Noticias destacadas

Investigación

Los registros a la trama del "Tito Berni" respaldan la confesión del "encantador de serpientes"

El sumario detalla cómo los agentes hallaron dinero en efectivo que no ven justificado, facturas de restaurantes y comidas y un pago anotado al general

El diputado Fuentes Curbelo declara ante el juez
El diputado Fuentes Curbelo declara ante el juezLA RAZÓN

Él mismo se definió como «un mentiroso y un loco» –en una conversación con el exdiputado socialista Bernardo Fuentes Curbelo incorporada al sumario–, aunque a renglón seguido advirtió al «Tito Berni» que «el Navarro loco lo tiene todo guardadito». Uno de los investigados, el empresario Raúl Gómez Rojo, lo llegó a definir ante la jueza que dirige la investigación por corrupción a la «trama Mediador» como «un encantador de serpientes».

Pero lo cierto es que las entradas y registros en los domicilios y empresas de algunos de los investigados no han hecho sino corroborar la declaración de Antonio Navarro Tacoronte que hizo aflorar los entresijos de los negocios turbios del exdiputado socialista en el Congreso, respaldado según la investigación policial por el general de la Guardia Civil ya retirado Francisco Espinosa y por el que fuera director general de Ganadería del Gobierno canario Taishet Fuentes, a la sazón sobrino del «Tito Berni», quien le precedió en el cargo.

La investigación ya puso de relieve el hallazgo de 61.110 euros en el registro del domicilio del general Espinosa, exjefe de la Comandancia de Las Palmas, que atribuyó esos «ahorros» a la venta de un piso herencia de su padre, a la compra de un Rolex para un amigo y a 12.000 euros que sacó del banco en plena pandemia por lo que pudiera pasar.

Pero la sucesión de registros por orden judicial ha hecho aflorar igualmente indicios que los investigadores consideran significativos para afianzar los vínculos entre algunos de los imputados en el marco de la supuesta trama. Por ejemplo, en el domicilio del empresario Antonio Bautista, «El Curita», los agentes hallaron una tarjeta de visita a nombre del general Espinosa. Asimismo, en la sede de su empresa, Cleanergetic Seers Solutions, la Guardia Civil encontró documentos de facturas de hotel y de pagos en restaurantes que coinciden con algunos de los encuentros del «mediador» y el general con empresarios. Entre ellos, una factura de 402,90 euros correspondiente a una comida en el restaurante La Trainera el 14 de septiembre de 2020. O el recibo de otro encuentro en el restaurante madrileño La Quinta (que quedó además documentado en fotografías incorporadas al sumario) el 22 de octubre de 2020 por un importe de 120 euros, y otro de 100 euros en el mismo restaurante el 30 de octubre.

"1.700€ Papa"

Del mismo modo, los agentes se incautaron de una factura de la estancia de Navarro Tacoronte en el hotel Victoria 4 de la capital (muy cercano al Congreso, donde los empresarios comenzaban su tour en Madrid, que solía terminar, según la investigación, en un club de alterne, siendo costeados siempre los gastos por los empresarios en busca de la influencia del diputado socialista y el general para hacer prosperar sus negocios en las islas Canarias).

Las actas de registro también ponen de relieve cómo los agentes encontraron en la sede de la empresa de José Santiago Suárez Esteve, «José Drones», de anotaciones que recogen presuntos pagos efectuados al general Espinosa y que la Guardia Civil considera «de sumo interés». Y es que en el domicilio social de Asesoramiento y Servicio de Drones S. L. en Paterna (Valencia) los agentes hallaron la anotación «1.700€ Papa» (el alias con el que se referían al general), un hecho que puesto en conexión con lo relatado hasta ahora» (el interés de Suárez Estéve en «aprovechar las relaciones en el ámbito empresarial» de Espinosa para conseguir «contratos con empresas locales canarias y del entorno del general» –recalca la Guardia Civil– «ofrece poco margen de interpretación».

A este mismo empresario, interesado en implantar su negocio de drones en granjas y ganaderías canarias y para quien el hecho de que Espinosa liderase el proyecto Sahel suponía «una motivación empresarial» añadida, la Guardia Civil le señala por un audio cuya información califica de «muy significativa». En esa grabación efectuada por el «mediador» que da nombre a la trama, y abordando precisamente el asunto de la contratación pública, «José Drones» apunta: «Todo lo que hago en África a través del Papa».

"Contratar a un Ferrari"

José Suárez Esteve aseguró no obstante en su declaración que el general «no tuvo influencia» en las adjudicaciones de 2020 y 2021 a su empresa en el Sahel por parte de la Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas (FIIAPP), que según dijo se produjeron «con toda limpieza».

Los agentes también se incautaron en el registro al empresario Alberto Montesdeoca del archivo «Bancos 19», que incluye justificantes bancarios de ingresos en efectivo, y una bolsa de plástico cerrada con una etiqueta con la leyenda «Operador Manuel» con un total de 10.455 euros en efectivo.

Pero lo cierto es que, según pone de manifiesto la investigación, los empresarios tenían claro que para beneficiarse de los contactos privilegiados de la «trama Mediador» –a través de los tentáculos políticos que garantizaba el entonces diputado del PSOE en el Congreso Bernardo Fuentes Curbelo, «Tito Berni», y los empresariales a través del general Francisco Espinosa, que había sido jefe de la Comandancia de Las Palmas, tenían que pagar. En una conversación el 3 de diciembre de 2020 con el «intermediario» de la organización investigada por corrupción, el general, bromeando, ya se lo advirtió a Antonio Navarro Tacoronte, preguntándole en tono jocoso si «vuestro circuito está preparado para contratar a un Ferrari». Pero quizá rumiando el alto caché que las palabras de Espinosa dejaban traslucir, el «mediador» replicó que no habían «contratado un Ferrari» y que el mejor coche del mercado «es un Byron». «Usted es el híbrido entre Ferrari, Porsche, Byron y todas esas cosas...».

Al máximo nivel se llega si el viejo cobra"

De hecho, las conversaciones grabadas por Antonio Navarro que están incorporadas al sumario dejan entrever los recelos del «intermediario» respecto a Espinosa. «El general es muy buena gente, pero a mí me gustan las cabras amarradas», le dijo al empresario Antonio Bautista, «El Curita». Para el «mediador», lo cierto era que el general «era mucho más prudente que Curbelo a la hora de hablar y también a la hora de recibir los regalos o pedirlos».

Un supuesta prudencia que, según asegura «José Drones» en otra de las conversaciones, hizo que el general le pidiera si podía «intervenir en el tema económico» (pedir sus emolumentos a los empresarios, según señala la Guardia Civil), porque el tema del dinero «no le gusta». «Yo no soy de este mundo, José, tú sabes que yo soy un verde... que... coño... ese es mi mundo».

En todo caso, lo que sí no les ofrecía duda alguna era que «el viejo llegaba al máximo nivel, pero al máximo nivel se llega si el viejo cobra por un trabajo, si no, no se llega, ja ja ja, así de sencillo».

[[H3:«Tito Berni»: «A mí no me ha pagado un duro»]]

El sumario evidencia el enfado de los empresarios que comprobaron que las cantidades pagadas a la trama no sirvieron para conseguir adjudicaciones o frenar sanciones. Así, «José Drones» se quejó de que le faltaban «la factura de todos los pagos que te he hecho... El dinero lo he mandado para un negocio que no existe».

Así consta en un informe de la Guardia Civil del 26 de octubre del pasado año que también reseña que su empresa de drones facturó a la Guardia Civil entre 2020 y 2022 un total de 37.751 euros. Y cuando el «mediador» le trasladó al «Tito Berni» el mosqueo del empresario, este replicó: «A mí no me ha pagado un duro, así que no tengo que devolver nada».