MENÚ
domingo 18 noviembre 2018
16:15
Actualizado
  • 1

«En España la presunción de inocencia está de adorno»

Así lo afirma en una entrevista para LA RAZÓN Pilar Barreiro, ex alcaldesa de Cartagena y senadora del PP

  • Pilar Barreiro, ex alcaldesa de Cartagena y senadora del PP / LA RAZÓN
    Pilar Barreiro, ex alcaldesa de Cartagena y senadora del PP / LA RAZÓN

Tiempo de lectura 8 min.

05 de noviembre de 2018. 02:45h

Comentada
Antonio G. Valenzuela.  5/11/2018

ETIQUETAS

El próximo martes dejará el escaño 300 del Senado–el que perteneciera en su día a Rita Barberá en el Grupo Mixto, para volver al partido del que salió para no entorpecer la aprobación de los Presupuestos Generales. Pilar Barreiro (Lugo, 1955), cuya causa en la «trama Púnica» ha sido archivada por el Tribunal Supremo, asegura haber recibido un linchamiento público antes de que se dictara sentencia y pide que se haga una reflexión sobre lo que ocurre en la sociedad democrática.

La causa abierta en el Tribunal Supremo ha sido archivada. ¿Qué sintió al conocer el sobreseimiento?

Me sentí muy emocionada. Hacía tiempo que lo estaba esperando. Pero he estado muy tranquila y serena porque siempre confié en la Justicia. Yo no había cometido ningún delito, sabía que tenía que pasar. La Justicia es extraordinariamente lenta. Se sufre y se padece mucho.

¿Qué ha sido lo peor de todo este proceso?

Lo peor es el linchamiento público que padeces, pero si confías en tu inocencia y en que no has hecho nada, sabes que al final la verdad prevalecerá. Me he sentido enjuiciada, condenada, sentenciada y ejecutada públicamente, y esa pena es muy dura de pasar.

¿Cree que se aplica adecuadamente la presunción de inocencia?

Lo que creo es que en España hemos pervertido el sistema todos, y aquí la presunción de inocencia es algo que debe estar de adorno. Eres culpable, estás condenado y ejecutado y luego que pase lo que tenga que pasar. Pero cuando se ha archivado la causa ya no he abierto ni cerrado los mismos informativos y eso es muy duro.

¿Existe para los políticos?

Para ninguno de nosotros. No hay más que ver los informativos, cuando alguien sale detenido por trata de personas o por pederastia, se les tapa la cara. Cuando es una causa política el escarnio es todavía mayor. Debemos reflexionar sobre esto, todos.

¿Quién cree que tiene esa responsabilidad? ¿Los medios, los políticos, los jueces?

Es una reflexión que debe hacer esta sociedad, sea el sector que sea. Hay que analizar qué ha ocurrido, cómo y de qué manera. Ahora mismo, estamos viendo que hay gente que tiene absolución por los tribunales y han estado en prisión, pero no todos, sino los que son por una cuestión que mediáticamente tiene importancia.

¿La nueva política respeta esa presunción?

La nueva política nació vieja ya. Todo lo que me cuenten de la nueva política yo ya me lo sé. La nueva política es una marca y un marchamo como todo lo que ellos utilizan: la foto, la postura, el titular de prensa, la frase hecha... Detrás no hay ninguna reflexión política. Además, la política yo la entiendo de otra manera y la sigo reivindicando como el ejercicio más noble que hay en la sociedad, el hacer cosas por tu ciudad y luchar por el interés de tus ciudadanos, te hayan votado o no.

Ciudadanos exigió que se le apartara para apoyar los Presupuestos de 2018 del Gobierno de Rajoy.

Fue como si yo fuera el mal. Yo estaba abrumada por los acontecimientos. Pero pedían mi cabeza y resulta que, ahora, apoyan a un alcalde en Granada que está imputado y es del Partido Socialista y a un Gobierno también socialista y del que se está destapando en los tribunales la operación de corrupción más terrible en la historia de la democracia española, con dinero de los parados y con una presidenta a la que apoyan que ha pertenecido a ese gobierno. ¿Dónde está la seriedad en todo esto?

¿Cumplió con el código ético del partido?

No sé si lo cumplí, pero yo me fui, nadie me pidió que me fuera. Me marché porque sentí que me estaban utilizando como moneda de cambio para un chantaje absolutamente vil a Mariano Rajoy. Pensé, «¿yo soy la causa de que no se aprueben los Presupuestos Generales del Estado que llevan la igualdad de salario de los policías? ¿Soy yo la responsable de que no se vayan a aprobar la subida de las pensiones? ¿Cómo voy a ser yo la culpable de todo eso?» Por eso dejé mi escaño, porque no podía someter a mi presidente al chantaje de elegir entre el interés general o yo. ¿Quién era yo para eso?

¿Le han pedido perdón?

Nadie se ha puesto en contacto conmigo. Pero me da exactamente igual. Un senador me dijo «no te lo tomes a mal, no es una cuestión personal, sino política». Yo no entiendo la política así, por lo que me parece que sí es algo personal.

¿A cuántos procesos judiciales ha tenido que enfrentarse por denuncias de la izquierda?

Están diciendo que son doce. Han sido muchos en los tribunales ordinarios, y dos en el Supremo. Siempre con acusaciones penales, nunca con contenciosos administrativos. Utilizan denuncias penales, que son baratas y hacen más daño.

También se archivó la causa de Novo Carthago. ¿Se abusa de los tribunales?

A mí, colapsar los tribunales por cuestiones penales porque sale muy barato, se acaba con el contrincante y se pasa por encima de él no me parece un buen uso de la justicia. Gáname en las urnas.

¿Es eficaz hacer política en los tribunales?

A veces sí es eficaz, pero ¿quién paga este festival? Los ciudadanos, que ven cómo se paralizan los proyectos y el progreso de sus ciudades. El deterioro de la imagen del político también lo pagan los ciudadanos, porque los partidos y los políticos son necesarios en la democracia. Y luego se archivan las causas y parece que no pasa nada, pero sí que pasa. Si no entendemos eso, estamos haciéndole un flaquísimo favor a la democracia.

¿Ha sentido el apoyo de su partido?

Total y absoluto. Ha sido emocionante. De todas las cosas malas de la vida siempre hay que crecer personalmente y madurar. Me he encontrado con compañeros de partido que me han dado un apoyo y cariño impresionante. Eso me ha dado muchísima fuerza, el saber que mis compañeros estaban conmigo ahí, apoyándome y haciendo que tirara para adelante.

¿El aforamiento fue una garantía para usted?

Absoluta y total. El aforamiento se ve siempre como un privilegio y no lo es, porque no hay capacidad de recurso. Normalmente todo empieza en un tribunal ordinario y va subiendo hasta el Supremo, por lo tanto hay muchos jueces que están viendo tu causa. Para el que está aforado, el expediente solo lo ve uno, y no hay más. Quizá haya que mirarse eso también.

¿Cómo cree que se desarrollará la investigación del ex presidente Pedro Antonio Sánchez, también en la «operación Púnica»?

Espero y deseo que se resuelva de la forma más rápida posible, no solo para él, sino para todos los que están siendo investigados, incluso gente que no está en política y que han perdido sus trabajos, porque se han visto llevados por una ola absolutamente de locos.

¿Cómo prevé regresar a la política activa?

Con unas ganas intensas de trabajar y de colaborar en la medida de las posibilidades a que Pablo Casado pueda obtener un resultado electoral que le permita constituir un gobierno y volvamos a la senda del crecimiento y progreso. Lo que estamos viendo ahora es totalmente esperpéntico. Todos los datos económicos están advirtiendo y avisando de que se puede entrar en una segunda crisis. Es el momento de que volvamos a trabajar para que Casado pueda ser el próximo presidente del Gobierno.

Últimas noticias