MENÚ
sábado 21 septiembre 2019
17:31
Actualizado

Sánchez se «rinde» a Torra

Concede la foto de «gobiernos» que demandaba la Generalitat, en una reunión de trámite en la que no se habló de Presupuestos ni del referéndum y que se salda con el reconocimiento del «conflicto» por parte de Moncloa.

  • Pedro Sánchez (3i), Quim Torra (3d), Carmen Calvo (2i), Meritxell Batet (i), Pere Aragonés (2d), y Elsa Artadi (d), posan en la foto de familia. EFE/Generalitat de Cataluña/Jordi Bedmar
    Pedro Sánchez (3i), Quim Torra (3d), Carmen Calvo (2i), Meritxell Batet (i), Pere Aragonés (2d), y Elsa Artadi (d), posan en la foto de familia. EFE/Generalitat de Cataluña/Jordi Bedmar
true
Barcelona.

Tiempo de lectura 4 min.

21 de diciembre de 2018. 04:55h

Comentada
Ainhoa Martínez,  J. Gallego.  Barcelona. 20/12/2018

La cita entre Pedro Sánchez y Quim Torra estuvo marcada por los pequeños detalles, esos que desde Moncloa se ocuparon de cuidar al milímetro. La prioridad era vencer la tiranía de la imagen, de la instantánea a seis que arrojara la percepción de una «cumbre entre gobiernos» como quería trasladar la Generalitat. Esa foto no se pudo evitar. Se escenificó, pero la puesta en escena dejó en evidencia al Govern. Con caras serias, de pie y sin dar sensación alguna de interlocución. «La cita es entre presidentes», se ocuparon insistentemente de enfatizar desde Moncloa, y «en paralelo» se reunieron la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo; la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet; el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, y la portavoz, Elsa Artadi. Todos, los seis se reunieron posteriormente, en lo que fuentes gubernamentales definieron como «un saludo final de cortesía». «Ha sido un encuentro cordial para despedirnos», restó trascendencia Batet. Torra tiene su foto de «gobiernos» y Sánchez impone su formato por separado. A esto, a la gestualidad se resumió la cita en la que, a pesar de la «importancia» que le confería el Ejecutivo central, el contenido no estuvo trabajado. Apenas una hora de duración, sin orden del día y con una «agenda abierta» de temas a tratar en la que no estuvieron sobre la mesa ni los Presupuestos, ni los indultos a los presos, ni el referéndum. Eso sí, un diagnóstico común en el que Moncloa también asumió que lo que vive Cataluña adquiere tintes de «conflicto».

Este vacío de contenido se reflejó en que ambos gobiernos salen de la cita con un emplazamiento para verse de nuevo en enero bajo el mismo formato, presidentes, junto a ministros y consellers del mismo ramo. Es ahí donde se comprometieron a activar un diálogo fructífero, ya que en la reunión de ayer se limitaron a emitir un escueto comunicado conjunto de diagnóstico de la situación, en el que ambas administraciones coincidieron en la existencia de un «conflicto sobre el futuro de Cataluña», aunque difieren sobre su resolución y naturaleza, lo que no impidió que apalabraran trabajar en una «propuesta efectiva» que obtenga el respaldo mayoritario de la sociedad catalana. A juicio de Quim Torra, ese respaldo solo lo concitan un referéndum de autodeterminación, la abolición de la monarquía y la impunidad para los dirigentes independentistas acusados de rebelión, recurriendo a diferentes encuestas publicadas. Mientras tanto, la portavoz del Govern, Elsa Artadi, reclamó «seguir potenciando los espacios de diálogo».

En este sentido, según explicó Artadi, se marcaron el reto de trabajar en tres líneas: en dar una respuesta democrática a la crisis catalana; plantear una regeneración democrática y desjudicializar la política; y, trabajar para combatir todos los vestigios franquistas presentes « en las instituciones y sociedad». En cualquier caso, en paralelo a la negociación de estos problemas, la consellera aseguró que también deben haber avances en otras materias e insistió en imponer una «periodicidad» a esta nueva fase de diálogo para «intentar que este camino dé frutos». Artadi lamentó que han transcurrido cinco meses desde el último encuentro, y negó que se hubieran abordado algunos aspectos candentes como los Presupuestos Generales del Estado o los indultos.

Desde el Gobierno se felicitaron de la recuperación de la «normalidad» y se emplazaron a satisfacer su «voluntad de diálogo dentro de un marco de seguridad jurídica» como ofrece la Constitución. La solución política a la que apela Moncloa se ubica dentro del Estatuto de Autonomía y el único referéndum que baraja el Gobierno es al que se someta esta reforma. Batet defendió que el derecho de autodeterminación no existe y que «el problema de fondo» no se puede resolver con un planteamiento binario». Fuentes consultadas reconocen que tras la reunión perciben que la Generalitat ha renunciado a la «unilateralidad» de manera «inequívoca», aunque esta asunción podría ser «más explícita». La ministra de Política Territorial confirmó que no se habló del 155, una respuesta que Moncloa tampoco considera eficaz para encarar la crisis territorial.

En cuanto a la cumbre de enero, Batet no quiso conferirle la entidad que tuvo la de ayer y la circunscribió en «retomar las relaciones habituales». Moncloa sale de Pedralbes habiendo cedido a las exigencias gestuales de Torra y se reserva las propuestas de calado para el Consejo de Ministros que se celebra hoy en la Llotja del Mar, antes de abandonar Barcelona.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs