MENÚ
lunes 12 noviembre 2018
18:48
Actualizado
  • 1

Más del 60% de los españoles rechaza que España sea una república

La mayoría valora como «buena o muy buena» la Corona pero entiende que el Rey no debe ampliar sus atribuciones en la Constitución ni adoptar un papel más relevante ante el desafío soberanista en Cataluña. La Reina Sofía obtiene la mejor valoración (7,8), seguida de Felipe VI (7,4).

  • Más del 60% de los españoles rechaza que España sea una república

Tiempo de lectura 5 min.

25 de junio de 2017. 05:07h

Comentada

¿Monarquía o República? El debate impulsado desde el sector de la izquierda de forma intermitente y sin mucho convencimiento se visualizó el pasado fin de semana en el Congreso Federal del PSOE, cuando una proposición que abogaba por explorar la vía republicana se coló en la agenda de los socialistas sin excesivo éxito. Coincidiendo con el tercer aniversario de la proclamación del Rey Felipe VI, la última encuesta de NC Report para LA RAZÓN ha testado entre los españoles la implantación que tiene el actual modelo de Estado. Una amplia mayoría se muestra partidaria de mantener la Monarquía parlamentaria sin ampliar sus horizontes más allá de lo establecido en la Constitución. El 61,8% de los entrevistados rechaza la posibilidad de reformar la Carta Magna para convertir España en una república, mientras que un 25,4% sí estaría dispuesto a emprender este camino. Un 12,8% prefiere no expresar su opinión al respecto. Por rango de edad, el conato republicano se ubica en el sector joven, donde un 52,5% de los encuestados de entre 18 y 29 años apoya esta tesis. El resto de la horquilla generacional se reconoce monárquica y son los españoles de entre 45 y 64 años quienes ostentan la cifra más representativa.

En cuanto al rol que desempeña el Rey, los españoles se muestran satisfechos con su perfil actual y prefieren que no adopte un papel más activo en los asuntos de Estado. En concreto, en lo relativo al desafío soberanista un 49,8% de los encuestados entiende que no debería significarse, por el 40,2% que sí demanda un papel más relevante en esta crisis territorial. El 10% restante no sabe o prefiere no manifestar su opinión al respecto. Por edades, la nula injerencia del Rey se impone en todos los rangos, excepto en los mayores de 65 años que sí esperan una mayor visibilidad. Tampoco se muestran partidarios los españoles de que una futura reforma de la Constitución dote al Monarca de más atribuciones políticas de las actuales. Para un 59,3% de los entrevistados debe seguir vigente la máxima de que «el Rey reina pero no gobierna», mientras que un 31,1% sí demanda que adquiera ciertas competencias ejecutivas. Un 9,6 por ciento prefiere no manifestar su opinión al respecto. En este caso, en todas las horquillas generacionales se impone la demanda de que el Monarca no adquiera un mayor protagonismo institucional.

A pesar de no apostar por ampliar sus atribuciones o por que adopte un papel más activo, los españoles valoran con un notable –7,4– los tres años de reinado de Felipe VI. El Monarca aprueba en todos los rangos de edad, pero son los jóvenes de entre 18 y 29 años quienes se muestran más críticos, le otorgan un 5,3, y los mayores de 65 años, los más generosos, pues valoran el breve reinado con un 8,1 sobre 10. Esta tendencia positiva también se advierte en la valoración general que se hace de la Monarquía española. Una amplia mayoría –un 70,3% de los encuestados– la califica como «buena o muy buena», seguida del 13,7% que la considera «regular» y del 12,6% que la valora como «mala o muy mala». Por edades, los jóvenes se mantienen como el sector más crítico con la monarquía, pues sólo entre los entrevistados de entre 18 y 29 años triunfa el calificativo de «mala o muy mala». Los mayores de 65 años vuelven a ser quienes tiene una mejor concepción, con un 82,6% a favor de valorarla como «buena o muy buena».

También el papel de Don Felipe y Doña Letizia como embajadores de España en el mundo es especialmente valorado por los encuestados, pues casi tres de cada cuatro (74,1 por ciento) los considera buenos embajadores de los intereses españoles en el extranjero, frente a un minoritario 15,7% que cree que no lo son y un diez por ciento que elude la respuesta. Por edades, la valoración de esa actuación es mayoritariamente positiva entre los mayores de 45 años, alcanzando un 82,6 por ciento entre los que tienen más de 65 años. Por contra, es entre los jóvenes de entre 18 y 29 años donde más exigua es la distancia entre quienes consideran a los Reyes buenos embajadores (43,2%) y los que no (42,4%).

La empatía de los soberanos con la mayoría de los españoles también queda reflejada en el 71,7 por ciento de los encuestados que creen que Don Felipe y Doña Letizia sintonizan con la sociedad española, frente al 17,3% que defiende lo contrario. Por edades, el resultado es radicalmente distinto entre los más jóvenes (de 18 a 29 años), pues casi la mitad (un 49,6 por ciento) afirma que los Reyes no sintonizan con la sociedad, y los mayores de 45 y 65 años, que en un 81 y 78,5%, respectivamente, sí aprecian esa sintonía con la sociedad.

La valoración de los soberanos y de los Reyes eméritos también arroja resultados significativos. La más valorada por los españoles es la Reina Sofía (que obtiene entre los encuestados un 7,8 sobre 10), a pesar de haber visto reducida considerablemente su visibilidad institucional tras la abdicación. Le sigue muy de cerca por Don Felipe (7,4). Por detrás en las preferencias de los españoles figuran la Reina Letizia (6,8) y Don Juan Carlos, que se encuentra en último lugar con un 5,9. La Reina Sofía se impone entre todos los grupos de edades, obteniendo su máxima puntuación (8,6) entre los que tienen entre 45 y 64 años. Sólo los más jóvenes (menores de 29 años) suspenden a la Reina Letizia (4,9) y al Rey emérito (4,5), aunque aprueban tanto a Doña Sofía (5,6) como a Felipe VI (5,5), que es mucho mejor valorado por los que tienen entre 45 y 64 (8,2) y por los mayores de 65 (8,1).

Coincidiendo con una mayor presencia institucional de Don Juan Carlos en las últimas semanas, sólo el 20,8 por ciento de los encuestados por NC Report creen que el Rey emérito debería estar presente en más actos públicos. Un 73 por ciento piensa, por el contrario, que no ha de tener mayor visibilidad institucional (una opinión mayoritaria entre todos los grupos de edades). En esta ocasión son los que tienen entre 30 y 44 años, y no los más jóvenes, quienes más reacios se muestran a esta posibilidad (79,3 por ciento), muy lejos del 26% de mayores de 65 que sí reclaman una presencia más habitual de Juan Carlos I en su faceta institucional.

Por último, en la comparación con otras monarquías europeas, la española sale mayoritariamente bien parada, pues el 46,8 por ciento le otorga una mejor valoración y sólo un exiguo 3,3 por ciento ve a la Monarquía española peor; para otro 42,7% la situación es igual, un porcentaje que se dispara hasta el 76,3 por ciento entre los que tienen de 18 a 29 años. Quienes mejor la ven en relación a sus homónimas del Viejo Continente son los encuestados de 45 a 64 años, pues el 61% la valora de forma más positiva. Entre los más jóvenes, la opinión mayoritaria (76,3 por ciento) es la de equiparar a la Monarquía española con las europeas de nuestro entorno.

Últimas noticias