MENÚ
miércoles 19 junio 2019
07:05
Actualizado

Iglesias saca pecho por los «sorpassos»

Recupera los ataques a la «casta» y llama a «cabar trincheras» en la calle para «politizar el dolor»

  • Pablo Iglesias durante su intervención en la clausura de la «Universidad de Podemos», ayer, en Madrid
    Pablo Iglesias durante su intervención en la clausura de la «Universidad de Podemos», ayer, en Madrid
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

26 de septiembre de 2016. 11:53h

Comentada
Madrid. 25/9/2016

Horas antes de que se hicieran públicos los resultados electorales en Galicia y País Vasco, Pablo Iglesias delineó los parametros sobre los que se moverá el partido que lidera en una intervención de clausura de una hora en la Universidad de Podemos que a buen seguro pasará a formar parte del elenco de discursos fundacionales de la formación morada. Recuperando el tono inflamado de sus orígenes, Iglesias resucitó el concepto de «casta» y relanzó su partido hacía una tercera campaña electoral a través de una metódica refutación de todos y cada uno de los presupuestos ideológicos del errejonismo. «Las corrientes internas no pueden convertirse en partidos dentro del partido», llegó a decir en un claro aviso a su número dos. Poco después, cuando el escrutinio certificó «sorpassos» al Partido Socialista tanto en Galicia como en País Vasco, el secretario general afirmaba en su cuenta de Twitter: «Somos la primera fuerza de ámbito estatal en Euskadi y la primera fuerza de oposición en Galicia. Nuestro país ya no se entiende sin Unidos Podemos».

Iglesias, sin embargo, no esperó a que las urnas hablaran para fijar la brújula de su partido y superar por elevación el debate sobre si Podemos debe «dar miedo» o no. Para el secretario general se trata de «un debate viejo, de hace 40 años». En cualquier caso para Iglesias no hay ninguna duda: el partido debe volver a sus orígenes radicales porque «nuestra hipótesis original sigue funcionando: somos ‘‘outsiders’’». Podemos no debe intentar mutar su señas de identidad porque «si nos obsesionamos con parecer lo que no somos, no atraemos a los que faltan y se nos van algunos de los que tenemos». Éste es el análisis del fiasco electoral del 25-J que hace Iglesias y que ayer repitió: «Si hubieramos ido sin IU nos habría ido mucho peor». El error está más bien en «decir que somos socialdemocrátas». Para demostrar que esta vuelta a los orígenes de extrema izquierda es lo que necesita el partido Iglesias echó mano de lo que está pasando en otros momentos otros movimientos de izquierda en nuestro entorno. «La prueba es Europa», dijo. Internamente, el partido debe evitar que la lucha cainita entre las diversas facciones de Podemos. «Si la organización es pablista se acaba Podemos», llegó a decir el secretario general.

Uno de los ejes principales del discurso de Iglesias fue la necesidad de que Podemos reconecte con la calle porque ésta es «la garantía de que Podemos no se convierta en algo que no deseamos». El secretario general anticipó que en el último trimestre del año una parte importante de la acción del partido se concretará en la accion «Vamos», que defenderá la necesidad de que este invierno no se le quite la luz a ningún hogar español. En una crítica más a Errejón, Iglesias definió a su manera una de las ideas primordiales de su número dos, la «transversalidad». Para el líder de Podemos el mejor ejemplo de «transversalidad» es la PAH y su manera de «polítizar el dolor». «Nosotros nacimos en la televisión pero la televisión no nos vale para el futuro», dijo Iglesias poco antes de subrayar que ahora es el momento «de cabar las trincheras y hay que hacerlo en la sociedad civil porque es donde son más profundas».

La crucial relación con el partido socialista también fue estudiada en su discurso. «Sánchez quiso convertirlos en una fuerza subalterna», dijo Iglesias. El líder de Podemos defendió la necesidad –una vez más contra lo argumentado por Errejón– de entrar a formar parte de un hipotético Ejecutivo liderado por Sánchez porque no es tiempo de «cheques en blanco» y pactar un fuerte programa social no es suficiente porque «los papeles se los lleva el viento».

Las claves

- Vuelta al origen. Iglesias abogó a una vuelta a los orígenes porque «nuestra hipótesis original sigue siendo válida». Y dio ejemplo rescatando el concepto de «casta».

- Vuelta al origen. Iglesias abogó a una vuelta a los orígenes porque «nuestra hipótesis original sigue siendo válida». Y dio ejemplo rescatando el concepto de «casta».

-Unidad interna. Iglesias avisó a las diversas disidencias de su partido de «su responsabilidad» de evitar que «las corrientes internas se conviertan en partidos dentro del partido»

Últimas noticias