Verano bien. ¿Después qué?

La Razón
La RazónLa Razón

Eurostat anunció la salida de la recesión de la zona euro. La siguiente buena noticia será el aumento del PIB español en el tercer trimestre de 2013. La temporada turística va a ser buena. Si Alemania, Francia e Inglaterra crecen, sus ciudadanos veranean y con la violencia en el norte de África somos de los destinos seguros. Y para el cuarto trimestre de 2013 y el primero de 2014 ¿cuál es el pronóstico?

El dato clave será el desempleo en octubre. Si los nuevos parados son sensiblemente menos de 100.000, cifra de aumento del paro ese mes los años anteriores, se podrá asegurar que la recuperación es firme. A espera de ese dato, el pronóstico, de momento, es positivo. La prima de riesgo se dirige hacia los 200 puntos, aumentando la confianza en la economía. Las exportaciones subirán gracias al crecimiento de la zona euro (nuestros principales clientes), el de EE UU (con los estímulos monetarios funcionando) y el de las economías asiáticas emergentes. La duda es el consumo interno y la inversión privada, dado que el sector público necesita contener el déficit y no tirará de la demanda.

El consumo interno privado se mantendrá o subirá. El índice de confianza de los consumidores en julio (63,3) es el más alto desde hace más de un año. Aumento significativo, ya que el indicador sobre expectativas de los consumidores en julio fue también el más alto (79,2) y creciendo. Aún así, no hay que esperar un gran tirón de este componente de la demanda. Queda por tanto analizar la inversión privada; lo más probable es que después de muchos meses de sequía se recupere.

Sí, el PIB español crecerá en el segundo semestre del año. Pero el Gobierno necesitará seguir profundizando en las reformas y, sobre todo, mantener despejada su estabilidad política para afianzar esa subida el 2014.