Rajoy insiste en reclamar que se deje gobernar a la lista más votada

El PP teme que PSOE y Ciudadanos exijan su retirada como condición para su abstención

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante la visita que ha realizado hoy a la finca de cultivo de alcachofas "Castel Ruiz", en Tudela (Navarra).
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante la visita que ha realizado hoy a la finca de cultivo de alcachofas "Castel Ruiz", en Tudela (Navarra).

El PP teme que PSOE y Ciudadanos exijan su retirada como condición para su abstención

El presidente del Gobierno en funciones y candidato del PP a la reelección, Mariano Rajoy, volvió a defender ayer que se deje gobernar a la lista más votada tras las elecciones generales del 26 de junio. A su juicio, si «al final» no hay «un acuerdo para que alguien tenga mayoría», se debería dejar gobernar a quien los españoles dén más votos en las urnas porque eso es «lo más democrático». Así se pronunció Rajoy a su llegada a Zaragoza al ser preguntado sobre si comparte las declaraciones que ha realizado el ex ministro socialista Jordi Sevilla pidiendo que se deje paso al que sume más apoyos parlamentarios, y sobre si creía que con esas palabras estaba abriendo la puerta a un Gobierno del PP, informa Ep. «Yo no interpreto nada y mucho menos las declaraciones de mis colegas políticos».

El jefe del Ejecutivo en funciones señaló que él considera que es «bueno» que en España se forme un Gobierno «sensato y responsable», y «en el supuesto de que al final no haya un acuerdo para que alguien tenga mayoría, debería dejarse gobernar a quien los españoles dén más votos». En su opinión, eso es «lo más democrático que se puede hacer». Rajoy también insistió en la necesidad de que se acelere la formación de gobierno después de las elecciones porque el país no puede seguir en funciones, un mensaje que ha reiterado en los últimos días. «Espero que haya Gobierno pronto porque no se puede estar tanto tiempo en una situación como la que hemos vivido», precisó.

En la dirección popular manejan como escenario postelectoral que socialistas y Ciudadanos puedan conjurarse para exigir la salida de Rajoy como condición para su abstención a un Gobierno del PP. Rajoy necesitaría consolidar sus posiciones, y mejorarlas si cabe con respecto a diciembre, para no enfrentarse a una situación «complicada». Serán los resultados electorales los que marquen, en cualquier caso, el tablero postelectoral. Los populares confían en que la crisis socialista, si Pedro Sánchez pierde apoyos con respecto a diciembre, coloque al PSOE ante una coyuntura tan endiablada que acabe cediendo a la abstención, como así defienden algunos veteranos dirigentes de ese partido. El líder socialista mantiene su firme negativa a esa hipótesis, un posicionamiento que no es sólo estrategia de campaña.

Por otra parte, en su campaña sectorial y focalizada en el voto menos urbano, el candidato del PP hizo ayer un guiño a las diputaciones provinciales, condenadas en el pacto que socialistas y Ciudadanos firmaron tras las elecciones de diciembre, y que fue tumbado por la mayoría del Congreso. «Ni tienen déficit ni tienen deuda y, además, atienden a todas aquellas personas que viven en el mundo rural, que tienen derecho a los mismos servicios públicos que los que vivimos en el mundo urbano». Rajoy visitó en Tudela la finca de alcachofas Castel Ruiz, donde se «emocionó» con el trabajo en el campo. El líder «popular» aprovechó la jornada para destacar el «enorme esfuerzo» del sector de la agricultura y de la industria agroalimentaria para exportar porque «eso genera riqueza aquí».