MENÚ
viernes 15 noviembre 2019
03:37
Actualizado

Elecciones 28-A: PP, Cs y Vox rompen las mayorías con 188 escaños

El desplome de Podemos aparta del Gobierno a Sánchez, que no podría repetir la alianza de la moción con los independentistas y que tampoco sumaría con los de Rivera.

  • Elecciones 28-A: PP, Cs y Vox rompen las mayorías con 188 escaños

Tiempo de lectura 8 min.

18 de febrero de 2019. 16:10h

Comentada
Carmen Morodo Madrid. 18/2/2019

El bloque del centro derecha alcanzaría con comodidad la mayoría absoluta de celebrarse hoy las elecciones generales “exprés” que ha convocado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Según la encuesta de NC Report, realizada entre el 11 y el 15 de febrero, en pleno proceso de confirmación de la decisión de Sánchez de llevarlas al 28 de abril, si PP, Ciudadanos (Cs) y Vox repitiesen a nivel nacional el pacto de Andalucía podrían alcanzar entre 181 y 188 diputados, por encima de la mayoría absoluta que está situada en los 176. Además, el PP estaría en condiciones de quedarse como primera fuerza, pero en una posición muy disputada con el PSOE.

El sondeo atribuye al PP de Pablo Casado entre 97 y 100 escaños, mientras que el PSOE de Pedro Sánchez se mueve entre los 96 y los 99. El bloque de izquierdas “pincha” por el desplome de Podemos, que enfrentado a su crisis interna pierde más de 25 escaños. Vox irrumpiría en el Congreso con una veintena de representantes. La encuesta le concede entre 19 y 22 escaños. Ni con la suma de los diputados nacionalistas e independentistas el bloque de izquierdas llegaría a situarse en posición de competencia con la mayoría absoluta del centro derecha. La unión del PSOE y Podemos se coloca en los 139-145 diputados. Con los 22 del bloque independentista más el PNV y EH Bildu, llegarían como mucho a los 169 escaños. Coalición Canaria se queda sin representación.

La clave está, sin duda, en Ciudadanos. En el PSOE, en absoluto descartan que en el resultado final puedan sumar con el partido de Albert Rivera y de esa manera puedan intentar una negociación conjunta del Gobierno de la Nación y de comunidades y ayuntamientos, tras las elecciones autonómicas y municipales de mayo. Piruetas mucho menos previsibles se han ejecutado en política aunque ahora mande en el imaginario la foto de Colón con Cs denunciando “la traición” a España de Sánchez con su negociación con los independentistas. Es, además, una posibilidad que dejan abierta algunos de los estudios que han manejado hasta ahora en Moncloa y en el principal partido de la oposición, aunque este sondeo hecho en el momento de la convocatoria electoral sitúa la suma de PSOE y Ciudadanos entre los 161 y los 165 escaños, por los que necesitarían un tercer apoyo para alcanzar la mayoría absoluta. Y esa alianza es incompatible con Podemos y también, por supuesto, con Vox.

El PP afrontaba ya la campaña de las autonómicas y municipales con la premisa de que si Cs tenía margen, sumaba con PSOE, y el candidato socialista era “aseado”, intentarían en bastantes sitios el acuerdo con este partido antes que unirse a la alianza PP-Vox. Es también más que previsible que la negociación del Gobierno de la Nación vaya ahora ligada a la negociación territorial, pero en el escenario que describe este sondeo de NC Report, el partido de Rivera no tendría apenas margen para desvincularse de una mayoría del centro derecha en la que el primer partido fuera, además, el PP. No obstante, la partida empieza tan ajustada y con tanta incertidumbre sobre los pactos postelectorales que en más de una sede nacional de los principales partidos miran hacia octubre como fecha en la que todavía puede seguir a vueltas la constitución del nuevo Gobierno.

Según las encuesta de febrero, el PP pierde más de un 9 por ciento de votos con respecto a las últimas generales del 26 de junio de 2016. Ahora se mueve en el 23,6 por ciento en intención de voto, y en el camino se deja entre 37 y 40 escaños.

Ciudadanos recupera más de una treintena con respecto a los comicios del 26-J, y sube un 5,8 por ciento. Podemos cae prácticamente el mismo porcentaje que sube Albert Rivera, hasta un 5,2 por ciento, lo que supone perder más de 1,2 millones de votos. Rivera crece en más de 1,3 millones de papeletas. Los socialistas rentabilizan el “efecto Moncloa”, pero de manera precaria, en sólo 318.154 votos más que los que obtuvieron hace tres años. Crecen un 1,5 por ciento y entre 11 y 14 escaños. En cuanto al bloque independentista, ERC es el partido que mejores perspectivas tiene. Subiría tres escaños, los 3 que pierde el PdCAT. Mientras que el PNV se queda igual que estaba en las anteriores generales, con cinco diputados.

El bloque de la derecha sumaba previamente a la crisis de la moción de censura el 50,9 por ciento en intención de voto, y en los meses críticos de mayo a julio bajó al 47,3 por ciento. Tras la elección de Casado comenzó a remontar superando el dato de abril en diciembre. Y en febrero llegó al 52,5 por ciento. La izquierda, sin embargo, ha recorrido el camino inverso según el análisis de NC Report. Consiguió superar el 43 por ciento en sus primeros meses de gobierno para comenzar a caer en el segundo trimestre de 2018 y hasta ahora, que se sitúa en el 40,1 por ciento.

Ciudadanos y Vox llevan tres meses subiendo, moderadamente, pero avanzan. En el periodo diciembre-febrero, han pasado los naranjas del 18 por ciento al 18,9 por ciento; y los de Vox, del 8,7 por ciento al 10 por ciento. Cs mejora con la transferencia que recibe del PSOE, que compensa las pérdidas de los de Rivera a favor de Vox y PP. Al mismo tiempo, Podemos profundiza su crisis, y desde diciembre ha perdido 1,2 puntos, pasando del 17,2 por ciento al actual 16 por ciento.

El PSOE contiene su descenso. En enero registró el 24,2 por ciento del voto y ahora en febrero detiene su caída con el 24,1 por ciento. Capta 622.000 votantes de Podemos, pero pierde 417.000 que se marchan a Cs.

En cuanto al PP, comparte la suerte del PSOE, con descensos importantes entre noviembre y diciembre, pasando del 26,3 por ciento al 24,5 por ciento. Pero entre enero y febrero se estabiliza y retrocede solo del 24 por ciento al 23,6 por ciento. Hasta el tercer trimestre de 2018 el principal destino de los votos que abandonaban el PP era Ciudadanos, y, después, la abstención. Ahora Vox le sustrae ya tantos votantes (1.038.000) como Cs (1.044.000), y la abstención se reduce y pasa a ser la tercera opción para los ex votantes del PP.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs