MENÚ
miércoles 23 enero 2019
23:53
Actualizado

Merkel cierra la puerta a los separatismos en la UE

En un mensaje velado a Cataluña y Escocia, la canciller defiende que «no hay que tocar el principio de integridad territorial de los Estados»

  • La canciller alemana, Angela Merkel, interviene en el Congreso del Partido Popular Europeo (PPE) celebrado en La Valeta (Malta) hoy, 30 de marzo de 2017.
    La canciller alemana, Angela Merkel, interviene en el Congreso del Partido Popular Europeo (PPE) celebrado en La Valeta (Malta) hoy, 30 de marzo de 2017.
La Valeta (Malta).

Tiempo de lectura 4 min.

31 de marzo de 2017. 05:00h

Comentada
C.S. Macías La Valeta (Malta). 30/3/2017

La canciller alemana, Angela Merkel, hizo una defensa ayer sobre la integridad territorial de los Estados de la UE. No hizo referencia expresa ni a Escocia, que tras activarse el Brexit quedaría fuera de la UE al ser un territorio de Reino Unido, ni tampoco a Cataluña, que apuesta por un referéndum de independencia, pero que cree que podría seguir en la UE después. Sin embargo, sus palabras tenían una clara advertencia. «Estamos en países como Ucrania con el principio de la unidad territorial. El principio de la paz tras la Segunda Guerra Mundial no debe volverse a poner a prueba. Si no, el proyecto europeo estaría en sus últimos días», advirtió Merkel, que abogó por proteger las fronteras de la UE. La canciller germana hacía hincapié en que el principio de integridad territorial «no debe ser puesto otra vez a prueba». Algunos interpretaron sus palabras como una manera de cerrar las puertas al secesinismo en Europa.

Antes de su intervención, el presidente Mariano Rajoy, había hablado con Merkel en el plenario del congreso que los populares europeos (PPE) celebraron en Malta, aunque sus palabras se referían a un contexto genérico. En la misma línea, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, aseguró que «debemos decir alto y claro que los nacionalismos y separatismos que intentan debilitar la UE son lo contrario de un patriotismo moderno».

Asimismo, Merkel defendió durante su discurso el polémico acuerdo con Turquía para frenar el flujo de refugiados de Siria. «Hicimos bien», reivindicó la líder democristiana. La canciller recordó que «la UE tiene fronteras exteriores» que es necesario defender y se mostró dispuesta a colaborar con los países del Norte de África para frenar la inmigración irregular.

Llamada al optimismo

En otro orden de cosas, los líderes europeos del PPE hablaron poco en público sobre las consecuencias del Brexit y apenas pasaron de puntillas con alguna referencia sobre ello. De esta manera, le cedían la voz al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y al presidente de la comisión Europea, Jean Claude Juncker, la principal respuesta en la clausura del Congreso del PPE que durante dos días se celebró en Malta, país que ostenta esta semestre la Presidencia de la UE.

Tusk se refirió a la desconexión de Reino Unido como «una oportunidad» para Europa y Juncker se mostró en tono optimista al asegurar que el Brexit «no es el fin», sino que «puede traer algo nuevo, más fuerte y mejor». El presidente del Ejecutivo comunitario destacó que el futuro de la UE pasa por la «unidad», por una unión capaz de proteger los propios valores y la cultura y ésta, dijo, será la única garantía de la supervivencia de la Unión Europea.

La canciller alemana que reaccionaba el día que se activó el Brexit mostrando una oposición frontal, durante su intervención en el plenario no hizo referencia explícita a la salida de Reino Unido del bloque, sino que reivindicó el proyecto europeo, apeló a la unidad de los Estados miembros y aseguró que «juntos lo vamos a hacer mucho mejor que cada uno lo hace por su cuenta».

Merkel reivindicó el valor de la libertad, la justicia y la solidaridad y subrayó que «debemos superar la crisis con coraje y optimismo» e insistió en la idea de que el futuro y el destino de la UE se hagan «unidos y cohesionados».

La resolución del Parlamento Europeo para dar una respuesta en los primeros pasos de la negociación tras la activación del Brexit la darán el próximo miércoles. Los populares europeos hablarán en la voz de Michael Barnier, que será el encargado de negociar con Reino Unido porque, insisten, son 27 países frente a uno y hacerlo de manera unilateral les debilitaría.

Mariano Rajoy conversó durante siete minutos con la canciller Angela Merkel que, levantó incluso al presidente del Congreso, Antonio Tajani, de su asiento para sentarse con el presidente del Gobierno durante siete minutos. Era el primer encuentro de Rajoy con la canciller después de que se activara ayer el Brexit. Una hora después, el presidente del Ejecutivo tuiteaba sobre esta conversación: «Alemania y España seguiremos trabajando juntos para construir un futuro mejor por los europeos».

Por la mañana, la primera ministra británica, Theresa May, telefoneó a Rajoy para explicarle el contenido de su carta que activa el Brexit y el presidente del Gobierno le reiteraba la postura española ante la desconexión. Ambas conversaciones giraron en torno a la «reciprocidad», algo de lo que se habla siempre entre ambos países, que apuestan por garantizar los derechos de los ciudadanos españoles y británicos. La llamada de protocolo se produjo a las 9:15 de la mañana y duró aproximadamente diez o quince minutos.

El presidente del Gobierno mantuvo varias reuniones bilaterales a lo largo del día con el primer ministro irlandés, Enda Kenny; el líder derecha italiana, Silvio Berlusconi; el presidente de Ucrania; Petro Poroshenko, y el ex primer ministro finlandés y vicepresidente de la comisión europea Jyrki Katainen.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs