MENÚ
martes 15 octubre 2019
00:36
Actualizado

Junqueras cerca, Puigdemont más lejos

Los republicanos se abren a facilitar el gobierno siempre que haya un pacto con Podemos mientras el fugado es más partidario de votar «no».

  • ERC no votará en contra y estaría en condiciones de garantizar la abstención si hay un pacto con Podemos
    ERC no votará en contra y estaría en condiciones de garantizar la abstención si hay un pacto con Podemos

Tiempo de lectura 4 min.

22 de julio de 2019. 13:15h

Comentada
Cristina Rubio 22/7/2019

Esquerra madura su abstención en la investidura del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, un gesto determinante para que el líder socialista salga reelegido por mayoría simple si se da la correlación de votos esperada por el PSOE (el apoyo de PNV, PRC y Compromís, además del de Unidas Podemos).

Los republicanos repiten que no se opondrán a la formación de un «gobierno progresista y de izquierdas», siempre y cuando socialistas y dirigentes del partido morado culminen sus negociaciones y lleguen a un acuerdo final para un futuro Ejecutivo de coalición.

«Por nosotros no será», aseguran desde el grupo parlamentario que controla Gabriel Rufián, con el visto bueno de Oriol Junqueras desde la cárcel de Lledoners. «Pero depende de cómo evolucione todo», apuntan.

Es decir, ERC no votará en contra de Pedro Sánchez y estaría en condiciones de garantizar la abstención en la sesión del jueves si hay un pacto con Podemos, una postura que aún se tiene que formalizar. Los republicanos en ningún caso facilitarían la investidura del líder PSOE si no hay acuerdo de gobierno con la formación morada. Así se habló en la ejecutiva extraordinaria que ERC celebró el viernes con un único punto sobre la mesa: tratar su postura en la reelección del líder socialista en el Congreso. «Fue interesante, muy plural, tanto como lo es nuestro electorado», explican desde el partido sobre una reunión donde se escucharon varias opiniones contrarias a los socialistas.

Distinto es el caso de Junts per Catalunya. La postconvergencia, vinculada totalmente a Carles Puigdemont, esta más cerca del voto en contra que de la abstención, una postura que puede acabar resultando irrelevante.

La decisión aún se tiene que formalizar y los diputados de JxCat esperarán hasta el último momento para consensuar una postura tras consultarla previamente con los líderes independentistas encarcelados (Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez, todos ellos suspendidos).

Aquí radica el «quid» de la cuestión: los dirigentes presos se muestran favorables a la abstención –y así la han pedido públicamente–, mientras que los diputados en la Cámara baja –Laura Borràs, Míriam Nogueras y Jaume Alonso Cuevillas, todos muy cercanos a Puigdemont– estarían a favor del «no» a Sánchez. De hecho, Borràs y Cuevillas forman parte de un grupo de diputados de JxCat en el Parlament que han consensuado un documento de propuestas que defiende el voto negativo a Sánchez. El texto reclama que no se facilite la investidura «en una escenario de represión y de negación del derecho a la autodeterminación».

PNV: Un «sí» para imponer la agenda vasca

El papel de los independentistas será crucial en la votación de investidura. El PNV ha barajado la abstención, pero parece que sus seis diputados votarán a favor de Pedro Sánchez. Desde que se conocieron los resultados de las elecciones generales del 28 de abril, la formación jeltzale ha reiterado que prefiere un gobierno en torno a la mayoría que hace un año aprobó la moción de censura contra Mariano Rajoy. Con esta intención, el partido que preside Andoni Ortuzar ha emplazado a PSOE y Unidas Podemos a seguir «negociando y ceder» para alcanzar un acuerdo que permita un gobierno de coalición. Escenario que prefiere sin duda para configurar un ejecutivo «más sensible con la agenda vasca y el autogobierno» que el que pudiera darse tras unas hipotéticas nuevas elecciones con PP, Cs o Vox en el poder, informa Andrés Bartolomé.

Bildu: Los de Otegi no van a ser «obstáculo»

Los independentistas de Eh Bildu ya han avanzado que no bloquearán la investidura, pero todo apunta que será por la vía de la abstención. El pasado viernes, su portavoz en el Congreso, Mertxe Aizpurua, únicamente dijo que la coalición abertzale «no va a ser obstáculo» para el nombramiento del candidato socialista como presidente del Gobierno, al que tampoco va a dar su «apoyo activo». Una posición que solo deja abierta la vía de la abstención, aunque el partido de Arnaldo Otegi no haya querido confirmar qué harán sus cuatro diputados abertzales.

Por cierto que EH Bildu y ERC sellaron ese día un acuerdo para llevar la misma estrategia en el Congreso de los Diputados, una afinidad que también se dará en el debate de investidura. Así lo admitió Aizpurua sin desvelar cuál será su voto, informa Andrés Bartolomé.

También te puede interesar:

Objetivo: 173 escaños de A. Rojo

¿Y si todo era un señuelo para Pedro? de Antonio Martín Beaumont

Rivera: En busca del liderazgo (interno) perdido de Olaya González

Últimas noticias