MENÚ
lunes 18 febrero 2019
04:48
Actualizado

Las guerreras de La Línea

Por primera vez, un grupo de siete mujeres policía lucha contra las bandas que alijan en el Campo de Gibraltar

  • Siete mujeres policía luchan contra el narcotráfico en La Línea
    Siete mujeres policía luchan contra el narcotráfico en La Línea

Tiempo de lectura 4 min.

21 de enero de 2019. 21:27h

Comentada
Laura L. Álvarez Madrid. 21/1/2019

No es raro que una mujer policía esté en primera línea de fuego en cualquier operativo policial pero sí era la primera vez que se juntaban tantas. Ocurría hace un par de meses en La Línea de la Concepción (Cádiz). Desde hace un año, la Policía Nacional ha reforzado esta zona para luchar contra los alijos de hachís, de tabaco y devolver un poco el sentido de autoridad que se había perdido los últimos años en esta zona. Para ello, decidió ampliar el número de efectivos policiales enviando grupos de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de otras comunidades autónomas, que se han ido turnando a lo largo de todo este tiempo. Y en noviembre coincidió en La Línea un grupo atípico: de más de 40 agentes que conformaban el grupo operativo, siete eran mujeres policía. Y, lo más novedoso, al frente de todos, una mujer como jefe operativo del dispositivo. No es habitual porque en cada plantilla suele haber una o dos (en algunas ciudades más) pero esta vez fue posible porque venían precisamente de diferentes puntos de España. Ellas, concretamente de Valencia (tres), de Zaragoza (otras tres) y una de Fuengirola.

Los compañeros, aseguran, encantados; de hecho, presumían de compañeras y de jefa. De cara a fuera, solían apreciar dos tipos de reacciones muy deferentes. La de las mujeres (especialmente las jovencitas) que no se dedican a la delincuencia, que “admiraban” y se sorprendían de que ver patrullar y ejercer la autoridad a una mujer policía -quizás haya servido como revulsivo y comprueben que pueden aspirar a algo más que a trapichear con tabaco o hachís- y la de las mujeres delincuentes. Éstas no veían con ojos tan positivos la presencia de una mujer. “Muchas de ellas son más machistas que ellos, incluso”, aseguran. “Les genera desconfianza. No conciben que una mujer ocupe un puesto de autoridad, te ven como una rival por ser mujer y creen que estás en un lugar que no deberías ocupar”, explica una de las implicadas. En cualquier caso, la experiencia fue más que positiva y, a nivel policial, parece que las cosas van mejorando. Explican quienes están allí desplazados que el tema del hachís se está desplazando de lugar y alijan más por la zona de Bolonia o Málaga pero el tabaco de contrabando sigue entrando igual o más que antes. Además de que socialmente no está mal visto, se enfrentan sólo a una sanción administrativa, siempre que no se superen los 7.000 euros de valor, por lo que nunca llevan más de esta cantidad. El trapicheo con el tabaco lleva enquistado ya muchos años. Un alto porcentaje de familias de La Línea se dedican en mayor o menor medida a este negocio porque socialmente no está mal visto entre ellos. La mayoría se encargan de recogerlo en suelo ya español y transportarlo con motillos a un sitio seguro. Lo sacan de Gibraltar y aunque a veces simplemente lanzar una mochila de un lado a otro de la valle, ayer, como tantas veces, utilizan lanchas que para alijar en la playa que esa noche no cuente con vigilancia policial. Para cerciorarse de los movimientos policiales cuentan con eslabones de la cadena que se encargan de dar avisos por sistemas de comunicaciones o móviles sin posicionamiento GPS. Se llaman “puntos” o “aguadores”. También desde las viviendas particulares -sobre todo el el barrio de El Zabal y La Atunara- encargan de ir avisando por dónde va pasando la Policía y muchas de ellas hasta cuentan con torretas para hacer las veces de mirador.

Por eso el Ministerio del Interior decidió hacer un Plan Especial de Seguridad para la zona. En agosto anunciaron una inversión de siete millones de euros.

Las medidas en personal, aseguraron entonces, tendrían un impacto "inmediato y directo", según explicó Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, delegado del Gobierno en Andalucía. Además del personal rotatorio (como los UPR), se fueron incorporando 40 agentes del Cuerpo Nacional de Policía las comisarías de Algeciras y La Línea así como un total de 55 agentes de la Guardia Civil para prestar servicio en la comarca. También en Vigilancia Aduanera se incrementó en un 30% la plantilla actual.

Un total de 5,5 millones de euros, hasta el 2020, va a invertir el Gobierno en estos refuerzos de agentes para el Campo de Gibraltar. El resto, hasta llegar a los siete millones del Plan de Seguridad Especial, se invertirá en medios técnicos. De hecho, ya se han incorporado siete nuevos vehículos policiales, un helicóptero y varios drones para evitar la actividad de los narcos en la comarca. Además, Interior invertirá 4.000 euros en mejoras en un total de 20 vehículos de la Guardia Civil, que van a ser optimizados.

Últimas noticias