MENÚ
viernes 14 diciembre 2018
14:40
Actualizado

ETA mantendrá a «guardianes» de la banda aunque se disuelva

Anuncia en un documento que continuará «con su labor» en la izquierda abertzale

  • ETA mantendrá a «guardianes» de la banda aunque se disuelva

Tiempo de lectura 2 min.

23 de febrero de 2018. 03:22h

Comentada
J.M.Zuloaga 22/2/2018

ETIQUETAS

ETA no se va disolver del todo y no puede hacerlo porque cuenta con una disidencia interna, que tendría en sus manos decenas de armas y muchos kilos de explosivos, con los que pueden utilizar de forma «mal intencionada» el nombre de la banda, tal y como adelantó LA RAZÓN en la madrugada de ayer en su web.

El diario «Gara» publicó ayer un resumen del documento que, según dicen, debaten los militantes de la organización criminal. En el texto anuncian que, tras la supuesta desaparición, «únicamente quedarán algunas labores de carácter técnico (por ejemplo, impedir eventuales utilizaciones mal intencionadas de las siglas de ETA), que ya se han ido encarrilando estos meses». No explican nada al respecto.

Lo que es relevante, según expertos consultados por este periódico, es que la banda no ha tenido más remedio que admitir que tiene una disidencia lo suficientemente importante como para reconocer su existencia y que frente a ella tiene que configurar una especia de «guardianes de las siglas de ETA» para controlar el asunto.También resulta llamativo, según las mismas fuentes, que «Gara» publique un extracto del documento. Puede ser un signo de que las cosas no marchan bien y hay que ir preparando el terreno para cuando se publiquen unos resultados a favor de las tesis de la ETA «oficial», que la que actúa desde el País Vasco y Navarra. En todo caso, es un extraño anuncio sobre un debate que no ha terminado, como si se quisiera dar por bueno el resultado que pretenden los «oficialistas» y una forma de condicionar la discusión, agregan. En el documento, ni una línea de perdón a las víctimas ni de ofrecimiento de colaboración para el esclarecimiento de los 300 asesinatos cuya autoría se ignora. Tal y como adelantó LA RAZÓN, ETA ha reconocido en privado que desconoce dónde están la mayoría de armas que no entregó el año pasado, pero en el documento no dice nada al respecto, como si se quisiera poner de perfil ante un asunto que, le guste o no, le incumbe. Según lo que ocurra en los próximos meses, la supuesta disolución se puede convertir en un boomerang que les pegue en la cabeza. Basta con que sólo uno de los disidentes encuentre justificación para apretar el gatillo.

Otro párrafo del documento a tener en cuenta, para no dejarse llevar por la palabrería rimbombante y ampulosa de ETA, es el que dice que la «dirección» de la banda, en caso de que se acepte ese supuesto final, «remarca que no supone acabar con su labor, al contrario (...) hay que trabajar (ETA) en la Izquierda Abertzale.

Últimas noticias