Moncloa ofrecerá al Govern un referéndum para un nuevo Estatut

La Comisión Bilateral Estado-Generalitat se reúne tras siete años

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet (2d); la consellera de la Presidencia, Elsa Artadi (i); el conseller de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia, Ernest Maragall (2i); y el conseller de Economía y Hacienda, Pere Aragonès (3d)
La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet (2d); la consellera de la Presidencia, Elsa Artadi (i); el conseller de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia, Ernest Maragall (2i); y el conseller de Economía y Hacienda, Pere Aragonès (3d)

La primera reunión de la Comisión bilateral Estado-Generalitat desde 2011 ha arrancado hoy poco después de las 16:30 horas en el Palau de la Generalitat, con diversos asuntos sobre la mesa, incluidos los relativos al "procés", pero con pocas expectativas de cerrar hoy mismo acuerdos concretos.

Hoy a las 16:30 horas en el Palau de la Generalitat ha comenzado la reunión de la Comisión Bilateral Estado-Generalitat, presidida por Meritxell Batet, ministra de Administraciones Públicas y Función Pública, que lleva en el dique seco desde 2011. La ministra está acompañada por los subsecretarios de Administraciones Públicas, José Ignacio Sánchez; Infraestructuras, Pedro Saura; Relaciones con las Cortes, José Antonio Montilla, y Hacienda, Inés María Bordón, además de la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera. La delegación de la Generalitat esta encabezada por el conseller de Exteriores, Ernest Maragall, y de ella también forman parte la consellera de Presidencia, Elsa Artadi, el vicepresidente y conseller de Economía, Pere Aragonés, y el delegado de la Generalitat en Madrid, Ferran Mascarell.

Según las fuentes consultadas por LA RAZÓN, en este primer encuentro se hablará mucho, pero sin demasiadas concreciones. La Generalitat quiere hablar de derechos y libertades y decisiones sobre el futuro político de los catalanes, y el Gobierno mantendrá su posición dentro de la ley y la votación de un nuevo Estatuto. Por su parte, el Estado quiere que la Generalitat participe en los órganos multilaterales y recabará información sobre la acción exterior de la Generalitat. La ministra Batet ha encargado informes al Consejo de Estado sobre las leyes que están paralizadas en el Tribunal Constitucional después de ser recurridas por el gobierno de Mariano Rajoy.

Éste se vislumbra como el acuerdo estrella que se traducirá en reuniones bilaterales para analizar ley a ley su desbloqueo. También el Gobierno quiere poner en marcha los grupos de trabajo para que se aborden cuestiones sobre traspasos de funciones y servicios pendientes, relaciones Estado y la Generalitat, conflictividad competencial y cuestiones económicas y fiscales. La Comisión Bilateral tiene cinco subcomisiones: Seguimiento normativo y prevención y solución de conflictos, donde se tratarán las impugnaciones al Constitucional; Colaboración y cooperación, que aborda las transferencias; Infraestructuras y Equipamientos, que tiene una gran importancia porque es la que define las prioridades en esta materia; Asuntos Europeos y Acción Exterior e Inmigración.

La cita ha despertado mucho interés porque Puigdemont quiere resultados en septiembre u octubre, refiriéndose a la concreción de un referéndum de autodeterminación –cuestión que apoyó ERC por boca de su presidente en el Congreso, Joan Tardà–. Sin embargo, el Gobierno mantiene abiertas las puertas a la negociación, pero fijando las líneas rojas. Desde el Ejecutivo se defiende que los catalanes puedan votar, pero no la independencia, sino un nuevo Estatuto.

Ante la distancia de posiciones, Maragall y Batet han trabajado en estos días para alcanzar un acuerdo de mínimos que se concretaría en desbloquear las leyes recurridas en el Constitucional y poner en marcha los diferentes grupos de trabajo. Se espera que estos grupos puedan desencallar cuestiones que llevan años en la cuneta. En estos días, ambas partes han mantenido mucha prudencia y un mensaje unívoco: «La reunión de la Bilateral no es el final de nada, simplemente un principio» de recuperación de contactos y relaciones que estaban totalmente rotos. Tanto Batet como Maragall se han esforzado en poner el acento en lo que une más que en lo que desune, limitando la presencia de la desunión a una declaración de la Generalitat en la reunión sobre presos y autodeterminación, aunque sin más pretensiones.

Esta Bilateral también abordará la puesta en marcha de la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales, la de Inversiones Estatales en Infraestructuras y de Transferencias.

En materia económica los contactos ya se han producido tras la visita de Pere Aragonés, vicepresidente del Gobierno, a la vicepresidenta, Carmen Calvo, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero y la de Economía, Nadia Calviño, a la que acudió con un paquete de medidas que ascendían a algo más de 6000 millones de euros en concepto de pagos atrasados y pendientes.

Las claves

► El orden del día de la reunión incluye 13 puntos, uno de ellos para abordar el derecho a la autodeterminación y la situación de los dirigentes independentistas presos.

► La portavoz del Govern, Elsa Artadi, presiona y pide que si el Gobierno quiere someter a votación la propuesta para Cataluña, también se vote la independencia.