La afrenta a Barberá une a pablistas y errejonistas

«Orgulloso» del desplante, Iglesias lamenta que no haya minutos de silencio «por los obreros».

«Nos unimos al duelo de su ciudad», dijo ayer Felipe VI en referencia a la muerte de Rita Barberá, durante la entrega de los premios valencianos Jaime I. Antes del acto, se guardó un minuto de silencio en su memoria
«Nos unimos al duelo de su ciudad», dijo ayer Felipe VI en referencia a la muerte de Rita Barberá, durante la entrega de los premios valencianos Jaime I. Antes del acto, se guardó un minuto de silencio en su memoria

«Orgulloso» del desplante, Iglesias lamenta que no haya minutos de silencio «por los obreros».

Aunque Podemos ha centrado sobre sí mismo las iras del resto de fuerzas políticas por su negativa a participar en el minuto de silencio tras el fallecimiento de Rita Barberá, el desplante de los de Iglesias ha tenido al menos un efecto positivo de puertas a dentro: las corrientes internas del partido han abandonado de momento sus diferencias y han apoyado sin fisuras la decisión tomada por el secretario general la mañana del miércoles. Los habituales portavoces de anticapitalistas, errejonistas y los socios de cualición de Izquierda Unida –aun con distinto énfasis y con la retórica que le es propia– se han puesto detrás Iglesias y coinciden en una medida que servirá para orientar de ahora en adelante el estilo de oposición que Unidos Podemos desarrollará en el Congreso a lo largo de la legislatura.

Estas muestras de unidad, poco frecuentes en Podemos, parecen haber dado alas al secretario general, que ayer llegó a asegurar que estaba «orgulloso» del comportamiento que desplegó su partido el miércoles en el Congreso. «El respeto por el fallecimiento de una persona y las condolencias a la familia se tienen que separar de los homenajes políticos», argumentó ayer en Madrid antes de participar en la presentación del libro «La clase obrera no va al paraíso. Crónica de una desaparición forzada», en la que estuvo acompañado por Diego Cañamero, informa Servimedia. El líder de Podemos dijo también que «habla mal de la democracia española» que se lleven a cabo homenajes en los parlamentos «por personas cuya trayectoria está vinculada a la corrupción» y sostuvo que, cuando mueren obreros, «no se hacen minutos de silencio» en las instituciones. «Ojalá se hiciera cuando mueren en el tajo por las malas condiciones de trabajo porque eso sería, efectivamente, un homenaje político», dijo. En lo que pareció una contradicción con esta última afirmación, y tras expresar nuevamente sus condolencias a los familiares de Barberá, Iglesias puntualizo que no tenía intención de seguir polemizar sobre este tema «ni entrar en ninguna provocación» contestando a diversas críticas recibidas por el resto de partidos políticos en las que llegó a tildarse la actitud de Unidos Podemos de «miserable». También Irene Montero se pronunció en este sentido ayer. Concretamente, la jefa de gabinete de Iglesias aseguró que si hubiera estado en el Senado tampoco hubiera participado en el minuto de silencio.