Política

Policía y Guardia Civil podrán utilizar pelotas de goma si se dan situaciones extremas

Un grupo de subsaharianos en el CETI de Melilla
Un grupo de subsaharianos en el CETI de Melilla

El uso de pelotas de goma como material antidisturbios en el vallado de Melilla resulta poco operativo por la orografía de la zona y mientras se mantenga la actual configuración de la verja, con el fleje superior que será retirado con el tiempo una vez que se instale la malla antitrepa.

Según han informado a LA RAZÓN fuentes conocedoras del asunto, la Guardia Civil de Melilla no ha recibido ninguna orden de prohibición del uso de las pelotas de goma. Si no lo hace, es porque resulta poco operativo para el fin que se persigue, evitar la entrada ilegal de inmigrantes.

Las fuentes hicieron estas precisiones ya que, al darse a conocer que agentes del Cuerpo Nacional de Policía, un centenar pertenecientes a las Unidades de Intervención Policial (UIP), eran enviados a Melilla para reforzar la vigilancia del vallado, se ha difundido que podrán hacer uso del material antidisturbios que forma parte de su equipación, incluidas las pelotas de goma. De hecho, estos agentes no han recibido ningún tipo de orden verbal o instrucción reservada para que limiten su actuación, que deberá regirse, como indica la Ley de Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado, por los principios de «oportunidad, proporcionalidad y congruencia». Los mismos que usa la Guardia Civil en todo momento.

La actual configuración del vallado, con el fleje (la parte más alta, en forma de verja), hace que las pelotas de goma no sirvan como material antidisturbios. Otra cosa es cuando ese fleje sea retirado, una vez colocada la citada malla, en función de las circunstancias, el uso de las pelotas podría ser operativo en algunas ocasiones, según las citadas fuentes.

A raíz de los sucesos de Ceuta, la Dirección General de la Guardia Civil emitió una orden verbal para se utilizaran «con carácter general escudos, defensas de goma y disparos de fogueo» y sólo en «circunstancias extremas pelotas de goma y botes de humo». La instrucción fue transmitida a las comandancias de Ceuta y Melilla y quedaba claro que, a juicio del que estuviera al mando en cada momento, las pelotas de goma se podían utilizar. Las fuentes hicieron estas precisiones porque no es la presencia de las UIP del Cuerpo Nacional de Policía la que «avalaría» ahora el uso de este material antidisturbios, sino que su no utilización, al menos en Melilla, se ha debido a las referidas razones operativas.

Sin embargo, al difundirse por algunos medios lo que constituía una orden verbal, que para ser efectiva se debería haber mantenido en un nivel interno, los inmigrantes que esperan para entrar ilegalmente en España la interpretaron como una desautorización de la Guardia Civil. Ello, unido a las noticias de la instalación de la malla antitrepa, es lo que ha creado entre los subsaharianos el convencimiento de que o lo intentan ahora o más adelante será muy difícil.