MENÚ
lunes 14 octubre 2019
22:45
Actualizado

El ex número dos de la Policía, Eugenio Pino, dice que la “operación Kitchen” no existe

El que fuera director adjunto operativo no ha declarado sobre el supuesto robo de documentación a Bárcenas urdido por Interior en 2013

  • El chófer de Bárcenas declaró el lunes
    El chófer de Bárcenas declaró el lunes /

    Rodrigo Jiménez/Efe

Tiempo de lectura 2 min.

17 de enero de 2019. 13:32h

Comentada
Ricardo Coarasa 17/1/2019

Eugenio Pino, ex director adjunto operativo (DAO) de la Policía, ha asegurado hoy a las puertas de la Audiencia Nacional que la “operación Kitchen” -el supuesto robo de documentación sensible sobre la financiación del PP a Luis Bárcenas que Interior habría puesto en marcha en 2013 a través del chófer del ex tesorero popular- “no existe”. El que fuera número dos de la Policía entre 2012 y 2016 aseguró a los periodistas que no ha declarado ante el magistrado Manuel García Castellón, que investiga la presunta sustracción de esos papeles, una operación que según admitió al juez el Ministerio del Interior el pasado diciembre se pagó con fondos reservados.

Ante el instructor también ha comparecido esta mañana el comisario Enrique García Castaño, ex responsable de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía, aunque su declaración ha tenido que suspenderse a media mañana porque tenía una cita médica, según ha explicado a su salida. Su comparecencia, según ha explicado, se reanudará mañana, cuando también está citado en relación a otra de las piezas del “caso Villarejo”, la llamada “operación Iron”, en la que se investiga el supuesto espionaje a un bufete de abogados por parte del ex comisario José Manuel Villarejo por encargo de un despacho de la competencia.

García Castaño, “el Gordo”, es señalado por Anticorrupción como el socio de Villarejo en el presunto entramado parapolicial que hizo del chantaje su modus operandi según la Fiscalía.

Villarejo, en prisión desde noviembre de 2017 por la “operación Tándem”, está citado también hoy a declarar ante el juez García Castellón por este mismo asunto, por el que ayer comparecieron Bárcenas y su esposa, Rosalía Iglesias, en su caso como testigos, y días atrás lo hicieron el ex chófer de Bárcenas, Sergio Ríos, y el policía Andrés Gómez Gordo, que fue asesor de María Dolores de Cospedal en el Gobierno de Castilla-La Mancha, a quienes el instructor les ha prohibido salir de España si su permiso, tal y como le pidió la Fiscalía Anticorrupción. A Ríos, además, el magistrado le retiró el pasaporte y le obligó a comparecer una vez al mes en el juzgado.

Últimas noticias