diputados. Su ventaja en votos sobre el PP sería de 70.000, mientras que a finales de julio era de 162.000.

La encuesta sopla a favor de los partidos tradicionales y en contra de la «nueva política». Podemos es el que resulta peor parado con los efectos de la moción de censura y del cambio de Gobierno. Hasta tal punto que el ascenso socialista no compensa la fuerte caída del partido de Pablo Iglesias a la hora de sumar diputados frente a una hipotética alianza del centro derecha.

La formación de Albert Rivera se mantiene por debajo del umbral del 20 por ciento en intención de voto, en el que por primera cayó este año en el sondeo de NC Report para LA RAZÓN de finales de julio. Entonces el partido naranja sumaba entre 64 y 66 diputados gracias al voto de 4,4 millones de españoles, el 19,2% del total. Ahora está en el 18,8%, y entre los 61 y los 63 escaños. Sin un Gobierno de Rajoy al que hacer oposición, Rivera no acaba de encontrar su sitio mientras cada día tiene que medirse, además, con el nuevo líder del PP, en mejores condiciones que Rajoy para actuar como su alter ego. No obstante, la formación naranja crece con respecto a las anteriores generales en 1.274.430 votos, un 5,7% más de apoyos. La situación tiene su lado positivo y negativo, ya que Rivera ve alejarse su sueño de llegar a las próximas elecciones generales en condiciones de disputar la victoria a Sánchez o a Casado, pero se consolida como tercera fuerza y posible árbitro electoral.

Podemos está en el 16% en intención de voto, prácticamente la misma posición que en la encuesta anterior, cuando lograba el 15,8%. Desde los últimos meses se mueve en este porcentaje. Hoy está en la franja de los 43 y 47 escaños, entre 24 y 28 menos que en las anteriores generales después de haberse dejado más de 1,3 millones de votos.

Al margen de los cuatro partidos más votados, ERC mantiene su ligero ascenso, entre dos y tres diputados, respecto a las últimas generales. La misma proporción de caída que la encuesta atribuye al PDeCAT. Por segmentos de edad, Podemos sigue siendo el primer partido entre los electores de menos de 30 años. Y el PP, el preferido de los mayores de 65 años.

Últimas noticias