Tabarnia frenará al independentismo el próximo 25 de febrero en Barcelona

Su presidente en el exilio asegura ser «los anticuerpos» ante el separatismo. Avisan de que «Tabarnia será una realidad si nos obligan»

El dramaturgo y "presidente de Tabarnia en el exilio", Albert Boadella, posa, durante la rueda de prensa que ha ofrecido hoy en Madrid para valorar la situación política y social catalana
El dramaturgo y "presidente de Tabarnia en el exilio", Albert Boadella, posa, durante la rueda de prensa que ha ofrecido hoy en Madrid para valorar la situación política y social catalana

Su presidente en el exilio, Albert Boadella, asegura ser «los anticuerpos» ante el separatismo. Avisan de que «Tabarnia será una realidad si nos obligan».

Para los escépticos, Tabarnia se ha convertido hoy en una realidad. Lo podrán testar el próximo 25 de febrero en el centro de Barcelona, según lo anunció desde Madrid su presidente en el “exilio”, Albert Boadella.

Los promotores de la lucha contra el independentismo -la plataforma que propone segregar comarcas de Barcelona y Tarragona de la Cataluña independentista- pretenden abarrotar las calles para defender “los derechos y deberes del pueblo de Tabarnia”. Esta será la primera gran manifestación en la capital de Cataluña en defensa de la libertad que promueven y contará con una ofrenda floral a Rafael de Casanova (el último conseller en Cap y un referente del catalanismo), con la bandera oficial del territorio en ciernes, e incluso, con el himno nacional, que según e dramaturgo entonar “Viva Tabarnia” es lo mismo que gritar “Viva España”.

El presidente de Tabarnia ha comparecido ante una abarrotada sala de prensa en Madrid para anunciar el fin principal de la plataforma: “Tabarnia está para salvar esta situación frente al cuento del derecho a decidir”, advirtió. Como firme defensor de la unión de la Península, el dramaturgo se presentó como “los anticuerpos” ante el separatismo. “Ante la inmensa epidemia somos los anticuerpos”. “Somos la única terapia posible, más que los 155 (por el artículo de la Constitución vigente en Cataluña), que tampoco están de más, o de las cárceles, que tampoco están de más y son enormemente pedagógicas”.

Haciendo gala del humor con el que desde los inicios de esta plataforma se quiso identificar para poner en evidencia el discurso secesionista, Boadella ha asegurado que “el presidente legítimo y honorable soy yo”, emulando al ex president Carles Puigdemont, que plantea ahora una presidencia en paralelo, o incluso, modificar la ley de la Presidencia de la Generalitat para conseguir poder político. Sobre el procés independentista, el dramaturgo auguró que acabará “mal o muy mal” y vaticinó que “va a durar mucho tiempo”. A Puigdemont le recriminó que “ni siquiera es un buen cómico”. “En una escuela de payasos sería desechado, no sería ni un buen alumno”, esgrimió.

Acompañado de Tomas Guasch, Jaume Vives y Miguel Martínez, que desplegaron la que sería la insignia de este nuevo territorio, creada a partir de las banderas de Tarragona y Barcelona, en la que se puede leer en el escudo “Acta est fabula”, es decir, la función ha terminado, los promotores advirtieron de que “Tabarnia será una realidad, si nos obligan”. Boadella defendió que el humor es el “gran antídoto contra el fundamentalismo”. Para aquellos que no toman en serio este proyecto, Vives lanzó la primera advertencia. “Tabarnia va en serio”, aunque reconoció que “lo deseable es que nos podamos quedar en nuestro primer objetivo, ser un espejo de sus contradicciones (las del independentismo), pero si no nos dan otro remedio, Tabarnia es una bala de oro que nos garantiza que no nos hundiremos con ellos”, aseguró.