Morenés, en Mali: «Cualquier operación contra el yihadismo contará con el apoyo de España»

El ministro visita a los 114 efectivos que participan en la misión de entrenamiento EUTM MALI

Segunda jornada del viaje maratoniano del ministro de Defensa, Pedro Morenés, por África. Si el domingo estuvo en Bangui (República Centroafricana) y Libreville (Gabón), ayer se desplazó hasta Mali, donde pudo conocer de primera mano la labor de los 114 militares españoles que adiestran al debil Ejército del país.

Segunda jornada del viaje maratoniano del ministro de Defensa, Pedro Morenés, por África. Si el domingo estuvo en Bangui (República Centroafricana) y Libreville (Gabón), ayer se desplazó hasta Mali, donde pudo conocer de primera mano la labor de los 114 militares españoles que adiestran al debil Ejército del país desde abril del pasado año, en el marco de la misión EUTM MALI. Su visita coincidió con la desarticulación en Madrid de una red de captación de yihadistas, por lo que el ministro dejó claro que "cualquier operación que pueda poner coto a ese movimiento desestabilizador que es el yihadismo cuenta con el apoyo de España y contará con la participación de España", ya sea "aquí -en Mali-, en España, en Siria o en el sur de Líbano". Y es que, añadió, "el yihadismo está organizado, tiene medios y está dispuesto a todo". Y Mali es uno de los destinos de estos yihadistas.

Este es uno de los motivos por los que España es la segunda nación que más contribuyen a la misión de entrenamiento de la UE en Mali (EUTM MALI), adiestrando a su Ejército para que sea capaz de luchar contra los islamistas en el norte. Por ello, el ministro volvió repetir la idea de que la seguridad y la estabilidad en el Sahel y en África es la seguridad de España y de Europa: "Lo que pasa en Mali afecta a la zona inmediata y también a la mediata, a países como España", apuntó.

Pasadas las 11.00 horas (13:00 en España), Morenés aterrizaba en el aeropuerto de la capital, Bamako. Tras un breve encuentro con el presidente de Mali, Ibrahim Bubakar Keita, y con su homólogo maliense, Bah N' Daw, el ministro se desplazó en helicóptero al acuartelamiento «Boubacar Sada Sy» de Koulikoro, una pequeña localidad a 60 kilómetros de Bamako donde los efectivos españoles contribuyen, por un lado, a instruir a las Fuerzas malienses y, por otro, a dar protección a la base. Son 12 instructores del Mando de Operaciones Especiales (MOE) de

Alicante, que enseñan a los soldados malienses técnicas de comando; 10 profesores de artilleria y morteros de la Brigada Paracaidista (BRIPAC) y otros 82 (también de la BRIPAC) que conforman la Fuerza de Protección del acuartelamiento, compartida con Bélgica. Junto a ellos, el contingente español en Mali lo completan 9 efectivos desplegados en el cuartel general de la capital y otro como enlace en la Célula de Apoyo de Bruselas.

Allí, el jefe del contingente español en el país africano, coronel José Luis Molina Pineda, y el responsable de la Fuerza española en el campamento de Koulikoro, teniente coronel José Luis Descalzo, informaron al ministro de los avances en la misión. En la actualidad, se encuentran adiestrando al quinto batallón maliense que, como los cuatro anteriores, una vez finalizado el curso viajará al norte para luchar contra los grupos islamistas que atemorizan a la población, lo que obligó a Francia a lanzar la operación Serval en enero de 2013 para evitar su avance hacia el sur.

Además, se está "reciclando"a los primeros grupos adiestrados y que ya han regresado del norte.

El presidente Keita agradeció a Morenés la contribución española, al tiempo que mostró su preocupación por la situación complicada que viven, ante lo que Morenés le transmitió que "a España le interesa la estabilidad de Mali"y recordó que "hablamos de drogas, armas, tráfico de personas"y de como el "Sáhara y el Sahel son territorios difíciles de controlar". Y sentenció: "África para España es importante".

A última hora, el ministro tomó de nuevo el Airbus A-310 de la Fuerza Aérea Española para dirigirse a Dakar (Senegal) donde hoy visitará el Destacamento Marfil del Ejército del Aire que apoya a la misión de entrenamiento de Mali con un avión de transporte y, después, volará a Cabo Verde para mantener una reunión con las autoridades del país y visitar el hospital militar que España donó.