MENÚ
sábado 24 agosto 2019
04:49
Actualizado

Gibraltar espera la llegada de un barco con piedras para ganar terreno al mar

Algeciras (Cádiz).

Tiempo de lectura 4 min.

23 de octubre de 2013. 19:28h

Comentada
Algeciras (Cádiz). 23/10/2013

El puerto de Gibraltar espera la llegada de un barco procedente de Argelia, que está en Faro (Portugal), con un cargamento de piedras y áridos que se destinarán a los rellenos de Sandy Bay, una obra que ha sido denunciada por España.

Según informaron a Efe fuentes conocedoras de la operación, Gibraltar ha cerrado este trato con una empresa portuguesa después de que el Gobierno español prohibiera el pasado verano la entrada de camiones a través de la frontera con piedra o arena procedentes de España, para impedir que continuaran las obras de Sandy Bay.

Tras esta medida, el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, anunció que buscaría otras empresas fuera de España para proseguir con los rellenos.

Según las fuentes, Gibraltar trató inicialmente de hacer esta operación con barcos procedentes de Marruecos, una estrategia que fracasó por "problemas de transporte".

Finalmente, el Ejecutivo de la colonia ha logrado cerrar la operación con una empresa portuguesa, que ha contratado para trasladar por barco toneladas de piedra y áridos a la colonia.

El primero de estos cargamentos llegará a Gibraltar previsiblemente mañana, en un barco procedente de Argelia y que, desde allí, se dirigió a Faro (Portugal), desde esta tarde continuaba atracado a la espera de viajar a la colonia.

El Gobierno de Gibraltar inició estas obras el pasado mayo, en unos trabajos, adjudicados a la empresa Van Oord Ltd, con los que construye mar adentro dos espigones en cada extremo de Sandy Bay para proteger a una urbanización cercana de la erosión.

El proyecto también incluía la regeneración de la playa, a la que Gibraltar llevó el año pasado toneladas de arena de la duna de Valdevaqueros (Tarifa), hasta que una queja de los ecologistas destapó los envíos y el Gobierno español denunció los hechos e impidió la entrada de camiones con piedras y arena al Peñón.

Los trabajos se llevan a cabo en un lugar que tanto Reino Unido, desde 2011, como España, desde 2012, tienen declarada como Zona de Especial Conservación (ZEC), por lo que un gobierno y otro tienen sus propias normativas.

Para el Gobierno español, los trabajos suponen una violación de la normativa medioambiental de la Zona de Especial Conservación (ZEC) del Estrecho Oriental porque los espigones ganan terreno al mar en un espacio natural protegido y de especial interés medioambiental, según el Ministerio español de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente español.

Tras conocer los planes de Gibraltar, los eurodiputados socialistas Luis Yáñez-Barnuevo, Antonio Masip y Andrés Perell han preguntado a la Comisión Europea si considera que el envío de piedras para los rellenos del Sandy Bay es "una infracción" de la Directiva Hábitats, que "tiene por objetivo contribuir al mantenimiento de la biodiversidad de los Estados Miembros", ya que está en una zona declarada Lugar de Interés Comunitario, del Estrecho Oriental, de gran riqueza biológica.

Además de este proyecto, el Gobierno de Gibraltar también anunció el pasado octubre que había recomprado por 33,1 millones de euros los terrenos del proyecto Eastside, que prevé construir allí una promoción inmobiliaria.

El grupo conservacionista Verdemar Ecologistas en Acción ha denunciado en varias ocasiones este proyecto, ya que asegura que se está llevando a cabo en terrenos ganados al mar en una Zona de Especial Conservación (ZEC).

Últimas noticias