MENÚ
domingo 16 junio 2019
00:41
Actualizado

La CUP planta a la comisión sobre «turismofobia» en Barcelona

La oposición arrincona al Gobierno municipal de Colau por su gestión de los altercados

  • Miembros de la ANC intentan capitalizar el caos de El Prat a favor del independentismo
    Miembros de la ANC intentan capitalizar el caos de El Prat a favor del independentismo

Tiempo de lectura 4 min.

08 de agosto de 2017. 00:18h

Comentada
8/8/2017

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, sigue de baja tras su maternidad. Aun así, se ha echado de menos su presencia tanto en el colapso del aeropuerto como en los esporádicos episodios contra el turismo que está viviendo la ciudad. Por ello, la oposición, el PP y el PDeCat, forzaron ayer una sesión extraordinaria de la Comisión de Presidencia y Seguridad con un único punto en el orden del día: informar a los grupos municipales de los recientes ataques contra el modelo turístico de la ciudad, además de explicar las mediadas que está tomando el Ayuntamiento para contrarrestarlos. La CUP, partido vinculado a Arran, la asociación que difundió los ataques, prefirió no participar por tratarse «de un teatro oportunista». Ante este panorama, el gobierno municipal no pudo más minimizar los hechos acusando a la oposición de contribuir a la «mala imagen» de la ciudad.

En las pasadas semanas, Arran difundió varios videos en los que se veía a sus integrantes pinchando las ruedas de un bus turístico y de bicicletas de una empresa de alquileres para turistas. Los grupos municipales Demócrata, PP y Ciutadans lamentaron que ni la alcaldesa Ada Colau ni el alcalde accidental, Jaume Collboni, hayan comparecido en la comisión, por lo que fue el concejal de Empleo, Empresa y Turismo, Agustí Colom el encargado de dar explicaciones sobre las acciones contra el modelo turístico.

El presidente del PP municipal, Alberto Fernández, calificó la actitud del gobierno «de pasiva, titubeante y errática» y lamentó que solo fuera el conductor del autobús turístico quien presentara la denuncia en un primer momento. También preguntó al gobierno municipal si piensan tomar acciones legales contra Arran y Endavant por unas acciones que calificó de «turismoborroca». Por parte del grupo municipal Demócrata, el concejal Raimond Blasi, aseguró que el gobierno municipal ha sido «lento, opaco y nada claro» a la hora de gestionar unas acciones que califica de “turismofóbicas». Señaló que el gobierno municipal ha contribuido con sus políticas «situando al turismo como la preocupación número uno de los ciudadanos». El presidente del grupo municipal de ERC, Alfred Bosch, apuntó que condenan los actos de Arran y lamentó la ausencia de la CUP. Sin embargo centró su crítica contra el PP, al que culpa de las colas en el aeropuerto de Barcelona. Dirigiéndose a Alberto Fernández señaló: «Sus encapuchados son los ministros y sus ruedas pinchadas las colas del Prat». Por su parte, la presidenta de Citadans, Carina Mejías, dijo que al gobierno municipal «ya le va bien que la CUP les haga el trabajo sucio». A su juicio, el Consistorio no está actuando con contundencia contra los ataques porque le parecen bien.

La CUP justificó su ausencia explicando que el debate “es criminalizador de las acciones de autodefensa que se llevan a cabo los barrios de la ciudad”. Unas acciones que consideran legítimas debido a “la situación de emergencia social fruto del modelo turístico desarrollado en Barcelona”.

Últimas noticias