MENÚ
martes 18 junio 2019
02:01
Actualizado

«No se volverá a pagar por adelantado»

  • «No se volverá a pagar por adelantado»
Barcelona.

Tiempo de lectura 2 min.

16 de febrero de 2019. 02:24h

Comentada
Cristina Rubio .  Barcelona. 16/2/2019

El independentismo redobla su desafío con la vista puesta no sólo en el 28 de abril sino en los posibles acuerdos postelectorales que puedan surgir de las urnas. «No se volverá a pagar por adelantado», advirtió en referencia a la moción de censura la portavoz de la Generalitat, Elsa Artadi, quien llamó a Pdecat y Esquerra a unir esfuerzos para ser «claves» y «más fuertes que nunca» y así poder llegar a influir en la formación del futuro Gobierno. Eso sí, sus condiciones están claras y siguen encima de la mesa: una «solución política» que pase por el reconocimiento del «derecho a la autodeterminación» y el «fin de la represión» .

«España es ingobernable mientras no afronte el conflicto político que vive Cataluña con el Estado », alertó Artadi en un discurso muy duro en contra del PSOE y del Ejecutivo de Sánchez, al que acusó de falta de «coraje», de haber «fracasado», de apostar sólo por la «estética» y de «alinearse con el tripartito del 155». «Evidentemente», contestó al ser preguntada por si el independentismo supeditará cualquier pacto al «derecho a la autodeterminación».

A lo que no quiso contestar Artadi fue la fórmula que usará el independentismo para presentarse a esta convocatoria. Una incógnita por resolver que afecta sobre todo al universo postconvergente, abierto en canal y dividido entre los partidarios de Carles Puigdemont y la Crida y los defensores del ala más pragmática del Pdecat, encabezados por el diputado Carles Campuzano.

Ayer ya hubo en el Parlament una primera reunión entre las dos almas postconvergentes con el ex president marcando la pauta por videoconferencia. «Seremos una muralla democrática y republicana ante la tentación del Estado de convivir con la cultura del a por ellos», advirtió después el portavoz de JxCat, Eduard Pujol, sobre la filosofía de la candidatura. Sin embargo, estos comicios llegan demasiado pronto para la Crida, el nuevo partido de Puigdemont que apenas ha empezado a andar y que ya admitió que no llega a tiempo ni para las municipales. Por tanto, todo apunta a que necesitará el apoyo logístico del Pdecat, que advierte de que «estará presente en todas las elecciones».

ERC, por su parte, aspira a liderar el independentismo y, a pesar de su enfrentamiento con Puigdemont, comparte las exigencias: «El republicanismo tiene una obligación: ganar las elecciones y, una vez ganadas, volver a decirle al mundo y a la sociedad española que solo hay una salida, el diálogo, la negociación y contemplar en esta negociación un referéndum de autodeterminación», resumió Joan Tardà. Ambos movimientos también buscarán capitalizar el juicio a los líderes del «procés».

Últimas noticias