Los «vacas» de Ruz

El juez tiene que decidir si cita como testigos a Rajoy, Acebes y Trillo por la supuesta contabilidad B del PP. Varias acusaciones sopesan pedir careos

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz
El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz

Las declaraciones como testigos en el «caso Bárcenas» de María Dolores de Cospedal, Javier Arenas y Francisco Álvarez-Cascos pueden no ser las últimas que afecten a dirigentes o ex altos cargos del PP en relación a la supuesta contabilidad B del partido. Dos acusaciones personadas en el proceso, la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (Adade) y Manos Limpias, pidieron hace un mes al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que citara como testigo al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. La solicitud, sobre la que aún no se habría pronunciado la Fiscalía, se produjo después de que Luis Bárcenas asegurase al magistrado el pasado 15 de julio, el día que cambió su versión y asumió la autoría de la supuesta contabilidad opaca del PP, que Cospedal y Rajoy recibieron en 2009 y 2010 dos pagos de 45.000 euros procedentes de esa presunta caja B, algo que la secretaria general del PP negó tajantamente a Ruz en su declaración del miércoles.

El instructor del «caso Bárcenas» también tendrá que decidir si cita como testigo a Ángel Acebes, que fue secretario general del PP entre 2004 y 2008. La Fiscalía ya se opuso a que Ruz citara a declarar a Arenas y Cascos argumentando que los periodos en los que ejercieron el cargo son anteriores al objeto de la investigación. Sin embargo, finalmente el magistrado acordó las comparecencias tanto de Cospedal como de sus dos predecesores «a fin de no incurrir en incongruencia» al entender que «aunque sus cargos se correspondan con periodos anteriores» al objeto del proceso, podían «aportar datos relevantes para la investigación».

Además, varias acusaciones –y la propia defensa de Bárcenas– sopesan pedir al juez que acuerde la celebración de careos entre el ex tesorero y Cospedal, Cascos y Arenas para dilucidar las contradicciones entre sus declaraciones, dado que los tres últimos coincidieron en negar a Ruz la existencia de una contabilidad B y el pago de sobresueldos. Esos careos podrían hacerse extensivos a Lapuerta, sobre todo después de que Cospedal y sus antecesores afirmasen que la responsabilidad de controlar las donaciones era de la Tesorería, y no de la Secretaría General. Pero, tanto esa posibilidad como la de una nueva citación están pendientes de los informes médicos solicitados por el juez sobre su estado de salud, después de que el predecesor de Bárcenas sufriese en pocos meses dos caídas fortuitas que le han impedido comparecer ante Ruz. Fuentes jurídicas recuerdan, no obstante, la escasa trascendencia de los careos en la instrucción de las causas cuando las dos partes se muestran firmes y no caen en contradicciones, ya que, si el juez concluye que la convicción de ambas es similar, la relevancia para la investigación de la medida es escasa.

Las acusaciones también instaron sin éxito la comparecencia del ex presidente del Gobierno José María Aznar. La Fiscalía se opuso a la citación y Ruz la rechazó al considerar su testimonio «irrelevante» e «innecesario» para la investigación. La petición de Adade se produjo después de que el ex diputado del PP Jaime Ignacio del Burgo contase al juez que Aznar dio el visto bueno a que el ex consejero navarro de Salud Calixto Ayesa recibiese una compensación por tener que cerrar su consulta de dermatólogo al incorporarse al Ejecutivo navarro. Para el juez, las declaraciones de Del Burgo fueron «firmes, consistentes y coherentes», haciendo innecesaria la citación de Aznar.

Manos Limpias pidió también el 17 de julio la comparecencia, entre otros, de los ex ministros Federico Trillo, Jaime Mayor Oreja y Rodrigo Rato; del ex secretario de Estado Miguel Ángel Rodríguez; del ex asesor de Aznar Pedro Arriola; de los ex parlamentarios José Miguel Ortí Bordas y José María Robles; de la alcaldesa de Cádiz Teófila Martínez; del ex presidente balear Jaume Matas y del antiguo responsable del PP gallego Ángel Piñeiro para que expliquen si percibieron sobresueldos en negro. Por su parte, Ruz solicitó el pasado 30 de julio, en la resolución en la que acordaba la citación de Cospedal, documentación al PP y a las empresas que supuestamente le hicieron donaciones, cuyo estudio podría acarrear más citaciones.

El pasado marzo, cuando el juez Javier Gómez Bermúdez admitió a trámite la querella de IU que dio origen a este procedimiento (aunque finalmente la Sala de lo Penal le obligó a dejar la investigación en manos de Ruz, que abrió una pieza separada), el magistrado excluyó citar como imputados a Rato, Acebes y Trillo, un paso que consideró «prematuro» y que sólo contribuiría a «distorsionar» la instrucción, sin perjuicio, añadía, «de lo que resulte del curso de ella».

Retomará sus vacaciones el próximo lunes

El juez Ruz retomará sus vacaciones el próximo lunes tras el paréntesis judicial para tomar declaración a Cospedal, Cascos y Arenas y no se incorporará a la Audiencia Nacional hasta el próximo 9 de septiembre. Durante estas tres semanas de ausencia, sus compañeros estarán al frente del Juzgado de Instrucción número 5. Eloy Velasco, la próxima semana y Santiago Pedraz, del día 26 al 8 de septiembre. En estos casos, los magistrados se limitan sólo a acordar las diligencias que se consideran urgentes e inaplazables, sin avanzar de modo significativo en la instrucción, a la espera de que el titular del juzgado se incorpore a su puesto.