Sánchez pacta con Mali un plan para el retorno de inmigrantes

El presidente del Gobierno realizó en el país africano su primera visita a las tropas españolas desde que llegó a La Moncloa

Pedro Sánchez a su llegada a Mali para visitar a las tropas/Foto: Efe
Pedro Sánchez a su llegada a Mali para visitar a las tropas/Foto: Efe

El presidente del Gobierno realizó en el país africano su primera visita a las tropas españolas desde que llegó a La Moncloa.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, viajó a Bamako, la capital de Mali, para realizar su primera visita a las tropas españolas desplegadas en el exterior desde que llegó a La Moncloa. En este viaje exprés al octavo país más extenso de África, el presidente conoció de cerca el trabajo de los 250 militares que adiestran al Ejército maliense en la misión de entrenamiento de la UE (EUTM-MALI), en la que España estuvo al mando hasta noviembre.

En este tradicional viaje del Gobierno con motivo de las fiestas navideñas –en el que, en contra de la costumbre, el presidente no estuvo acompañado por la ministra de Defensa, Margarita Robles–, Sánchez quiso centrarse en una de las operaciones en las que España contribuye a la lucha contra el yihadismo en el Sahel: «He querido que mi primera visita a las tropas en el exterior sea aquí», señaló el presidente, que tuvo además unas palabras de reconocimiento y recuerdo para el soldado Antonio Carrero, el último militar español fallecido en una misión internacional y que falleció, precisamente, en Mali en mayo al volcar su blindado cerca de la localidad de Somadougou.

Al aterrizar en Bamako, el presidente fue recibido por las autoridades malienses y mantuvo una reunión con el primer ministro del país, Soumeylou Boubèye Maïga. Según fuentes del Gobierno en el encuentro bilateral, Sánchez trasladó al «premier» maliense asuntos relacionados con la cooperación y la seguridad, así como la cuestión migratoria. Mali es un país de tránsito en la ruta migratoria hacia el continente europeo, pero también un país del que sus ciudadanos emigran. Sánchez pactó con Boubèye Maïga la puesta en marcha de un plan de «retorno voluntario». Cabe recordar que España es, después de Francia, el segundo receptor de la UE de población maliense. En virtud de este plan, a los malienses que estén en España y quieran regresar a su país se les pagará el billete de avión, una pequeña ayuda (de unos 400 euros), y un pequeño incentivo económico –que oscilará entre 100 y 1.000 euros – si tienen un proyecto futuro en Mali. El primer ministro de del país africano valoró la idea como positiva y fuentes gubernamentales indican que pronto podrá ponerse en marcha.

Sánchez tuvo también un encuentro con miembros del contingente español del Destacamento Marfil, estacionado en Senegal y desplazado para la visita a Mali. Desde Bamako, viajó al centro de entrenamiento «Boubacar Sada Sy» en Koulikoro, donde se halla el grueso del contingente español (unos 220 soldados), aunque también hay efectivos desplegados en el cuartel general de Bamako (alrededor de 30) y, según las necesidades del entrenamiento, en alguna de las siete localidades en las que se lleva a cabo la instrucción, incluidos bastiones yihadistas como Gao y Tombuctú.

La misión de Mali está formada por casi 600 soldados de 25 países (21 miembros y cuatro colaboradores no miembros de la UE). De ellos, un 40% son españoles, la mayoría por la Brigada Galicia 7 y en menor medida de la Infantería de Marina Tercio de Armada.

Esta misión de entrenamiento es crucial para la seguridad de España y de Europa y fuentes del Gobierno remarcaron que España contribuye más que ningún otro país a este operativo. En “Boubacar Sada Sy”, Sánchez dijo a las tropas que “están contribuyendo a la seguridad de España y el Sahel ante amenazas como el terrorismo, el tráfico de seres humanos, y la delincuencia”. El mandatario socialista añadió que es así con un “enfoque global”, pues como se deben resolver los problemas.