MENÚ
sábado 15 diciembre 2018
21:22
Actualizado

Así fue la operación del CNI: usó «chicharras» y un equipo de veinte agentes

Una baliza en el Renault Space con el que el ex president salió de Waterloo y el seguimiento telefónico permitieron arrestarle en «suelo amigo»

  • Puigdemont ha sido detenido nada más cruzar la frontera de Dinamarca con Alemania
    Puigdemont ha sido detenido nada más cruzar la frontera de Dinamarca con Alemania

Tiempo de lectura 4 min.

26 de marzo de 2018. 10:21h

Comentada
25/3/2018

Ver a pantalla completa

El ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont fue ayer detenido en suelo alemán gracias a la acción conjunta de una veintena de agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Comisaría General de Información (CGI) y División de Cooperación Internacional del Cuerpo Nacional de Policía, en colaboración con las fuerzas de seguridad y servicios secretos de varios países.

El CNI, tal y como adelantó LA RAZÓN, no ha perdido el rastro de Puigdemont en los últimos meses, desde que «fijó» su residencia en Bruselas y, posteriormente, en Waterloo.

Un equipo del servicio secreto le había «acompañado» a Puigdemont hasta Finlandia, donde el viernes pronunció una conferencia y donde le pilló la reactivación de la euroorden de detención contra él. De pronto, algo truncaba de forma indeseada sus planes y no se lo pensó dos veces: había que volver cuanto antes a Bélgica. Descartó el avión, aunque tenía billete. Siempre «escoltado» por los agentes del CNI a los que se habían unido los de la Policía, en una estudiada división de misiones, emprendió viaje hacia Estocolmo. Allí, abordó un automóvil, acompañado de, al menos, dos personas, que previsiblemente debían formar parte de su servicio de seguridad particular. Se estudió la posibilidad de arrestarlo en Dinamarca, pero, ya que se dirigía a Bélgica a través de Alemania, se prefirió esperar a que estuviera en territorio germano. La legislación de este país favorece a España en este caso.

Para su desplazamiento, utilizó un Renault Space, con matrícula belga. Un vehículo con el que se le ha visto desplazarse habitualmente por Bruselas y Waterloo. Finalmente, una vez atravesada la frontera desde Dinamarca, fue detenido a las 11:19 en un control policial que se había colocado, en el término municipal de Schuby, a 30 kilómetros de la línea fronteriza, en la autopista A-7. Lo formaban agentes de dirigidos por la BKA. En un primer momento, fue llevado a unas dependencias cercanas hasta que fue trasladado a una comisaría, desde la que realizó llamadas a sus abogados. Después, fue conducido a unas dependencias anexas a una cárcel cercana a Kiel.

Para el seguimiento de Puigdemont, se han utilizado medios técnicos que no se han precisado pero que, según especialistas, pueden ser balizas («chicharras» en el argot policial); o la señal que emitía el teléfono del ex presidente, aunque lo tuviera apagado.

La baliza consiste en un dispositivo que se coloca en el automóvil que se quiere seguir. Emite una señal en una determinada frecuencia que es captada por un aparato que llevan los encargados de controlar los movimientos de la persona que es objeto de investigación. Permite hacerlo a varios kilómetros, a una distancia en la que no se puede observar por el espejo retrovisor a coches sospechosos. La perfección y el pequeño tamaño de estos artilugios hace muy difícil su detección salvo que el vehículo en cuestión sea elevado en un taller y examinado por un especialista.

Hay una alternativa que es seguir la señal que emite el teléfono de la persona investigada. En estos momentos, la tecnología de que se dispone permite el seguimiento de la señal aunque el teléfono esté apagado. Hay otros medios, como la utilización de satélites, pero no parece que hayan sido utilizados en este caso.

La colaboración internacional ha sido fundamental para el éxito de la operación. Los agentes del CNI se pusieron en contacto con sus homónimos germanos del Verfassungsschutz (servicio de protección de defensa de la constitución) y los de la CGI con Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA) para que Puigdemont y sus acompañantes entraran sin problemas en Alemania.

146 días después

Este periplo de Puigdemont comenzaba un 30 de octubre del año pasado, cuando viajó desde Gerona a Marsella en coche y después en avión hasta Bruselas junto a sus cinco ex consellers. Esta huida se producía 30 días después de que se celebrara el referéndum ilegal y tres días antes de que tuviera que comparecer ante el juez por presuntos delitos de rebelión y malversación. Al no asistir a la citación se ejecutó la orden europea de detención y entrega a Bélgica. El 5 de diciembre el juez Llarena retiró la primera euroorden de detención y extradición contra Puigdemont para evitar que Bélgica restringiera los delitos por los que se le acusa en España. El 22 de enero abandona por primera vez Bélgica con destino a Dinamarca para debatir sobre la situación catalana. Llarena vuelve a rechazar la petición de Fiscalía de reactivar la euroorden para no facilitar su investidura. Torrent le propuso como candidato a presidir la Generalitat, pero el TC prohibió su investidura. Esta semana el ex presidente viajó a Suiza para reunirse con Anna Gabriel, donde se entera que el juez ha reactivado la orden europea, y es cuando se ve obligado a cambiar sus planes de vuelta.

Últimas noticias