La Generalitat quiere un «Consejo Ibérico» para las relaciones con España

El Consejo Asesor para la Transición Nacional de la Generalitat propone la creación de un Consejo Catalano-Español o "Ibérico"para mantener buenas relaciones con España.

El Consejo Asesor para la Transición Nacional de la Generalitat recomienda reforzar la Agencia Tributaria catalana para garantizar el flujo monetario si Cataluña se convierte en un Estado, el cual cree que debería mantener buenas relaciones con España mediante un Consejo Catalano-Español o "Ibérico".

El presidente del Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN), Carles Viver Pi-Sunyer, ha dado a conocer hoy en una rueda de prensa cuatro nuevos informes encargados por el Govern sobre "la Administración Tributaria", "Las relaciones de cooperación entre Cataluña y el Estado español", "La internacionalización de la consulta y del proceso de autodeterminación"y "Las tecnologías de la información y de la comunicación".

Según ha explicado Pi-Sunyer, este consejo que asesora al Govern en la creación de "estructuras de Estado"ha elaborado estos trabajos en una docena de reuniones y ya ha completado en total 5 de los 19 encargados, por lo que ha admitido "un cierto retraso"habida cuenta de que todos deben estar elaborados en marzo de 2014.

Pi-Sunyer ha señalado que la conversión de Cataluña en un Estado podría ser una "magnifica oportunidad"para mantener relaciones "estrechas y constructivas"entre Cataluña y España, "seguramente mejores que las que existen en la actualidad".

En este sentido, ha defendido que el CATN pretende demostrar que "este proceso -soberanista- que puede llevar a la independencia no tiene como finalidad romper todas las relaciones con España sino al revés, que sean más sólidas".

Por su parte, el conseller de Presidencia de la Generalitat, Francesc Homs, ha defendido que un Estado catalán "es viable, democrático, técnicamente posible y, además, es necesario".

En el informe sobre cooperación con España, el CATN propone crear un Consejo Catalano-Español, inspirado en el modelo del Benelux, para mantener e impulsar las relaciones entre un eventual Estado catalán y España o como otra opción un Consejo Ibérico, que incluiría además a Portugal y Andorra.

El CATN considera que tampoco se tendrían por qué romper los vínculos deportivos, ya que, en su opinión, el FC Barcelona y el RCD Espanyol continuarían compitiendo en la Liga de Fútbol Profesional (LFP) de España en el caso que Cataluña se independizara si existieran intereses económicos en mantenerse en la competición independientemente de los límites de los estados.

Sobre el informe acerca de la Administración tributaria, el consejo aboga por reforzar la ya existente Agencia Tributaria de Cataluña, y por dotarla de nuevos instrumentos y recursos a fin de "garantizar la continuidad del flujo monetario", lo que significa que los ciudadanos sigan pagando los impuestos y que estos sean gestionados íntegramente desde Cataluña.

Junto a la Agencia Tributaria, el Consejo contempla que se creen varios organismos complementarios y formula propuestas para implementar el sistema aduanero y la estructura informática.

También ha recordado que, generalmente, cuando se constituye un nuevo Estado suele haber un tiempo de transición "en el que se tienen que dar ciertos pasos"de mutuo acuerdo con el anterior Estado, y que en Escocia ha sido previsto en un año y medio.

Aunque el Consejo no realiza "una previsión de ingresos del nuevo sistema tributario cuando empiece a funcionar", sí que ha incluido "horquillas abiertas"y estima que potencialmente podría ser de unos 70.000 millones de euros, incluidas las cotizaciones sociales.

El consejo estima que implementar la nueva Administración tributaria tiene un coste de unos 750 millones de euros que podrían reducirse a los 400, y en el momento de ser creada ya contaría con una plantilla de unas 5.000 personas, con el traspaso del personal de la Agencia Tributaria Española en Cataluña, una cifra que puede ser ampliada a unas 7.000 siguiendo la recomendación de la UE sobre ratio de funcionarios por habitantes.

Sobre la "internacionalización de la consulta", el Consejo recomienda esgrimir el "principio democrático"como base para defenderla en todo el mundo y también el derecho de autodeterminación establecido por las Naciones Unidas.

En cuanto a las tecnologías de la información y la comunicación, los asesores del presidente catalán, Artur Mas, recomiendan reforzar los servicios de inteligencia y de defensa cibernética para investigar y prevenir ataques en Cataluña.