Mastopexia: la elevación de mamas caídas

¿Qué es la mastopexia?

Las mamas caídas (ptosis mamaria) es un hecho frecuente entre las mujeres de una cierta edad y, a veces, también en chicas jóvenes. Los tejidos mamarios terminan por perder su firmeza y posición, a la vez que la mama deja de tener la forma, el volumen y la proyección adecuada.

¿Qué causa la caída de las mamas?

La causa de esto hay que buscarla, por supuesto, en la gravedad, pero también en la constitución de los tejidos, en las variaciones de peso, los embarazos y la atrofia de la mama entre otras situaciones.

¿En qué consiste esta cirugía?

La cirugía clásica de elevación de las mamas (mastopexia) es muy similar a la cirugía de reducción de mamas. En las dos suele ser necesario elevar la mama pero, a diferencia de lo que sucede en la reducción, en la mastopexia lo que hacemos fundamentalmente es elevar la mama caída, conservando la máxima cantidad de tejido mamario para proporcionar el volumen adecuado, o si se quiere, quitando la menor cantidad de tejido mamario, esto es básicamente la piel en exceso.

Por lo tanto, lo que la cirugía plástica ofrece en estos casos es la reposición de la mama en su sitio correcto, pudiendo, eso sí, al tiempo que se efectúa la elevación de la mama, reducir su volumen si fuera necesario, o bien aumentarlo con implantes si se tratara de elevar una mama pequeña y la paciente deseara tener más volumen.

Este tratamiento habitualmente se realiza bajo anestesia general y la paciente pasa un día ingresada en el hospital, tras el cual se va a su domicilio, utilizando un sujetador deportivo. No obstante, los puntos no se retirarán hasta los 15 y 20 días.

¿El resultado es permanente?

El resultado se considera permanente, si bien el proceso de envejecimiento seguirá y puedan esperarse pequeños cambios a lo largo de la vida en este sentido.

¿Qué mujeres son candidatas a esta cirugía?

A la cirugía denominada de mastopexia con prótesis las candidatas son mujeres de un rango de más o menos 35 a 45 años, mujeres que ya han tenido hijos, que han dado lactancia y que fruto de ese paso han tenido un descolgamiento y se les ha vaciado el pecho. Lo que hacemos es una elevación del pecho colocándolo en su sitio y apoyándonos en prótesis para conseguir el volumen deseado

¿Cómo se deben cuidar las cicatrices? ¿Llegan a desaparecer?

Como hemos comentado las cicatrices, cuando acuden las pacientes se sorprenden un poquito de lo que les estamos planteando, pues bien el resultado de esas cicatrices con el tiempo es realmente bueno. Cuando digo realmente bueno significa que no es al cabo de 1 mes ni de 3 meses, hay que tener una visión de que esas cicatrices las vamos a valorar por lo menos entre un año y el año siguiente. El cuidado de esas cicatrices es fundamental por lo menos los 6 primeros meses, vamos a dar masajes, vamos a poner un tipo de cremas, de pomadas, en algunas ocasiones tendrá que llevar unos parches de silicona y con eso vamos a reducir enormemente la visibilidad de esas cicatrices, en algunos casos llegan a ser casi imperceptibles.

¿Cómo influyen aspectos como embarazos, la edad o el peso en los resultados a largo plazo?

Si después de la cirugía tenemos embarazos, o con la edad, o cambios de peso brusco, son factores que influyen negativamente en los resultados a largo plazo. Lógicamente lo que más influye es la calidad de los tejidos con los que estamos trabajando. Hay mujeres que con 18 años tienen una laxitud y un descolgamiento enorme y hay mujeres que con 65 años tienen el pecho en su sitio o sea que la genética determina mucho el resultado a largo plazo.