Publicidad
Publicidad
Política

Interior mantiene el nivel 4 antiterrorista y teme posibles venganzas por la muerte de Baghdadi

Todos los países que participaron en la Coalición Internacional, entre ellos España, pueden ser objetivo de ataques

Interior evalúa la situación creada tras la muerte del cabecilla de Daesh Abu Bark Baghdadi y la posibilidad de que sus correligionarios intente algún tipo de venganza inmediata.

Publicidad

El Ministerio del Interior mantiene, de momento, el nivel 4 dentro del Plan de Prevención y Protección Antiterrorista, que se mantiene cuando la posibilidad de un ataque o ataques, aunque se evalúa la situación creada tras la muerte del cabecilla de Daesh Abu Bark Baghdadi y la posibilidad de que sus correligionarios intente algún tipo de venganza inmediata.

Según han informado a LA RAZÓN expertos en la materia, desde ayer se mantiene una atención preferente, en colaboración con los servicios de información internacionales, a los posibles movimientos que realice la banda yihadista. Los terroristas, de momento, sólo han dicho en sus redes sociales que la pérdida del “Califa” es relativamente importante, ya que el que le sucederá será mejor que él. No se trata nada más que una impostura, ya que la desaparición de Baghdadi, un individuo reverenciado hasta la adoración, es un golpe muy fuerte para la organización criminal.

Publicidad

Publicidad

Al haber sido, como en ocasiones anteriores, tropas de élite USA las que culminaron la operación de captura del terrorista, que optó por suicidarse, los yihadistas, si pudieran, atacarían intereses de esta nación. Sin embargo, todos los países que participaron en la Coalición Internacional, entre ellos España, pueden ser objetivo de ataques.

En Daesh saben que, por más que el éxito de la neutralización de su “califa” se lo estén apuntando ahora muchos (Turquía, Rusia, Siria, Irak, los kurdos...la lista crecía anoche) las operaciones de inteligencia, que permiten actuar a las unidades de élite, nunca se cuentan. Por ello, cualquier país al que consideren colaborador de los EE.UU. está en peligro.

Publicidad

En España, el siguiente paso sería reforzar el nivel 4, como se ha hecho en otras ocasiones, pero por ahora no se ha tomado esa decisión. La marcha de los acontecimientos se sigue en tiempo real

El Plan de Prevención Antiterrorista se ocupa de la detección, seguimiento, análisis y evaluación continuada del riesgo de atentado y la consiguiente puesta en marcha y coordinación de los dispositivos preventivos en caso necesario.

Tiene marcados como principales objetivos a proteger: Instalaciones, redes, sistemas y equipos físicos y de tecnología de la información sobre las que descansa el funcionamiento de los servicios esenciales.

Centros y organismos públicos u oficiales, así como cualesquiera otros activos, ya sean personas, bienes, servicios, tecnología de la información u otros intangibles, cuya destrucción, ataque o degradación suponga un daño importante conforme a la valoración ponderada de los siguientes criterios: daños a la vida humana, vulneración de derechos fundamentales, afectación al normal funcionamiento de las instituciones o de los sectores estratégicos, afectación al orden púbico o la convivencia, impacto público, social o simbólico y pérdidas económicas o patrimoniales.

Los niveles de alerta son cinco: uno, que corresponde a riesgo bajo; dos, riesgo moderado; tres, riesgo medio; cuatro (el actual), riesgo alto; y cinco, muy alto.