MENÚ
sábado 17 agosto 2019
23:52
Actualizado

PP y PSOE suben entre 2 y 3 escaños mientras Cs, Podemos y Vox caen

La irrupción de Abascal da la mayoría al bloque de derechas y Sánchez no mantendría La Moncloa ni reeditando el «gobierno Frankenstein».

  • PP y PSOE suben entre 2 y 3 escaños mientras Cs, Podemos y Vox caen

Tiempo de lectura 4 min.

01 de abril de 2019. 17:01h

Comentada
Ainhoa Martínez Madrid. 1/4/2019

Apenas restan cuatro semanas para la celebración de las elecciones generales del 28 de abril. Unos comicios que marcarán un nuevo hito en lo que a la fragmentación parlamentaria se refiere. El endiablado mapa político que arrojaron las urnas en 2016 quedará superado ahora por un nuevo tablero, en el que se prevé la irrupción con fuerza de Vox. El multipartidismo destierra, de este modo, los bloques monocolor y obliga a la necesaria búsqueda de alianzas para llegar a La Moncloa. Esta realidad ha propiciado que en la última semana las invitaciones a formar coaliciones –Rivera se ofreció a Casado, e Iglesias se incluyó en un hipotético ejecutivo de Sánchez– hayan protagonizado la dialéctica política, por encima de la oferta de un proyecto de país a los votantes. Sin embargo, los partidos llamados a ser «bisagra» de gobierno no apuntalan, sino que lastran al bipartidismo.

Según la encuesta electoral de NC Report para LA RAZÓN en la última semana solo PP y PSOE suben –entre dos y tres escaños– mientras que Ciudadanos, Unidas Podemos y Vox ceden al menos un diputado. Esto implica que el avance hacia La Moncloa que registran tanto Pablo Casado como Pedro Sánchez no se traduce en nada, al quedar subsumido en el retroceso de sus eventuales socios. No obstante, el bloque de derechas tendría el poder al alcance de su mano, ya que la suma de PP, Ciudadanos y Vox obtendría el 50,6% del voto (172/180 escaños), a diez puntos de las izquierdas (40,5%) que ni si quiera con los soberanistas (6,3%) podrían superarles. Ese 10 por ciento de diferencia lo marca Santiago Abascal, ya que por bloques, la caída en 44 escaños del PP la contrarresta el equivalente descenso de Iglesias y la subida del PSOE en 28 actas la recorta Rivera con números similares.

Mala noticia para un Pedro Sánchez que, si hoy hubiera elecciones, las ganaría con el 26,7% de los votos y entre 109 y 113 escaños. A pesar de retroceder dos décimas, los socialistas suben entre dos y tres actas. Sin embargo, el ascenso en un millón de votantes, que le permitiría expandir su grupo parlamentario en hasta en 28 diputados más respecto al 26-J, no es suficiente para mantenerse en el poder. Ni siquiera reeditando el «gobierno Frankenstein» con los nacionalistas e independentistas.

La otra cara de la moneda la representa Pablo Casado, que, sin ganar los comicios, podría llegar al Gobierno con el 23,1% de los votos y entre 93 y 96 escaños. Los populares crecen en la última semana 200.000 votos y siete décimas, lo que se traduce en entre dos y tres escaños más. Esta ligera subida les permite colocarse a niveles de hace dos semanas, pero lejos de los buenos datos de 2016 cuando obtuvieron diez puntos más. Hoy su grupo parlamentario se vería mermado en hasta 44 diputados. Esta contingencia no es óbice para llegar a La Moncloa, pues la pujanza del bloque de derechas se lo permitiría.

Esto no se produce gracias al empuje del llamado a ser su socio prioritario. Albert Rivera acusa la oferta de pacto a Casado y registra una ligera bajada de seis décimas y hasta dos parlamentarios en los últimos siete días. Equiparable a lo que sube el PP. La formación naranja se mantiene como tercera fuerza con 16,5% de los votos y entre 56 y 59 escaños. Unos datos que, no obstante, suponen un importante avance con respecto a 2016: hasta 27 diputados más.

La pugna por la cuarta fuerza se da entre Unidas Podemos y Vox. La formación de Pablo Iglesias sufrió el «sorpasso» de Ciudadanos y podría acabar descabalgado hasta el quinto puesto ante el avance de los de Santiago Abascal. Los morados obtendrían hoy el 11,9% de los sufragios, lo que supondría que su grupo parlamentario se vería reducido a menos de la mitad: de los 67 a entre 26 y 28 diputados. A esto hay que añadir que Compromís (5) y En Marea (2) no confluirán con la formación el 28-A. Los de Iglesias bajan una décima y escaño en la última semana y pierden 2,2 millones de votantes desde el 26-J.

La victoria del bloque de derechas obedece a la irrupción de Vox. Su 10,1% del voto marca la diferencia con el frente de izquierdas. No obstante, los de Abascal sufren un ligero retroceso (de cuatro décimas y un escaño) en los últimos siete días, cuando obtuvieron su mejor dato en una encuesta de NC Report. No obstante, la formación de ultraderecha desembarcaría en el Congreso con entre 23 y 25 diputados y sería imprescindible tanto para los pactos de gobernabilidad como para las decisiones legislativas.

Entre los partidos nacionalista, actual muleta del Gobierno de Pedro Sánchez, destaca la subida de ERC al 3% del voto y 12 escaños, tres más de los que tiene en la actualidad. Con estos números le ganaría la batalla al PDeCAT que vería reducido su grupo parlamentario a la mitad: entre cuatro y cinco diputados. Por su parte, el PNV subiría un escaño, hasta los seis, y EH Bildu también podría registrar similar avance, hasta los tres. Coalición Canaria lograría mantener su representación, y la coalición UPN-PP-Cs obtendría un diputado. En cuanto a la participación en estas elecciones decisivas, si hoy se celebrasen la abstención sería prácticamente igual que en 2016, un 33,8%.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs