Felipe VI recibe la bengala de capitán general de manos del Jemad

El Rey Felipe VI recibe de manos del Jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad), almirante general Fernando García Sánchez, la bengala de capitán general

El Rey Felipe VI recibe hoy en el acto conmemorativo de la Pascua Militar la bengala de capitán general de los ejércitos de manos del Jefe de Estado Mayor de la Defensa, almirante general Fernando García Sánchez. Se trata de un cetro o bastón de mando de madera de caoba, rematado por unas cantoneras de metal dorado en cuya empuñadura están impresos los emblemas de los tres ejércitos y la Corona real sobre un fondo con el color del guión del Rey, rojo carmesí. En el otro extremo están reflejados los cinco escudos de armas de Castilla, León, Navarra, Aragón y Granada y en la tapa inferior consta el emblema de capitán general con los dos bastones cruzados y las cinco estrellas correspondientes a ese rango castrense que ostenta Felipe VI.

La entrega de este símbolo jerárquico al actual monarca por parte del Jefe de Estado Mayor de la Defensa, en nombre de los jefes de los tres ejércitos, se puede interpretar como un gesto de deferencia de los altos responsables militares hacia su Jefe Supremo y también de despedida ante el posible relevo de la cúpula militar que adoptará, con toda probabilidad el nuevo Gobierno de España.

Su uso se remonta a la época de los griegos y posteriormente a la de los romanos y, tras caer en desuso, fue recuperado en España en el siglo XVI por el monarca Felipe III, en la época de mayor gloria militar de los Tercios españoles que combatían en los distintos frentes de guerra. Inicialmente, la bengala se usó en la antigua Esparta para transmitir mensajes en tiempos de guerra que se escribían sobre una cinta enrollaba en un cilindro y que se destruían al ser leídos por sus destinatarios.

Después, ya en las postrimerías del Renacimiento, la bengala era un signo de autoridad que sólo podía ser portado por las personas con mando dentro del Ejército, especialmente por los coroneles y generales que ostentaban un alto rango militar. Después, esos oficiales pasaron a usar un bastón corto con pomo dorado y se reservó sólo para los Reyes, en tiempos de Austrias y Borbones, el uso de la bengala que ya había perdido su carácter inicial de mensaje seguro a la hora de transmitir órdenes en tiempos de guerra desde el campo de batalla.

A principios del siglo XVI, Felipe V estableció un reglamento para el uso de la bengala que luego se fue modificando con el paso del tiempo. Don Juan Carlos recibió su bengala en el acto de la Pascua Militar del año 2001, cuando se cumplió el 25 aniversario de su entronización pero hizo poco uso de ese bastón de mando durante los siguientes años de su reinado hasta su abdicación en 2014.