MENÚ
miércoles 20 marzo 2019
14:05
Actualizado

Trapero critica la "irresponsabilidad" de Forn al llamar a votar el 1-O

El mayor de los Mossos asegura que sus declaraciones "encajaron muy mal" en la Policía autonómica

  • Josep Lluís Trapero, jefe de los Mossos d'Esquadra durante el 1-O, y su abogada, Olga Tubau (d) en la sesión del juicio del "procés"
    Josep Lluís Trapero, jefe de los Mossos d'Esquadra durante el 1-O, y su abogada, Olga Tubau (d) en la sesión del juicio del "procés" /

    Efe

Tiempo de lectura 4 min.

14 de marzo de 2019. 15:26h

Comentada
Ricardo Coarasa Madrid. 14/3/2019

El mayor de los Mossoss Josep Lluís Trapero ha criticado el comportamiento del que fuera su jefe político, el ex conseller de Interior Joaquim Forn, por llamar a votar el 1-O pese a la orden judicial de impedir el referéndum soberanista suspendido por el Tribunal Constitucional (TC). Trapero ha reconocido que esas manifestaciones "encajaron muy mal" en la Policía autonómica y ha añadido, incluso, que en sus palabras "había un punto de irresponsabilidad". "Pero yo y el cuerpo tenemos la fuerza que tenemos...", ha asegurado para evidenciar que no podía hacer nada para evitar la locuacidad del conseller.

El testigo ha reconocido también que trasladaba a Forn puntualmente "todas las órdenes que recibía de Fiscalía", confiando en su "deber de sigilo" y dado que tenían trascendencia y repercusión en el orden público, pero se ha desmarcado de que esas pautas trascendieran públicamente.

Trapero ha recordado la conflictiva relación que mantuvo con el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, coordinador del dispositivo policial del 1-O, que derivó en una "tensión dialéctica" al tratar del uso de la fuerza para impedir el referéndum ilegal. Hasta el punto de que delegar en el comisario Ferrán López para que asistiera a las reuniones de coordinación supuso para él, ha admitido, "una liberación".

Respecto al operativo desplegado por los Mossos el 1-O ha insistido en que se enmarcaba dentro de "un dispositivo conjunto". "¿Planteó usted un dispositivo que no servía para nada?", le ha planteado directamente el fiscal. "Eso no es verdad", se ha revuelto Trapero, que ha defendido que los binomios de agentes desplazados a los centros de votación estaba "pactado" como parte de una actuación previa. "Lo hicieron muy bien", ha defendido. El mayor de los Mossos ha replicado al fiscal que el operativo "no tenía otra finalidad que cumplir los mandatos judiciales". "Nos hubiera encantado que hubiese mejores resultados, sí, pero hubo los que pudimos hacer entre todos".

Incidentes del 20-S
Trapero ha confirmado también que fue el ex conseller de Interior Joaquim Forn quien le llamó durante los incidentes en los registros de la Conselleria Economía el 20 de septiembre de 2017, para que se pusiera en contacto con Jordi Sánchez, líder de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) convocante de la protesta, para que "mediara" con los concentrados dada su disposición a "intentar ayudar". Trapero -que está pendiente de juicio en la Audiencia Nacional y para quien la Fiscalía pide una condena de once años de prisión por rebelión- ha defendido la actuación de los Mossos durante esa jornada en la que la comitiva judicial estuvo retenida durante horas en la sede de Economía. De hecho, ha asegurado que tras pedir la colaboración a Sánchez -que se sienta en el banquillo acusado de rebelión y se enfrenta a una petición de la Fiscalía de 17 años de cárcel- para organizar un cordón de voluntarios precio al policial, pasadas las once de la noche y tras recibir una llamada del juez de Barcelona que ordenó los registros, que le instó a sacar a la comisión del edificio cuanto antes, planteó a la secretaria judicial una solución "alternativa". Esa propuesta, que pasaba por salir por la azotea hasta un teatro contiguo, se adoptó finalmente, ha dicho, "para ahorrar el tiempo de volver a montar el cordón policial", que a esas horas ya "se había desmontado" porque el trabajo de la comitiva judicial "se había retrasado por problemas técnicos de clonado de información". Trapero ha puesto en duda la versión de la letrada sobre las dificultades para abandonar el edificio. Cuando le trasladaron esa inquietud, ha recordado, "me quedo extrañado porque eso no es lo que estamos viviendo".

Una vez en el teatro, Trapero ha explicado que la letrada de la Administración de Justicia "tuvo que esperar a que acabase la obra porque al pasar la hubiera visto el público y eso no era lógico. Una vez concluida la función, además, la espera se prolongó porque el responsable del local les transmitió que no le permitían salir. Fue entonces cuando, según ha añadido, le dijo al mando de los Mossos al cargo del dispositivo: "Xavi, la responsabilidad es mía: coges a la secretaria y sales".

A preguntas del abogado de Vox, Javier Ortega, el mando de la Policía autonómica ha eludido en todo momento la palabra "violencia" al referirse a los incidentes frente a la Consejería de Economía aunque sí ha reconocido que se produjo el lanzamiento de una botella a dos agentes del servicio de mediación a los que confundieron con guardias civiles y que pasadas las 22:15 "cuando estamos montando el cordón al llegar la Brigada Móvil un grupo de gente se pone enfrente para intentar entorpecer su paso y hay algún lanzamiento de alguna botella". "Y evidentemente, lo de los coches", ha añadido en referencia al destrozo de varios coches de la Guardia Civil por parte de los manifestantes.
Trapero ha asegurado que Forn no modificó el dispositivo Ágora" que se puso en marcha en Cataluña ante la "tensión social que cada vez iba a más" dado que se registraban "incidentes" en concentraciones, manifestaciones de grupos antagonistas y había personas que hacían pintadas, escraches...". "Hubiese sido una aventura, porque el señor Forn no es un técnico de la policía". Eso sí, ha recordado que su jefe de gabinete intentó sin éxito que se modificara la referencia a esa "tensión social".

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs