6 trucos extraordinarios para combatir los pelos de nuestras mascotas (sin despeinar los nuestros)

Los pelos de nuestras mascotas son uno de los peores enemigos de la limpieza. Nos volvemos locos para eliminarlos y cuando creemos haberlos hecho desaparecer… ¡siempre queda alguno!

De acuerdo con la Red Española de Identificación de Animales de Compañía (REIAC), en España existen nada más y nada menos que... ¡13 millones de mascotas registradas! Y es que nuestro amor por los animales no tiene límites. Además, la ‘III Edición Estudio Anual sobre Mascotas en España’, elaborado por Tienda Animal, revelaba que siguen siendo los perros (89%) y los gatos (38%) los reyes de nuestros hogares. Y aunque, por supuesto, estos pequeños y fieles compañeros de vida nos llenan el alma, nos dejamos la vista, la espalda, las rodillas, las manos… ¡y medio cuerpo! para detectar y eliminar los pelos que desprenden por la casa.

Todo intento es poco y nuestra cabeza no deja de darle vueltas a inventos ingeniosos para tratar de combatirlos. Y es que, según el estudio ‘Radiografía de la felicidad en los hogares españoles’ -elaborado por Kobold® y Thermomix®, marcas del grupo alemán Vorwerk®-, el bienestar en el hogar es uno de los pilares de la felicidad de los españoles, así como un factor fundamental en el día a día del 96% de la población.

Por ello, Kobold®, la marca especializada en aspiradores ergonómicos de alta calidad, ha reunido 6 sencillos trucos para eliminar los pelos de nuestras mascotas de cualquier rincón y sin apenas despeinarnos los nuestros. ¡Porque tener una mascota no está reñido con tener una casa de revista!

1. Lleva tu mascota al veterinario si percibes que comienza a soltar más pelo de lo habitual. Puede que nuestra mascota esté pasando por un periodo de estrés o ansiedad que le provoque una pérdida excesiva de pelo. De este modo, quizás debamos realizar cambios en sus hábitos (alimentación, paseos, jabones, cuidados, etc.).

2. Cepíllalo diariamente (incluso varias veces al día) con un cepillo adecuado. Deberemos elegir el adecuado para nuestra mascota, con esto conseguiremos eliminar el pelo muerto y evitaremos que quede esparcido por la casa. Además, si tenemos la oportunidad hagámoslo en la terraza o algún rincón de la casa en el que haya pocos tejidos a los que pueda adherirse.

3. Escoge tejidos adecuados para tu mobiliario. Actualmente existen tejidos especiales que repelen el pelo de animal y que, además, son antibacterianos, antimanchas y antiarañazos. Todo ello facilita la recolección del pelo y su posterior eliminación, a la par que mantiene los sofás, cojines, alfombras, sillas, etc. en perfecto estado.

4. Elige los instrumentos y materiales apropiados para limpiar tu hogar. Unos guantes de látex humedecidos nos permitirán retirar el pelo de cualquier superficie de manera sencilla, ya que reduce la electricidad estática (también conseguiremos este efecto con un aspirador de aire frío a máxima potencia). Además, otros elementos de limpieza de microfibra (fregonas, bayetas, etc.) también ayudarán a retirar rápidamente el pelo y con cintas adhesivas conseguirás un resultado excepcional. Si el pelo se nos resiste, siempre podemos pulverizar una mezcla de suavizante y agua para que el pelo se desprenda de las superficies más complejas.

5. `Adiós escoba, hola aspirador´. Debemos aspirar todos los días y emplear un aspirador* que cuente con diferentes cepillos para eliminar el pelo de las múltiples superficies. Además, contar con un aspirador de mano** resulta fundamental para recoger fácilmente el pelo de sillones, cojines, sillas, etc. En este sentido, uno de los secretos mejor guardados es el contar con un robot aspirador***, lo que nos permite programar la limpieza y despreocuparnos totalmente de esta labor diaria.

6. Emplea programas especiales de lavado. Muchas lavadoras ya incluyen programas especiales para eliminar el pelo de las mascotas. ¡Ponlo a prueba! Sin embargo, si la tuya aún no te lo permite, existen pequeñas bolas de plástico que introduces en la lavadora para atrapar todos los pelos. ¡Realmente mágicas! Además, una simple esponja también podría ser otro recurso para ayudarnos con esta labor.