MENÚ
sábado 15 diciembre 2018
17:21
Actualizado

Embargo de casas, coches y cuentas para pagar a las víctimas de ETA

La Guardia Civil interviene los bienes de 50 terroristas que disponían de nóminas y cuentas bancarias

  • Guardia Civil
    Uno de los coches incautados

Tiempo de lectura 4 min.

18 de mayo de 2018. 05:46h

Comentada
J.M.Zuloaga Madrid. 17/5/2018

La acción emprendida por la Guardia Civil para la intervención de numerosos bienes muebles e inmuebles, propiedad de más de 50 individuos condenados por diferentes delitos de terrorismo relacionados con ETA, ha causado un considerable revuelo e inquietud entre estos sujetos que, inexplicablemente, vivían tan tranquilos, pensando que nunca tendrían que pagar el dinero que deben a sus víctimas. Ha sido un golpe económico y moral de primera magnitud.

Se han encontrado con lo que no esperaban y prueba de ello es que, pese a tener deudas pendientes, disponían de bienes a su nombre y sustanciosas nóminas que excedían el salario mínimo. En una palabra, se sentían impunes. De hecho, los proetarras convocaron un acto de protesta en San Sebastián ayer por la tarde, en el que iba a intervenir el secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez. Se ve que una cosa es la teoría, los montajes de desarme y disolución, y otra bien diferente es que te toquen el bolsillo. Eso te devuelve a la realidad de lo que eres, un terrorista con pagos pendientes.

El total del dinero que deben los terroristas a sus víctimas asciende a ocho millones de euros, que, reconocen fuentes de la investigación, será muy difícil recuperar totalmente. De momento, en las operaciones realizadas por orden de la Audiencia Nacional se han conseguido recuperar numerosos bienes, entre ellos una libreta de ahorro con 20.000 euros. Lo importante de esta operación es que se ha transmitido al mundo de ETA que, tras la pantomima de la disolución , las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado van a continuar con su trabajo para que los terroristas salden sus deudas con la Justicia, sean estas del tipo que sean, incluidas las económicas.

Los bienes recuperados son tanto de autores de atentados como de acciones de «kale borroka» (terrorismo callejero). Entre los afectados se encuentran los conocidos pistoleros Idoya López Riaño, «Margarita», que perteneció al «comando Madrid», del que fue expulsada por indisciplina; Mercedes Galdós Arsuaga, «Vittori», del «comando Nafarroa», autora de numerosos asesinatos, entre ellos el del general Atarés en Pamplona en diciembre de 1985; su compañero de célula, Juan José Legorburu, y Enrique Letona Viteri, «Masilla», condenado por el asesinato de dos policías y la esposa de uno de ellos, que estaba embarazada. Hay seis etarras más y una cuarentena de implicados en «kale borroka».

Las investigaciones, realizadas por la Guardia Civil durante el último año en el marco de la «operación Zerga», permitieron comprobar, según las citadas fuentes, cómo numerosos miembros de ETA y su entorno, a pesar de no haber satisfecho las deudas, eran titulares de bienes o desarrollaban actividades laborales y económicas sin que pagaran a las víctimas. Por ello, se ha procedido al bloqueo y embargo de más de 45 cuentas bancarias. Igualmente, se ha actuado sobre una treintena de nóminas de aquellos investigados asalariados. Para ello se ha oficiado a las empresas para las que trabajan a fin de que se les retenga la parte de la nómina que supere el salario mínimo. En cuanto a medios de transporte, se han retirado de la vía pública cuatro vehículos, entre ellos una autocaravana.

Últimas noticias