MENÚ
viernes 23 agosto 2019
00:53
Actualizado

Lesmes pide renovar ya el CGPJ

Se dirigirá en breve a Ana Pastor y García-Escudero para instarles a que se retome la negociación. Los vocales tiene la «percepciòn» que puede haber acuerdo a finales de febrero o principios de marzo.

  • Lesmes entregó ayer a Pedro Sánchez las memorias anuales del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo
    Lesmes entregó ayer a Pedro Sánchez las memorias anuales del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo

Tiempo de lectura 4 min.

10 de enero de 2019. 09:39h

Comentada
F. Velasco.  10/1/2019

El pasado 20 de noviembre, el pacto para renovar el Consejo General del Poder Judicial que habían alcanzado PP y PSOE saltaba por los aires tras la renuncia de Manuel Marchena a sustituir a Carlos Lesmes al frente del Consejo y del Tribunal Supremo, horas después de que se hicieran públicos unos WhatsApp del popular Ignacio Cosidó en los que venía a decir que con el nombramiento de quien presidirá el juicio del «procés» el PP controlaría la Sala Penal del Supremo «por la puerta de atrás».

Esta ruptura hizo que toda esperanza de que, por vez primera, se renovara el plazo el órgano de Gobierno de jueces y magistrados se esfumara de un plumazo. De hecho, se daba ya por seguro que hasta después de las nuevas elecciones generales no se podría retomar las negociaciones para intentar de nuevo un acuerdo.

Sin embargo, en el Consejo existe la «percepción» de que puede haber un nuevo giro y que los dos principales partidos –Ciudadanos ya anunció que no participaría en ningún «reparto» de vocales– comiencen en breve de nuevo las negociaciones que puedan acabar en acuerdo.

Como primer paso, el presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes , quien ayer se reunió con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para hacerle entrega de las memorias anuales de ambas instituciones, se dirigirá nuevamente y en breve plazo a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y al presidente del Senado, Pío García-Escudero, para instarle a abrir nuevamente el proceso de renovación del Consejo. «Eso es lo que corresponde, porque lo que no tiene sentido es que se dirija a los partidos y tampoco es el trámite establecido», señalaron a LA RAZÓN fuentes del propio Consejo.

Influencia del 2-D de Andalucía

Las mismas fuentes sostienen que ahora el escenario es bastante más favorable para abordar esa renovación que hace unos meses, toda vez que, sostienen al respecto, «El PSOE ya ha mostrado públicamente su posición favorable a ello y el PP, ahora, tras las elecciones en Andalucía, negociaría con más fuerza que tras las próximas elecciones, donde puede irrumpir Vox y restarles diputados». Por ello, no es descartable que en breve plazo se pueda retomar esas negociaciones. «Antes de los resultados del 2 de diciembre en Andalucía, todo indicaba que la renovación tardaría en llegar, pero visto los resultados tanto a PSOE como a PP les interesará llegar a un acuerdo», sostienen al respecto.

«Tenemos la percepción de que puede haber un acuerdo más pronto que tarde, a finales de febrero o principios de marzo como tarde». Si llegado esos meses no hay renovación del Consejo «se tendría que aplazar inexorablemente hasta después del verano, hasta pasen las elecciones europeas, autonómicas y municipales», previstas para el próximo 26 de mayo.

De hecho, una parte del camino ya estaría recorrido, toda vez que las cámaras cuentan con la lista de 49 jueces –Luis Rodríguez, magistrado en Barcelona, renunció– que aspiran a obtener una de las 12 plazas de vocales por el turno de magistrados. En cambio, donde sí se debería empezar de nuevo sería en lo que se refiere a los que ocuparían las plazas por el turno de juristas de reconocido prestigio, ya que no es muy previsible que vuelvan a ser los mismos que se pactaron en noviembre –de hecho, tanto el PP como el PSOE, tras la renuncia de Marchena, retiraron sus candidatos a vocales por ese turno–. Sería este trámite, por tanto, el que deberían cerrar ambos partidos para llegar al acuerdo.

Donde también existe coincidencia en que los interlucutores no serían los mismos, o, mejor, dicho, el «negociador» del PP no sería Rafael Catalá, como la anterior ocasión, sino que «se llevaría directamente desde arriba», en alusión al relevante papel que asumiría el secretario general de los populares, Teodoro García Egea.

Tras la ruptura de las negociaciones para renovar el CGPJ, el PP introdujo una enmienda en el Senado previendo la posibilidad del cambio en el sistema de elección, propuesta que sacó adelante junto a Ciudadanos, pero que finalmente se descartó en el Congreso durante la aprobación definitiva de la ley. Esa reforma pretendía que la elección de los vocales de extracción judicial fueran elegidos directamente por los jueces y magistrados, que es una de las reivindicaciones en las que coinciden todas las asociaciones judiciales.

Esas enmiendas fueron rechazadas en la Cámara Baja por 176 votos en contra –la mayoría absoluta– la de los diputados de PSOE, Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, Compromís, PNV, Coalición Canaria, Nueva Canarias y Bildu, y 164 a favor, los de los del PP, Ciudadanos, Foro y UPN.

En cambio, el próximo Consejo no tendrá vocales de «dedicación parcial», sino que se volverá al sistema de dedicación exclusiva de los 21 miembros del órgano de gobierno de los jueces, tal como existía hasta la reforma que aprobó el entonces ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón.

Últimas noticias