Méndez se prepara su sexto mandato consecutivo

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La austeridad que ha impuesto la crisis y el hecho de que Cándido Méndez se presente al que sería su sexto mandato consecutivo serán las líneas que marquen el 41º congreso confederal de UGT, que se inaugura el próximo miércoles.

Méndez accedió por primera vez a la secretaría general confederal del sindicato en abril de 1994, cuando relevó a Nicolás Redondo con el apoyo del 75,25% de los delegados y en dura pugna contra Manuel Fernández «Lito». Al poco de llegar, tuvo que enfrentarse a la grave crisis generada por la quiebra de la promotora de viviendas PSV. Esto, unido a la división interna que había en el sindicato, obligó a celebrar en 1995 un congreso extraordinario en el que salió reelegido. En los de 1998, 2002, 2005 y 2009 lo tuvo más fácil.

Ahora todo apunta a que en la cita que se celebrará en Madrid del 10 al 13 de abril, volverá a sumar otros cuatro años al frente del sindicato, con lo que llegaría a 19 años consecutivos de gestión.

Previos a la celebración de este congreso ya se han desarrollado los de las federaciones y uniones estatales, así como los territoriales. Esto ha permitido a Méndez hablar con los secretarios generales elegidos y tantear su apoyo.

Según el líder sindicalista, le han transmitido la necesidad de que en UGT haya un cambio en profundidad y que sea él mismo quien materialice dicha transformación, por lo que no se espera que se presente una candidatura alternativa antes de que finalice el plazo. Además, también considera que no es momento para «abandonar» debido a la situación laboral y social del país.

La crisis también ha hecho mella en UGT, por lo que el congreso se celebrará en su sede de Madrid en vez de alquilar un gran pabellón, como era habitual.

Méndez quiere que los «ejes» sobre los que se sostenga la reunión del sindicato sean la recesión, el «paro brutal», los «recortes sin justificación» y los desahucios.

Su intención, a nivel interno, es reducir y simplificar las estructuras del sindicato y acercarlo más a la sociedad y a los trabajadores. En un aviso para consumo interno y externo, Méndez ya ha advertido de que los próximos cuatro años serán «un periodo de cambios profundos en UGT».