MENÚ
domingo 10 noviembre 2019
04:05
Actualizado

La semilibertad de Pujol allana el camino a los presos del "procés"

Después de seis meses en prisión, el ex dirigente de CiU solo irá a la prisión a dormir.

  • Oriol Pujol, en una imagen reciente, abandonando la cárcel de Brians 2
    Oriol Pujol, en una imagen reciente, abandonando la cárcel de Brians 2
Barcelona.

Tiempo de lectura 4 min.

05 de julio de 2019. 03:06h

Comentada
Cristina Rubio Barcelona. 5/7/2019

Oriol Pujol, hijo del ex president de la Generalitat, podrá salir de la cárcel entre las ocho de la mañana y las nueve de la noche para realizar trabajos sociales y de voluntariado sin tener el tercer grado. Así lo confirmó ayer la titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria nº 2 de Barcelona, quien rechazó el recurso de la Fiscalía y validó el acuerdo de la Junta de Tratamiento del centro penitenciario de Brians 1, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), por el que el ex diputado de CiU en el Parlament, condenado a dos años y medio de prisión por el «caso ITV», podrá salir de la cárcel a diario.

Una resolución judicial que podría sentar un precedente de cara a la hipotética situación de los dirigentes independentistas presos cuando haya sentencia firme del Tribunal Supremo. En caso de condena, los políticos serán trasladados a centros penitenciarios catalanes, cuyas competencias tiene transferidas por completo la Generalitat. Y aquí es donde se abriría la «vía Pujol»: las Juntas de Tratamiento de cada cárcel (dependientes de la Consejería de Justicia, en manos de ERC) podrían imitar el precedente y aplicar un régimen flexible –en base al artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario– para «permitir al interno salir a trabajar en el exterior sin estar clasificado en el tercer grado del tratamiento».

En el caso concreto del hijo del ex president de la Generalitat Jordi Pujol, la juez considera que aplicar un régimen flexible es un mecanismo para favorecer el proceso de inserción social y laboral, y que «no puede obviarse que concurren en el penado circunstancias positivas, tales como su primariedad delictiva, asunción de los hechos y el reconocimiento público de los mismos», informa Ep.

También cita otros aspectos positivos como el bajo riesgo de reincidencia, la adaptación de su conducta a la normativa regimental, así como «el diagnóstico social positivo y su integración socio familiar, ostentando en la actualidad un empleo como agente comercial en diferentes empresas».

La juez argumenta que estas condiciones no eran suficientes para confirmar la clasificación inicial de tercer grado, que fue revocada, pero «sí pueden ser tenidas en consideración a los efectos del cumplimiento de la pena impuesta en régimen de segundo grado mediante otros mecanismos legales que favorezcan la continuación del proceso de inserción social, familiar y laboral».

Cabe recordar que la Generalitat concedió a Oriol Pujol el tercer grado (que le permitía pasar el día en libertad y acudir a la cárcel sólo a dormir) apenas dos meses después de entrar en prisión, una decisión controvertida que tumbó el mismo Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 2.

La propuesta de ejecución para Pujol prevé unos horarios con salidas de lunes a viernes de 8:00 a 21:00 horas, incluyendo una hora y media diaria de desplazamientos por las diferentes ubicaciones de las empresas donde hace de agente comercial y las tareas sociales asignadas.

La Fiscalía se había opuesto en un escrito remitido al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 2 a este régimen para Pujol porque suponía, a sus ojos, «un tercer grado encubierto». En el escrito, la Fiscalía criticó que la aplicación del artículo 100.2 debe tener un «carácter excepcional, y lo único excepcional que concurre en el presente supuesto es que el interno es hijo del ex presidente de la Generalitat».

Últimas noticias