MENÚ
martes 22 octubre 2019
20:45
Actualizado

Rabat dice que impidió la entrada de 870 inmigrantes en Ceuta en las últimas horas

Rabat.

Tiempo de lectura 2 min.

04 de marzo de 2014. 14:05h

Comentada
Rabat. 4/3/2014

Las autoridades de Marruecos confirmaron hoy que han impedido a cerca de "850 emigrantes en situación irregular" la entrada en la ciudad española de Ceuta desde el país magrebí en las últimas horas. En un breve comunicado, la Wilaya (gobierno local) de Tánger-Tetuán señala que los emigrantes fueron interceptados "gracias a la vigilancia de las fuerzas del orden y al dispositivo de seguridad previamente desplegado en el lugar".

Fuentes del Ministerio de Sanidad en la ciudad de Tetuán, capital de la región, explicaron a Efe que varios inmigrantes, supuestamente subsaharianos, resultaron heridos leves y fueron trasladados al hospital Hasan II de Castillejos, pero no ofrecieron más detalles.

Tampoco en el hospital quisieron ofrecer información.

Por su parte, la Delegación del Gobierno en Ceuta cifró en 1.500 las personas que intentaron, en varias tandas entre las 04.30 y las 07.30 hora GMT, asaltar el vallado del perímetro fronterizo en la ciudad, sin conseguirlo en ningún caso.

Esas mismas fuentes dijeron que la policía marroquí (tanto de las Fuerzas Auxiliares como de la Gendarmería) logró rechazar el asalto e hizo huir a los emigrantes, supuestamente subsaharianos, y alabaron "la buena coordinación" policial de los agentes de ambos países.

El pasado jueves, el portavoz del Gobierno, Mustafa al Jalfi, atribuyó la presión migratoria sobre Ceuta y Melilla al hecho de que Marruecos haya "cerrado sus fronteras marítimas" al paso de las pateras hacia España.

Según Al Jalfi, estos esfuerzos han logrado reducir en un 95 % la salida de pateras en los últimos diez años, hecho que ha multiplicado la presión terrestre sobre las dos ciudades españolas.

Las organizaciones pro derechos humanos y de apoyo a los emigrantes aseguran que en los últimos meses los subsaharianos detenidos en las inmediaciones de Ceuta y Melilla ya no son expulsados hasta las fronteras con Argelia, como era habitual, sino que son conducidos a ciudades marroquíes del sur.

Sin embargo, una gran parte de ellos vuelve a dirigirse a las fronteras con las dos ciudades a la espera de un momento más propicio para dar el salto. Marruecos ha cifrado el número de inmigrantes ilegales en su suelo entre los 25.000 y los 40.000 y ha abierto un periodo excepcional de regularización durante todo 2014; en los dos primeros meses del año, algo más de 12.000 han presentado sus solicitudes, según el Consejo Nacional de Derechos Humanos.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs