MENÚ
sábado 19 octubre 2019
19:22
Actualizado

La primera vez en la historia

  • Durante el Pleno de ayer en el Parlamento vasco, Antonio Basagoiti utilizó 17 minutos de los 30 que le correspondían para leer los nombres de los 857 asesinados por el terrorismo etarra y pidió a los parlamentarios de EH Bildu que escucharan «con respeto»
    Durante el Pleno de ayer en el Parlamento vasco, Antonio Basagoiti utilizó 17 minutos de los 30 que le correspondían para leer los nombres de los 857 asesinados por el terrorismo etarra y pidió a los parlamentarios de EH Bildu que escucharan «con respeto»

Tiempo de lectura 2 min.

23 de marzo de 2013. 03:06h

Comentada
23/3/2013

En las tres décadas de historia del Parlamento vasco nunca se había citado a todas y cada una de las víctimas asesinadas por la banda terrorista ETA. Ayer tomé la palabra desde la tribuna y utilicé gran parte del tiempo de mi turno de intervención en recordar, uno a uno, a las mujeres, los hombres y los niños a los que el fanatismo independentista vasco sesgó la vida. Lo hice porque es de justicia, porque es la memoria necesaria para fortalecer el Estado de Derecho, porque ahora ETA no mata, pero ha dejado muchas familias rotas y crímenes sin resolver. Elegí este viernes para homenajearlos en el acta plenaria porque era un Pleno convocado por Bildu para lo que denominan «conflicto», y eso requería una respuesta especial. El «conflicto» es para el mundo de ETA el motivo para la justificación de los atentados; su paranoia dice que como no se les ha dado la independencia y su particular socialismo, los atentados son excusables, es decir, consideran a los asesinados bien asesinados porque les han matado para conseguir sus objetivos. Y no podía consentir, como nunca lo haría una persona de bien, que rematen moral e ideológicamente a todas las personas a las que les han robado la vida por no ser nacionalistas o por representar al Estado de Derecho. Quería poner a Bildu ante su indignidad y totalitarismo, y lo he hecho de una manera clara y de fondo, trayendo a la memoria a cientos de guardias civiles, policías nacionales, militares o las decenas de ciudadanos, políticos, ertzaintzas o empresarios a los que les han quitado lo más preciado, pero que son un ejemplo de dignidad y valores en los que se debe sustentar una gran democracia como la que tenemos en la nación española.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs