4 recomendaciones recuperar los horarios de sueño de los niños

Quién tiene hijos lo sabe. Después del verano y este año, después de seis meses sin ir a clase, muchos niños han perdido el ritmo horario y se resisten a ir a dormir a la hora que les toque que, dependiendo de las edades oscila entre las nueve y las once de la noche. Debemos volver a poner en hora nuestros despertadores para volver a coger el ritmo necesario para ir a la escuela descansados. A veces los padres no le damos la importancia necesaria al descanso de nuestros hijos. De hecho, la privación de 30 minutos de sueño puede tener un gran impacto en nuestra salud. Cabe recordar la importancia de dormir diariamente entre 8-12 horas para tener un sueño realmente reparador. Además, eso permitirá a tu hijo ir más descansado y atento a sus obligaciones como estudiante. El pediatra Pedro Molinari de la plataforma Topdoctors, explica las razones.

Cómo sabemos que no es nada fácil a veces lograr que tus hijos descansen correctamente, hemos creado una lista con los 4 consejos fundamentales para que puedan tener una vuelta al cole perfecta:

Nada de tecnología antes de ir a dormir

Tu hijo se irá a dormir más temprano si no se distrae mirando pantallas. Es importante limitar el uso de estos aparatos, en especial, después de cenar. Un buen método puede ser activar el temporizador de la televisión para establecer un límite horario. Por otro lado, los niños pasan mucho rato con sus móviles, por lo que conviene o bien apagarlos o bien sacarlos de la habitación. De este modo, evitaremos que las lucecitas y sonidos de notificaciones de las distintas redes sociales llamen su atención y provoquen que se acuesten más tarde.

Mándalos a dormir paulatinamente más temprano

Si el primer día o el día antes de la vuelta al cole lo mandas a dormir mucho antes de lo que venía haciendo no conseguirás que se duerma. Debe ser algo gradual y realizarse con la suficiente antelación, unas dos o tres semanas. Lo ideal para que ni lo note es adelantar cada día que pase unos 5-10 minutos la hora de acostarse. De este modo, se irán adaptando nuevamente a la rutina sin que les suponga un cambio muy brusco.

Practicar deporte por la tarde

El deporte es una actividad saludable y con múltiples beneficios para personas de todas las edades. Por ello, es importante que tus hijos practiquen algún deporte o ejercicio físico y que si lo hacen intentes por todos los medios que sea en horario de tardes. Esto les cansará y terminará siendo un motivo más para que se vayan a la cama temprano.

Marca también unos horarios los fines de semana

Los días festivos pueden provocar que los niños no vayan a dormir a la misma hora que entre semana. Esto hay que vigilarlo en exceso, ya que si se les permite alterar demasiado sus horarios esos días, esto les afectará los días de entresemana. Los niños tienen la costumbre de quedarse despiertos hasta tarde y luego despertarse tarde para compensar esas horas de sueño. La vuelta al cole es un momento de mucho estrés para padres e hijos normalmente. De ti depende que sea más fluida o ajetreada. El sueño es un elemento vital para que podamos afrontar nuestras rutinas diarias descansados y llenos de energía.