La Policía detiene en Ceuta a dos yihadistas listos para atentar

La Policía ha detenido en Ceuta a dos presuntos yihadistas, identificados como miembros de la célula yihadista desarticulada parcialmente el pasado mes de enero y que estaba preparada para atentar tanto en España como en el resto de países europeos.

La última operación de la Comisaría General de Información (CGI) de la Policía Nacional contra el Daesh –Estado Islámico por las iniciales de su nombre en árabe–, con la detención ayer de dos miembros de una célula de esta banda en Ceuta, ha permitido confirmar que España forma parte de los objetivos preferentes de los terroristas, tal y como adelantó LA RAZÓN en su edición de ayer.

Las publicaciones internas del Daesh que consultaban los arrestados citaban los objetivos que debían ser atacados en Occidente, entre los que cabe situar a España, según fuentes de la investigación. La lectura de estas publicaciones, además de otros elementos, había convertido a los dos presuntos yihadistas detenidos en Ceuta en potenciales muyahidines (soldados del Islam) capaces de atentar en cualquier momento. Esperaban el acontecimiento que hiciera de «detonador» de su entrada en acción, según las referidas fuentes.

Formaban parte de una célula, que ya fue desarticulada parcialmente el pasado mes de enero, con lo que a esas posibles motivaciones se unía la de la venganza por la captura de sus compañeros de «comando».

Presentan perfiles coincidentes con los de los autores de los atentados llevados a cabo en París los días 7 y 8 de enero, lo que evidencia su alto nivel de radicalización y potencial peligrosidad.

El «detonante» podría ser cualquier suceso o acontecimiento que ocurriera en la Ciudad Autónoma, o en otro lugar de España o Europa. Las posibilidades para poder perpetrar acciones criminales son tan grandes que sólo hace falta la voluntad de matar y esa la tenían los miembros de la célula, según las referidas fuentes.

Al tratarse de una ciudad con gran número de militares, que van uniformados por la calle, policías, funcionarios del Estado, Ceuta ofrece a los yihadistas del Daesh un amplio abanico de posibilidades que sólo se pueden evitar, como ha ocurrido ahora, con la acción preventiva de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Los investigadores confían en que, tras el clonado de los ordenadores que se les han incautado, se puedan obtener pistas sobre los objetivos contra los que pensaban atentar.

La célula neutralizada ayer no responde a los patrones habituales de redes de radicalización, reclutamiento y envío de activistas a las filas de organizaciones yihadistas activas en focos de conflicto, según Interior.

El grupo desmantelado estaba plenamente operativo e integrado por individuos ya radicalizados y concienciados en la posible ejecución de atentados. Los miembros de la célula estaban preparados tanto física como mentalmente para la «yihad». Adoptaban complicadas medidas de seguridad en sus desplazamientos y comunicaciones; tenían acceso a la adquisición de armas de fuego en el mercado negro y una clara predisposición para su uso en un potencial atentado terrorista.