MENÚ
jueves 15 noviembre 2018
00:44
Actualizado
  • 1

Pascal renuncia a la dirección del PDeCAT: «No tengo la confianza de Puigdemont»

Así lo ha afirmado Pascal en una breve comparecencia sin preguntas en la sala de prensa del Palacio de Congresos de Cataluña, donde se celebra la Asamblea Nacional del PDeCAT,

  • Marta Pascal (c), junto a David Font, director de la Asamblea Nacional del PDeCat (i), que hoy se está llevando a cabo su segunda jornada. EFE/Marta Pérez
    Marta Pascal (c), junto a David Font, director de la Asamblea Nacional del PDeCat (i), que hoy se está llevando a cabo su segunda jornada. EFE/Marta Pérez
Barcelona.

Tiempo de lectura 8 min.

21 de julio de 2018. 19:52h

Comentada
Cristina Rubio/larazon.es.  Barcelona. 21/7/2018

La hasta ahora coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, ha justificado hoy su renuncia a seguir liderando el partido al hecho de que el expresident Carles Puigdemont ya no cuenta con ella: "No puede ser que no tenga la confianza de Puigdemont".

Así lo ha afirmado Pascal en una breve comparecencia sin preguntas en la sala de prensa del Palacio de Congresos de Cataluña, donde se celebra la Asamblea Nacional del PDeCAT, en la que ha anunciado formalmente que renuncia a encabezar la candidatura a la dirección del partido después de días de presiones del sector crítico y de Puigdemont.

Durante este Congreso, los críticos alineados con el expresidente Carles Puigdemont han manifestado su voluntad de sumarse al proyecto del expresidente, la Crida Nacional per la República, y en la comisión política de este sábado ya se ha decidido que todos los asociados se adhieran a ese proyecto.

En una cena con alcaldes del partido en Alemania el miércoles, Puigdemont ya manifestó que Pascal no debía tener cabida dentro de la ejecutiva del partido y los críticos han negociado una propuesta para simplificar la dirección poniendo al frente de la Presidencia al actual coordinador del partido, David Bonvehí, a la diputada del Congreso Míriam Nogueras como vicepresidenta, eliminar el cargo de secretario general --que quería Pascal-- y crear una comisión que pilote el "tránsito" hacia la Crida de Puigdemont.

Otras fuentes de la formación, añaden que en la nueva Ejecutiva también estarán los consellers Damià Calvet y Miquel Buch, que se han significado con el proyecto de Puigdemont, y que han llamado a sumarse a la Crida.

También pretenden que esta comisión la formen los dirigentes del partido que están encarcelados -Josep Rull, Jordi Turull y Joaquim Forn- y Lluís Puig que está en el extranjero, todos ellos manifestaron su respaldo al proyecto de Puigdemont el lunes llamando a sumar con la Crida Nacional.

Durante este Congreso, Pascal había hecho una propuesta a los críticos para abrir la Ejecutiva e integrar a algunos de ellos, una apuesta "generosa" pero en la que Pascal advirtió que no renunciaría a pilotar el partido.

La coordinadora general, había sentido el aval de los asociados en la presentación del informe de gestión que realizó el viernes al inicio del cónclave, por lo que consideraba que la exigencia de Puigdemont, era una "cuestión personal" que atribuía al apoyo del PDeCAT a la moción de censura del PSOE contra Mariano Rajoy, explicaron fuentes de la dirección a Europa Press.

Ahora, queda cerrar la forma de la nueva estructura del partido prevista para este sábado por la tarde y que presente la candidatura que los asociados deberían votar el domingo.

La diputada en el Congreso del PDeCAT, Míriam Nogueras, llamaba hoy a "orientar" el partido hacia el nuevo proyecto del expresidente Carles Puigdemont, la Crida Nacional per la República.

"Es un momento de excepcionalidad. Tenemos la responsabilidad de orientar el partido hacia la Crida Nacional per la Repúlica, que es el instrumento de unidad que ahora necesita el país para hacer efectiva la república", ha afirmado en declaraciones a TV3 recogidas por Europa Press.

Nogueras es la candidata de los críticos a la vicepresidencia única que este bloque quiere para el partido junto a una presidencia encabezada por el actual coordinador de organización del PDeCAT, David Bonvehí, y a una ejecutiva de 20 miembros.

Frente a esta propuesta que busca alinear el partido con el proyecto político de Puigdemont, estaba la de la actual coordinadora nacional del PDeCAT, Marta Pascal, que quería ocupar la Secretaría General del partido --un órgano que se está discutiendo crear o no en la Assamblea Nacional que la formación celebra este fin de semana--.

Pascal ha propuesto una candidatura de consenso y que el partido se sume a la Crida, pero ha advertido que no renunciará a liderar el partido desde la Secretaría General y ha manifestado estar dispuesta a batirse en las votaciones del domingo con otra candidatura.

El PDeCAT ha aprobado este sábado una enmienda para incluir en su ponencia política "hacer efectiva la República catalana" y votará en el pleno de la Assemblea Nacional del domingo si la implementa 'de manera inmediata' o 'lo más pronto posible'.

En rueda de prensa, el coordinador de la Assemblea Nacional que celebra el PDeCAT este fin de semana, David Font, ha explicado que esta enmienda se ha aprobado dentro de la comisión que debate la ponencia política, que el debate ha sido "intenso" y el resultado ajustado.

Los estatutos del partido establecen que, si una propuesta pierde una votación en comisión pero obtiene al menos un 40%, se puede llevar al pleno para que sea la militancia quien decida.

En este caso, es la enmienda que proponía "hacer la república efectiva de manera inmediata" la que ha ganado en la comisión y la Mesa de esa comisión --que defendía hacer la república 'lo más pronto posible'-- la que ha perdido.

Así, ha sido la Mesa la que ha decidido llevarla al pleno para que sean los asociados los que decidan a qué ritmo quieren implementar la república.

Y es que el PDeCAT arrancó ayer su congreso en plena guerra fría, con la formación fracturada entre los partidarios del ala más pragmática que representa la coordinadora general, Marta Pascal, y los que secundan la vía drástica de Carles Puigdemont y ante la amenaza creciente de que se produzca una escisión tras el cónclave que termina mañana. Pascal aguantaba y se resistía a dar un paso al lado que llevaría a la formación a diluirse en la Crida Nacional per la República, el nuevo movimiento del ex president de la Generalitat, pero finalmente ha cedido.

El órdago lo han lanzado Puigdemont y su círculo de afines a lo largo de toda la semana: primero, presentaron la Crida, un movimiento independentista que transformará en partido político en otoño y con el que esperan absorber al PDeCAT: después, el ex president trasladó en una reunión de alcaldes en Berlín que dejaría la formación si Pascal optaba a reeditar su liderazgo; y por último, pactó con Quim Torra que el actual president no acudiera a la inauguración del congreso pese que inicialmente constaba en su agenda.

Una opa en toda regla que la propia Marta Pascal ha tratado de evitar a toda costa con maniobras de última hora para seguir manteniendo el control de un partido autónomo que no sucumba a los intereses del ex president de la Generalitat a la primera. Por ello, la aún coordinadora general demócrata se desplazó ayer por la mañana hasta la cárcel de Lledoners con el objetivo de reunirse con los ex consejeros del PDeCAT presos –Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn– para llegar a un pacto «in extremis». El acuerdo pasaría por ampliar la dirección para integrar al sector crítico y caminar hacia la confluencia con el movimiento de Carles Puigdemont sin perder la centralidad del soberanismo, algo que parece no convencer al entorno del ex president.

De hecho, los tres ex consejeros presos con los que se reunió ayer Marta Pascal forman parte de la corriente que apoya a Carles Puigdemont y cuya cabeza visible es el alcalde de Molins de Rei, Joan Ramón Casals. Su propuesta pasaba por incluir a Pascal en una ejecutiva plural pero restarle protagonismo, otorgarle un papel secundario y optar por la disolución dentro de la Crida Nacional per la República.

Una vía que la propia Pascal rechazó en su llegada al congreso asegurando que no pensaba dar un paso atrás y que presentaría batalla para seguir liderando la formación. Es más, la aún coordinadora general del partido intentó rebajar la escalada de tensión y aseguró que no veía «diferencias de fondo insalvables» para pactar una candidatura de consenso. Sin embargo, el desencuentro con Puigdemont es profundo: no hay prevista ninguna intervención en directo del ex president, algo que sería normal teniendo en cuenta que es su dirigente más destacado. También se ha interpretando como un plantón a Marta Pascal la ausencia de Quim Torra, alineado con la corriente de Puigdemont.

Últimas noticias