Mas echa en falta el coraje y valentía de Suárez en un momento difícil como el de hoy

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha echado hoy en falta el sentido de Estado y el coraje político en momentos difíciles de Adolfo Suárez, que se atrevió a restituir la Generalitat como institución de autogobierno de Cataluña incluso antes de que se aprobara la Constitución.

"No solamente se atrevió, sino que actuó con valentía, arriesgó, ganó y se quemó, o le quemaron, pero hizo todo eso y en momentos como los actuales gente con esta visión hacen especialmente falta, ha dicho en declaraciones a los medios.

Mas se ha desplazado a Madrid para asistir a la capilla ardiente de Adolfo Suárez, instalada en el Congreso, y dar el pésame en persona a la familia.

Ha comparado la época que le tocó vivir a Suárez con la actual y ha querido expresamente que sus palabras fueran "desde una óptica catalana", para enviar incluso un mensaje implícito al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con quien no ha coincidido en la capilla ardiente y con quien no ha desvelado si se reunirá aprovechando el viaje a Madrid.

Uno de los gestos de mayor coraje de Suárez, a su juicio, fue restablecer la Generalitat como institución de autogobierno, con el retorno de Josep Tarradellas del exilio, antes de que se aprobara la Constitución.

"A grandes retos, grandes soluciones; no pueden ser típicas ni clásicas", ha juzgado Mas, antes de abogar por desarrollar "el gran poder de la de la imaginación"como Suárez el y su "gran coraje"para enfrentarse a las situaciones, en alusión al debate soberanista actual.

Suárez "nunca miró a otro lado ni de soslayo, miró de cara, se enfrentó a los problemas, no dejó que fueran pasando", ha subrayado Mas, quien no ha ahorrado elogios hacia la figura del expresidente.

"Tuvo una gran visión en momentos muy difíciles, un auténtico sentido de Estado, mucha audacia, mucho coraje político y personal y mucha generosidad", ha añadido.

Y ha valorado que pensara más en el interés general y en el bien común que en su partido o en su interés personal, unos valores y una forma de ser de los que "todos"tienen que aprender, ha indicado, convencido de que están de "plena vigencia".

Con su presencia en el Parlamento, ha explicado, también quería dejar constancia del "sentir mayoritario del pueblo catalán"en el sentido de respeto y reconocimiento a la obra de Gobierno de Suárez y a su quehacer político, incluso de admiración por mucha gente.

Los valores que caracterizaron al ex presidente permanecen, ha dicho Mas, aunque se vaya la persona; "y algo podemos aprender todos de estos valores todos", ha apostillado.

Preguntado sobre si iba a aprovechar su presencia en Madrid para reunirse con Rajoy, Mas no ha respondido.

Artur Mas ha entrado en la capilla ardiente flanqueado por diputados y senadores de CiU y se ha dirigido a los hijos de Suárez, Adolfo y Javier, a quienes les ha estrechado la mano y ha hablado unos minutos con ellos para trasladarles sus condolencias por la muerte del primer presidente de la democracia.

Delante del féretro y con un gesto muy solemne, ha permanecido unos segundos con la cabeza inclinada y se ha santiguado.

Luego, ha explicado a la prensa que los hijos de Suárez le han pedido que transmitiera sus saludos más fervientes al conjunto del pueblo de Cataluña y que habían pensado que él era el mejor canal para esa tarea.

Después, el presidente de la Generalitat ha conversado durante unos minutos con el del Congreso, Jesús Posada, y el resto de los miembros de la Mesa de la Cámara, antes de abandonar el Palacio de la Carrera de San Jerónimo.