eSports

La preparación física de los profesionales de los eSports

Mucho se ha hablado durante los últimos días acerca de los deportes electrónicos y su éxito, especialmente, entre los más jóvenes. Estos torneos reúnen a los jugadores y equipos de videojuegos más talentosos y han logrado, con el paso del tiempo, enganchar a un público que, ahora, tiene sus propios ídolos al margen del deporte tradicional

Los deportes electrónicos son los únicos en activo durante las últimas semanas
Los deportes electrónicos son los únicos en activo durante las últimas semanas FOTO: La Razón Los deportes electrónicos son los únicos en activo durante las últimas semanas

El reciente crecimiento del sector de los videojuegos, que cada vez está más presente en nuestros hogares, ha ayudado a que todos estos jugadores consigan aún más reconocimiento y que esta industria sea, ahora mismo, una de las que más crecimiento económico tenga en el ámbito deportivo.

Algo que empezó como una propuesta de entretenimiento para un nicho de mercado muy concreto ha acabado siendo el ocio habitual de miles de seguidores que siguen sus partidas favoritas a través de canales como Twitch, que consiguen muchísimas visitas en cada una de sus emisiones. Se calcula que a lo largo de 2018 los deportes electrónicos generaron entre 300 y 400 millones de dólares, y esa cifra no ha parado de crecer a lo largo de los últimos años, con un crecimiento interanual del 20%; de hecho, para 2020 se estima que los beneficios totales se sitúen alrededor de los 1.100 millones de dólares. De hecho, productoras como Mediapro han comprado los derechos de competiciones como la LvP, y Movistar y Orange tienen sus propios equipos profesionales.

El reconocimiento del interés del público por las partidas de eSports por parte de muchos sectores económicos distintos ha hecho que los patrocinadores inviertan más dinero en este deporte, e incluso que las mejores casas de apuestas nacionales e internacionales hayan puesto su interés en él. Ahora se puede apostar durante esas competiciones, algo que, evidentemente, genera aún más dinero en este tipo de industria. Los eSports son ahora un entretenimiento que convive con los deportes de toda la vida y que, además, tiene la virtud de poder desarrollarse de forma remota.

Lo que parece evidente es que el aficionado acostumbrado al entretenimiento tradicional está empezando a considerar a los eSports como un deporte como cualquier otro. De hecho, los jugadores necesitan un entrenamiento de lo más exigente y se arriesgan a sufrir lesiones como un profesional relacionado con disciplinas clásicas como el fútbol o el baloncesto. ¿Cuál es su preparación en el día a día?

Las lesiones de este tipo de jugadores ocurren por los movimientos repetitivos que realizan durante horas, y se concentran mayormente en los ligamentos de los brazos y de los dedos, así como en el cuello y las cervicales debido a la alta tensión que se vive durante las partidas. Y es que las jornadas de este tipo de deportes son realmente maratonianas, y se requiere de un esfuerzo físico y mental muy elevado. Hay jugadores que se retiran a los veinte y pocos años debido al estrés acumulado, y otros que se ven obligados a dejar sus disciplinas debido a lesiones como la tendinitis, que les provoca un dolor agudo en los dedos a la hora de hacer click en el ratón de su ordenador.

Para poder prepararse para esas sesiones, los jugadores de eSports necesitan tener una estabilidad mental que les permita tomar decisiones cruciales en situaciones de lo más tensas. Para mejorar en sus partidas, son aconsejados por entrenadores que les ayudan para que la concentración no se desvanezca en ningún momento. Así mismo, la preparación deportiva en el día a día es fundamental para aguantar el estado de forma durante los torneos, puesto que el cuerpo necesita actividad constante para mejorar su funcionamiento durante las partidas. Los expertos recomiendan el ejercicio diario a los jugadores para no estar tantas horas practicando en el ordenador o la consola. En este sentido, los deportistas también mantienen unas dietas específicamente elaboradas para ellos, puesto que se ha demostrado que estas mejoran el rendimiento de los jugadores durante las tensas partidas a videojuegos profesionales.

Al final, casi cualquier jugador de videojuegos puede plantearse ser un profesional de este deporte, pero no por ello se deja de necesitar una gran disciplina y la habilidad para poder desarrollar las mejores habilidades en periodos extensos de tiempo y bajo la tensión de unas partidas que mueven millones de dólares.