MENÚ
sábado 19 enero 2019
08:47
Actualizado

Un ex asesor de Almunia malversó fondos públicos del PSOE-Europa

  • Antonio Quero, a la derecha, con Joaquín Almunia
    Antonio Quero, a la derecha, con Joaquín Almunia

Tiempo de lectura 4 min.

15 de mayo de 2013. 02:21h

Comentada
15/5/2013

ETIQUETAS

Todo empezó en Lausanne, Suiza, en 2008, con el VIII Congreso del PSOE Europa. Javier Moreno renovó su mandato como secretario general y Antonio Quero, el de secretario de Organización. Entonces ya había sospechas –sólo eran sospechas–, pero la Comisión Revisora de Cuentas las convirtió en certezas. Hablamos de desvío de fondos públicos, de descuadres contables, de gastos sin justificar, de una sociedad de inversión en Bolsa a la que se transfería el dinero de la federación europea... ¿El final? La historia aún no ha acabado, pero, tras dos años de denuncias sin escuchar y cartas sin contestar, el pasado 15 de abril, la Comisión Federal de Ética y Garantías de Ferraz abrió por fin un expediente disciplinario y procedió a la expulsión provisional de Antonio Quero. El protagonista de esta turbia historia, conocida por unos, denunciada por otros y callada por alguno, fue ex asesor de Joaquín Almunia en la Comisión Europea, promotor del movimiento «Bases en Red», supuesto adalid de la regeneración democrática y colaborador habitual de algunos medios progresistas hoy como coordinador de «Factoría Democrática». Antonio Quero fue incluso aspirante baldío a liderar el partido de Pablo Iglesias en el congreso federal de Sevilla y algunos medios le promocionaron como la tercera vía entre Chacón y Rubalcaba, pese a que no logró ni los avales necesarios para llegar al cónclave.

Obligado es, para conocer los detalles, remontarse al primer trimestre de 2011 cuando la Comisión Revisora de Cuentas del PSOE-Europa descubrió la existencia de descuadres contables en la Secretaría de Organización, que dirigía Quero. Los hechos se pusieron en conocimiento del secretario general, Javier Moreno. Entre ellos, varios gastos sin justificar, facturas astronómicas de teléfono, pagos y retirada de dinero con la tarjeta Mastercard de la cuenta de la federación para uso personal... Y lo más gordo: el desvío de 39.416 euros de la cuenta de Solidaridad Sin Fronteras Internacional (SSF), con la que funciona la federación, a una sociedad de inversión en Bolsa llamada «Robin Hood Finances ASBL». A la vista de la investigación, Quero tuvo que devolver una parte del dinero sin justificar y se le forzó a presentar su dimisión como secretario de Organización, una decisión que él justificó por su implicación en los proyectos «Bases en Red» y «Ganar PSOE 2012», dos plataformas con las que ya predicaba en las redes sociales sobre ética política. Antes, en su defensa siempre dijo que la Comisión Ejecutiva del PSOE Europa estaba al corriente de sus «manejos», versión que negaron los aludidos. Se mantuvo, no obstante, como vocal hasta junio de 2011, cuando su sucesora en Organización le forzó también a dejar la vocalía. Pero Quero siguió teniendo acceso a la cuenta de SSF en Bélgica, según fuentes conocedoras del caso, que descubrieron otros gastos irregulares durante todo 2011, cuando ya había dimitido. En noviembre de ese año, el Comité Director de los socialistas europeos remitió toda la documentación a Feraz con la etiqueta del «caso Robin Hood» en alusión a la sociedad creada por Quero y a la que desviaba los fondos públicos. Con Marcelino Iglesias de secretario de Organización y José Blanco, de vicepresidente, comenzó una investigación que fue interrumpida por la convocatoria del Congreso de Sevilla. En mayo de 2012, tras el XIX Congreso del PSOE Europa, no se sometió ni a debate ni a votación el informe de la Comisión de Cuentas tras alegar que estaba siendo estudiado en Ferraz. Sin embargo, no ha sido hasta el pasado abril, en la primera reunión de la Comisión Federal de Ética y Garantías tras el Congreso de Sevilla, cuando se ha tomado la decisión de expulsarle. Está acreditado, según dice la resolución, que transfirió parte del dinero de la federación a una empresa de inversiones, al menos unos 35.000 euros que procedían de subvenciones públicas. Según el reglamento del PSOE, Quero ha incurrido en una falta muy grave por una irregular administración de los fondos del partido.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs