MENÚ
miércoles 21 noviembre 2018
04:38
Actualizado
  • 1

¿Qué es y cuál es el origen del Toisón de Oro?

Es una de las órdenes de caballería más prestigiosas y antiguas de Europa, y está muy ligada a la dinastía de los Habsburgo y a las coronas de Austria y España.

  • Detalle del Collar del Toisón de Oro, la máxima distinción que concede la Familia Real española. EFE/Mariscal
    Detalle del Collar del Toisón de Oro, la máxima distinción que concede la Familia Real española. EFE/Mariscal
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

30 de enero de 2018. 19:54h

Comentada
Madrid. 30/1/2018

El Rey ha impuesto hoy a la Princesa Leonor la insignia del Collar del Toisón de Oro ante el resto de la Familia Real en una ceremonia con ocasión del 50 cumpleaños de don Felipe, quien ha animado a su hija a guiar siempre sus acciones por la ejemplaridad, la integridad y el cumplimiento de la Constitución.

Ante una mesa donde se exponían el Collar, la credencial de ingreso en la Orden y el libro de sus ordenanzas, Felipe VI ha prendido el lazo con la miniatura del vellocino, símbolo del Toisón de Oro, en el vestido de su primogénita, y a continuación ha dirigido unas palabras desde el atril.

Pero, qué es la Insigne Orden del Toisón de Oro. Pues ni más ni menos que una orden de caballería fundada en 1429 por el duque de Borgoña y conde de Flandes, Felipe III de Borgoña. Es una de las órdenes de caballería más prestigiosas y antiguas de Europa, y está muy ligada a la dinastía de los Habsburgo y a las coronas de Austria y España. De hecho, también está muy ligada a la historia misma de Europa. De hecho, para explicar qué es Europa nos podemos remontar al emperador Carlos V, que convocó en febrero de 1531, en Bruselas precisamente, una Asamblea del Toisón de Oro dentro del espíritu de la caballería que dominaba entonces todas las dimensiones de la sociedad.

El Toisón no debe confundirse con las Ordenes Militares que proporcionaban a sus miembros rentas por sus encomiendas. Otorgaba únicamente honor que es el que proporciona buena fama. Entrar en él significaba adquirir un compromiso en la conducta.

Carlos V trataba de explicar en aquella Asamblea del Toisón cómo vivía Europa en uno de sus momentos más peligrosos pues se enfrentaba, como ahora sucede con un fuerte fundamentalismo islámico. Los otomanos habían cambiado las reglas de su propia religión y se sabía que, acuciados por los éxitos logrados en Sarajevo, Belgrado y Bucarest, preparaban un formidable ejército para apoderarse de Viena y abrir así la puerta por donde pudieran penetrar los camellos. Carlos estaba preparando a los suyos para salvar a Viena. Muchos nobles españoles, incluyendo al duque de Alba acudieron.

¿Qué es y cuál es el origen del Toisón de Oro?
Origen del Toisón en el Ducado de Borgoña

El Ducado de Borgoña fue convirtiéndose, desde los tiempos de Ricardo I en el 880 hasta la llegada de Felipe III de Borgoña en 1419, en un territorio económicamente poderoso. Felipe III intentó convertir el Ducado en un nuevo Estado situado entre Francia y el Sacro Imperio, recuperando así el antiguo reino de la Lotaringia, surgido de la herencia de Carlomagno. Felipe III, mediante herencia, fue incorporando a su poder los condados de Flandes, Artois, los ducados de Brabante, Luxemburgo y Limburgo, junto a los feudos de Henao, Zelanda y Holanda. Por ello, Felipe III el Bueno fue llamado también Gran Duque de Occidente.

Era preciso crear una institución para garantizar la fidelidad de los grandes hombres de todos esos territorios a cambio de dejarles participar en la vida política. Inglaterra era aliada de este ducado y en 1422 Felipe III fue elegido miembro de la Orden de la Jarretera, pero este rehusó para no indisponerse con el rey de Francia, Carlos VII de Valois. Por ello, optó por crear una orden propia, la Orden del Toisón de Oro​ inspirándose en el modelo de la Orden de la Jarretera.​

Los principios de la Orden del Toisón se relacionaban con la lucha contra el poder otomano y la liberación de los Santos Lugares.​

Su constitución se realiza en 1429 conmemorando la celebración de su matrimonio con la princesa portuguesa Isabel de Avis, hija del rey de Portugal Juan I, boda que se celebró en la ciudad de Brujas el 10 de enero de 1430.

Siguiendo su modelo inglés, la orden estaba en origen restringida a un número limitado de caballeros, primero 24 pero incrementado a 30 en 1433 y a 51 en 1516. Los miembros de la Orden no podían ser «herejes» y por tanto se convirtió en una distinción exclusivamente católica durante la Reforma.

La bula de confirmación de la Orden y de aprobación de sus constituciones y ordenanzas la dio el papa Eugenio IV el 7 de septiembre de 1433, siendo las dignidades de la Orden cuatro: el canciller, el tesorero, el rey de armas y el secretario.

Felipe III celebraría 10 capítulos de la Orden. En el séptimo capítulo de la Orden, reunido en Gante, Alfonso el Magnánimo de Aragón fue el primer no borgoñón en recibir el collar. El Duque Carlos el Temerario, heredero de Felipe III, introdujo un mayor boato en el ceremonial, el ropaje, el cónclave y los oficios religiosos.1​

Carlos fallece en 1477 y la herencia del título corresponde a su hija María de Borgoña, sin embargo, una mujer no puede presidir la Orden, por lo que este título irá para su marido, el Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Maximiliano I de Austria, padre de Felipe I el Hermoso y abuelo del Emperador del Sacro Imperio Carlos I de España y V de Alemania. Con estos dos monarcas se produce una vinculación entre la Orden y España, en tanto están vinculados al Ducado de Borgoña.

El gran maestrazgo correspondería al título de rey de España por bulas de los pontífices Gregorio XIII, de 1574, y de Clemente VIII, de 1600.

Últimas noticias