Un san Valentín japonés

La parte más imprescindible en este día para la cultura nipona es el chocolate

En Japón, el 14 de febrero, San.Valentín, Día de los Enamorados, hay algo imprescindible: el chocolate. Las mujeres declaran su amor con chocolate, que es dulce y amargo como el amor.

Es costumbre que los chicos jóvenes estén inquietos por no saber si alguna persona les declarará su amor, cuántos chocolates van a recibir o si nadie les va a ofrecer esa delicia.

Aunque esa mentalidad, esa forma de manifestar el amor, ha ido cambiado con el tiempo, aún hay mucha gente que conserva la tradición, y para muchas personas sigue siendo un día de mostrar agradecimiento a alguien, ya sean los padres, los amigos e incluso uno mismo.

Lo curioso es la mayoría de los japoneses no sabe que esta costumbre procede de Europa y que viene de un santo que sufrió por defender el amor de muchas parejas.

Pero siempre es beneficioso tener una buena excusa para disfrutar y compartir momentos agradables con alguien especial. Y ya que vivimos estresados por el trabajo y las obligaciones, es importante salir de la rutina cotidiana.

Recibir un masaje en pareja es un plan perfecto para ello.

Sumergirte en la música relajante, dejando que las manos de las terapeutas te destensen y curen. Relajarte profundamente. Desaparecerán las energías negativas y respirarás de nuevo.

Si lo haces junto a tu pareja el efecto será increíble. "En Kinuan Masaje Oriental queremos ofrecer a los enamorados lo mejor de las tradiciones comunes, y el fin de semana de San Valentín recibiremos con un poco de chocolate, como en Europa, y con un poco de sake, como en Japón?, explica su dueña, Yuko.