Un pacto (al margen) de la corrupción

Rajoy asegura que no ha incumplido nada y que las cosas se «solucionan dialogando». Ciudadanos mantendrá su apoyo al Gobierno en temas como los Presupuestos

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy (c), a su llegada a la reunión de líderes del Partido Popular Europeo (PPE) previa a la cumbre del Consejo Europeo
El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy (c), a su llegada a la reunión de líderes del Partido Popular Europeo (PPE) previa a la cumbre del Consejo Europeo

Rajoy asegura que no ha incumplido nada y que las cosas se «solucionan dialogando». Ciudadanos mantendrá su apoyo al Gobierno en temas como los Presupuestos

El ruido de sables por las diferencias entre el Partido Popular y Ciudadanos (Cs) en las propuestas estrella en materia de regeneración democrática, que incluyó el pacto de investidura, quedó ayer contextualizado por la apuesta de las dos partes por salvar el acuerdo a nivel nacional del choque por la corrupción.

La dirección popular confirmó que ésta es su posición. Ni ellos rompen ni dan por roto el acuerdo de investidura y en el que se sostiene el Gobierno en minoría de Mariano Rajoy. Al contrario, los mensajes oficiales van en la dirección de rebajar la tensión, disimular en la medida de lo posible el enfrentamiento, sin ceder en los puntos que les separan, y colocar el acento en otras cuestiones. Y en el caso de Cs, sus portavoces también desvincularon el pacto nacional de la «guerra» por la situación del presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, o por la implementación de medidas estrella para los de Rivera como la limitación de mandatos, la supresión de los aforados o la investigación de la financiación del PP.

Desde Bruselas, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, instó a Ciudadanos a resolver sus diferencias en torno a la corrupción dialogando: «No he incumplido nada. Vamos a intentar –dijo– reconducir esta situación porque no conduce a nada». El presidente añadió que el pacto con Ciudadanos «está ahí» y defendió que se han cumplido «muchas cosas» en «sólo cuatro meses de legislatura», cuando «habitualmente» una legislatura dura cuatro años.

En la misma línea se manifestó el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, quien en el Congreso lamentó el «requiebro» protagonizado por Ciudadanos al acordar con Podemos y PSOE una comisión sobre la financiación irregular de su partido. Maillo reclamó a Cs que «deje a un lado esa foto» con Podemos e IU y vuelva a lo que ha dado «estabilidad» al país, el pacto con el PP y los apoyos de «otras fuerzas como el PSOE», informa Ep. El «número tres» del PP ratificó que, en cualquier caso, para su partido el pacto con Ciudadanos sigue «vigente».

Asimismo, el portavoz parlamentario de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, también desvinculó en público la tensión actual del pacto a nivel nacional con el PP, e incluso de la negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). La posición del partido de Rivera es que el diálogo y la negociación con el PP funcionan «salvo en lo que toca a la corrupción». Y aunque la regeneración haya sido su gran lema electoral, de momento no plantean que haya razón para dar por roto el acuerdo de investidura.

En una entrevista en «Más de uno», en Onda Cero, Girauta aclaró, además, que si el juez desimputase al presidente murciano, investigado por el «caso Auditorio», su partido dejaría de pedir su dimisión. «Si el juez desimputara al presidente murciano, en ese mismo instante dejaríamos de pedir su dimisión porque, en contra de lo que se ha dicho, no se trata de hostilidad, sino de cumplir con una serie de medidas que son de higiene política», subrayó.