Sánchez rectifica y elimina la alianza con Podemos de su programa

Mantiene el «reconocimiento del carácter plurinacional del Estado español»

El candidato a la secretaría general del PSOE, Pedro Sánchez, ayer en un acto político en Sabadell
El candidato a la secretaría general del PSOE, Pedro Sánchez, ayer en un acto político en Sabadell

Mantiene el «reconocimiento del carácter plurinacional del Estado español».

La relación de Pedro Sánchez con Podemos es una historia de idas y venidas. El secretario general ha pasado de renegar de la formación morada, tras ver frustrada su investidura por el voto negativo de sus 71 diputados, a defender que el PSOE debía trabajar «codo con codo» con el partido de Pablo Iglesias para volver al Gobierno. Ahora, el ex secretario general se ha visto obligado a marcar distancias de nuevo para no ver perjudicadas sus opciones en las primarias socialistas. La moción de censura a Mariano Rajoy, la manifestación programada para la previa de la elección del secretario general socialista o el «tramabús» con la foto de Felipe González han supuesto un triple desafío al PSOE y lo que es más importante, han generado un gran rechazo entre la militancia, que no olvida que Unidos Podemos votó en contra de un Gobierno socialista. Por ello, Sánchez se ha visto obligado a modificar el apartado de «alianzas estratégicas básicas» de su programa para el 39º Congreso, eliminando la llamada a constituir con los morados una «alianza de progreso». En concreto, la candidatura del ex líder socialista se refería a tejer complicidades con «todas las fuerzas que coincidan en la necesidad de desarrollar una democracia avanzada en lo político y en lo económico» para hacer frente al «capitalismo neoliberal» del PP, una redacción que aludía directamente al partido de Iglesias y que ha sido sustituida por alianzas con «sectores de la sociedad que impulsan políticas de progreso».

Fuentes de la candidatura del ex líder reconocían en privado que se refieren a fuerzas «que asuman comportamientos responsables» y ya han constatado que de Podemos «no se puede esperar tal cosa». La autoenmienda al documento procede de los propios militantes, a los que se les trasladó el texto para que hicieran sus aportaciones –hasta 97.000, traducidas en 77 nuevas propuestas–, y que han mostrado su «rechazo manifiesto» a la formación de Iglesias.

En la nueva redacción también se elimina otro extracto polémico, el que se refería a las Juventudes Socialistas como una «plataforma de lanzamiento de carreras personales» y que causó un hondo malestar entre este sector. Incluso el pedrista Odón Elorza llegó a reconocer en un acto público que esa redacción era un error y se eliminaría, como así ha sido.

Lo que sí se mantiene es la alusión a «una reforma constitucional federal, manteniendo que la soberanía reside en el conjunto del pueblo español», pero perfeccionando «el reconocimiento del carácter plurinacional del Estado, apuntado en el artículo 2 de la Constitución». Un aspecto que generó polémica y que los pedristas se afanaron en atajar, señalando que se referían a nacionalidades desde el punto de vista cultural y no político o jurídico.

Tampoco cambia la relación de Sánchez con la prensa, el ex líder lanzó varios reproches a los medios de comunicación en la presentación de su programa por no trasladar las propuestas de los candidatos, sino el clima de confrontación existente entre ellos. Sánchez, que llamó a «romper esa barrera», se marchó del acto sin responder a preguntas de los periodistas.